0
Publicado el 24 Marzo, 2016 por Arsenio Rodríguez en Opinión
 
 

ARGENTINA: Trato entre buitres

Finalmente los buitres están a punto de hacer nido en el Congreso argentino y con ellos el reinicio del endeudamiento del país.
Compartir

Por ARSENIO RODRIGUEZ

Sobrevolaron durante meses y no se atrevían a descender sobre la Casa Rosada, convencidos de que no serían bien recibidos, pero luego de las elecciones de finales de 2015, el nuevo inquilino del Gobierno argentino abrió de par en par sus puertas para, de buitre a buitre, facilitar que el país nuevamente reinicie el doloroso proceso de endeudamiento.

Mauricio Macri, presidente de la nación suramericana desde el 10 de diciembre de 2015, no precisó en esa ocasión si permitiría que permanecieran los proyectos sociales llevados a cabo por su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner, continuadora a su vez del anterior Presidente, Néstor Kirchner.

Y aunque sus discursos han sido vagos, habló de cambios y en ese sentido ha sido consecuente con sus iguales de la derecha y la reacción, nacional e internacional, ya que los que ha instrumentado hasta el momento solo favorecen a una minoría, los de mayores ingresos, y a las grandes empresas y monopolios internacionales radicados en esa nación suramericana y, naturalmente, a los fondos buitres con los que negocia desde el mismo día de su investidura presidencial.

A finales de febrero su Gobierno logró que NML,Capital, el fondo buitre que encabezó el litigio usurero contra su país, aceptara en principio un arreglo por el que la Argentina pagará 4,653 millones de dólares, según fue divulgado mundialmente por la prensa internacional. Como se conoce, se le llama buitres, porque compran bonos de un Estado cuando está en crisis económica, a muy bajo precio y luego, cuando se recupera la economía, los quieren cobrar muy por encima del valor pagado inicialmente. Pura especulación.

A mediados de marzo y tras casi 20 horas de debate, la Cámara de Diputados de Argentina aprobó media sanción al proyecto de pago a los fondos buitre, lo que implica uno de los mayores endeudamiento de un país emergente en dos décadas, prevaleciendo entonces la idea del Gobierno y sus aliados de intentar poner fin al prolongado y tenso litigio con los bonistas reclamantes en Nueva York, bajo el criterio de que ello traerá más inversiones al país y acceder a los mercados de capital para solicitar más préstamos

El anteproyecto, aprobado con 165 votos a favor y 86 en contra, pasará al Senado para su debate final. Debe recordarse que el documento enviado por la Casa Rosada permite el pago a los bonistas litigantes en Nueva York y contempla la derogación de las leyes Cerrojo y Pago Soberano, así como la emisión de deuda para enfrenar el pago.

CRECE DEPENDENCIA ECONOMICA Y POLITICA

Especialistas consideran que con la votación el presidente Macri obtuvo su primer triunfo legislativo, aunque no fue tal y como ellos hubieran deseado, pero queda por ver si el Gobierno puede llevar adelante sus planes. Uno de los diputados del Frente, Máximo Kirchner, hijo de los expresidentes Néstor y Cristina, debutó como legislador nacional precisamente con este debate y cuestionó al Presidente, exigiéndole; “si son mejores que nosotros, vayan y negocien mejor, no cedan tan fácil ante la extorsión”.

Otra lectura de lo acontecido en la Cámara de Diputados, la realizó Pablo Micheli, secretario general de la Central de Trabajadores de Argentina (autónoma) quien comentó “que el acuerdo de pago a los fondos buitres, con el enorme endeudamiento que implica, profundizará la dominación económica y política del país. La dependencia económica y política es evidente en la iniciativa del Gobierno y el Partido de la Deuda”, alertó.

Por su parte, en reciente entrevista a un diario suizo, Victorio Pailón ex dirigente de esa central obrera, caracterizó la política gubernamental como “claramente antipopular y antisindical. Los actuales cuadros económicos del Estado representan el modelo económico neoliberal de los años 90 que produjo, entre otras cosas, una tasa de desocupación que superó el 20% de la población económicamente activa.

Las primeras medidas del actual Gobierno, constituido prioritariamente por cuadros -activos o retirados- de la gran empresa privada, sea nacional como trasnacional, remiten a aquella época. Todos sabemos que cuando la tasa de desocupación es alta se debilita el impacto de la negociación colectiva en materia salarial.

Para concluir; “…nunca estos gobiernos anti-populares han logrado derrotar a los trabajadores. Por eso nuestra mirada, desde el sindicalismo combativo, es de muchísima preocupación por el presente, pero de optimismo a largo plazo”.

Compartir

Arsenio Rodríguez

 
Arsenio Rodríguez