0
Publicado el 28 junio, 2016 por Arsenio Rodríguez en Opinión
 
 

Reino Unido desunido

Arsenio RodriguezPor Arsenio Rodríguez

La noticia recorrió el mundo, sin exagerar, e hizo temblar a Bolsas de valores en diferentes partes, provocó pánico entre no pocos mandatarios europeos y en otras latitudes e incluso conmovió al supuestamente inalterable valor de la Libra, uno de los elementos que provocó la decisión de un poco más de la mitad de los británicos de abandonar a la Unión Europea (UE).

La primera consecuencia de tal decisión histórica fue desunir a los ciudadanos en algo tan trascendental como pertenecer o no a un bloque comunitario que constituye uno de los pilares de la economía mundial.  Y fueron precisamente los jóvenes quienes mayoritariamente se sumaron a la decisión y horas después de conocerse el resultado festejaron en las calles de Londres y de todas las ciudades y pueblos británicos.

Una segunda consecuencia interna fue el anunció de su renuncia del primer ministro David Cameron, controvertido conservador quien en un inicio había estado a favor de la salida, luego que no y, finalmente, como él mismo dijera, provocara que no comandaría “el barco”, cuestión que evidentemente tocará a los jóvenes para que no zozobre y pueda seguir navegando como hasta ahora, junto a las otras potencias mundiales. Hay acuerdos con otros países que se verán afectados también, aunque todavía no se han precisado cuáles.

Si antes del voto existió incertidumbre, sobre todo en Europa y en la dirección de la Unión Europea, una vez conocido el resultado la misma creció e hizo que se le pidiera a las autoridades británicas no alargar el proceso de abandonar a la organización comunitaria, cuestión a la que se sumaron varios de los principales líderes europeos, entre ellos la alemana Angela Merkel, el francés Francois Hollande y el italiano Matteo Renzi, entre otros.

En el momento de redactar este comentario, las agencias internacionales de prensa anunciaban que estos tres mandatarios se reunirían de inmediato con Donald Tusk, presidente del Consejo de la UE para fijar “una posición común”, mientras que se espera qué decisiones tomarán los otros jefes de Estado y de Gobierno que han quedado en la UE. Por ahora se adelantan los “pesos pesados” comunitarios.

La alarma también llegó a las Naciones Unidas, por lo que su secretario general, Ban Ki-moon anunció; “ahora que el Reino Unido y los demás Estados miembros de la UE comienzan un proceso para encontrar la manera de seguir adelante, confiamos en la probada historia de pragmatismo de Europa y en la responsabilidad común de actuar en función de los intereses de sus ciudadanos”.

Por solo citar un ejemplo de cómo podría repercutir esto en otras latitudes, horas después de conocido el resultado de la votación, en Colombia se conoció que al salir Londres de la UE quedaba sin efecto un importante acuerdo entre ambas naciones. Por su parte, los representantes de partidos nacionalistas y de extrema derecha del Viejo Continente celebraron el resultado llamando a celebrar referendos similares en sus respectivos países.

Queda por ver que acontecerá en los próximos días, meses e incluso años. No olvidar que el proyecto comunitario fue, desde sus inicios, objetivo de gobiernos y no de pueblos. Si se volviera a organizar un referendo acerca de mantenerse o no en las filas comunitarias en el resto de las naciones que integran el bloque, de seguro habrá nuevas sorpresas.


Arsenio Rodríguez

 
Arsenio Rodríguez