0
Publicado el 18 Julio, 2016 por María Victoria Valdés Rodda en Opinión
 
 

TERRORISMO: ¿El quinto jinete del apocalipsis?

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Ya no basta con el cambio climático, un fuego de incidencia letal más directo se cierne en estos días sobre la humanidad. Los diferentes grupos terroristas que existen han optado por hacer mucho más insoportable este verano que tiene altas cotas de temperaturas. El terror se ha desplazado también hasta Asia con sendos atentados de bombas en Malasia y Bangladesh. El papa Francisco encabezó en Roma, ante miles de peregrinos y turistas una oración silenciosa por los muertos debido a este tipo de flagelo letal.

El portavoz del ejército local bengalí indicó, que muchas de las víctimas murieron a hachazos. “La mayoría fueron brutalmente asesinados”, declaró el brigadier general Nayeem Ashfaw Chowd­hury, tal y como indicó un reporte de AFP. Mientras la primera ministra Sheikh Hasina comentó a la televisión que “fue un acto extremadamente cruel”. “¿Qué tipo de musulmanes son estas personas? Ellos no tienen religión”, dijo. Y acto seguido aseguró que “la gente debe resistir a estos terroristas. Mi gobierno está determinado a erradicar el terrorismo y la militancia extrema en Bangladesh”.

Este sabotaje tuvo lugar el mismo día en que la Asamblea General de la ONU adoptó por consenso una resolución que reclama un mayor compromiso con el enfrentamiento al terrorismo y la prevención del extremismo violento.

En una geografía del Oriente Medio, en Bagdad, Irak, dos ex­plosiones sacudieron de nuevo, este 3 de julio, a esa golpeada ciudad. El grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (EI) reivindicó la autoría de los ataques. Se trata de uno de los atentados más sangrientos de la historia de Irak, refiere la cadena árabe Al Jazeera.

En un comunicado difundido en la red social Twitter, según SITE Intelligence Group, que supervisa la actividad del EI en Internet, los terroristas afirman que el objetivo del ataque era los ciudadanos chiítas. Esto confunde a muchos ciudadanos del mundo para los que resulta muy confuso entender cómo musulmanes devotos, como ellos mismo se califican, pueden asesinar a sus correligionarios. Lo cierto es que el mundo islámico está muy dividido, y en particular el EI se vanagloria de luchar contra los infieles para así “limpiar el paraíso musulmán en la Tierra”.

“Este es un acto cobarde y atroz de proporciones sin precedentes, en el cual fueron atacados civiles pacíficos en los últimos días del mes sagrado del ramadán, dijo Ján Kubiš, el representante especial del secretario general de las Naciones Unidas para Irak.

Como si esta acción no fuera suficiente para reafirmar sus valores, supuestamente religiosos, un grupo terrorista todavía sin identificar atacó este 5 de julio, nada más y nada menos que la Mezquita del Profeta en la ciudad santa saudí de Medina. El atentado costó la vida a cuatro guardias de seguridad. Las sospechas apuntan al grupo yihadista EI, el cual desde Internet animó a sus seguidores a perpetrar atentados durante el mes santo musulmán del Ramadán. Esta violenta organización está estrechamente relacionada con las masacres de Orlando en EE.UU., Estambul, Daca y Bagdad. “Este crimen, que le pone a uno los pelos de punta, no podría haber sido perpetrado por alguien que tenga un átomo de fe en su corazón”, dijo Abdulá al Sheij, jefe del principal órgano asesor de la monarquía saudí.

Trasfondo del problema

Fuentes consultadas en Internet, aseguran que nada más fundarse el Estado Islámico, la incorporación a sus filas de combatientes extranjeros se produjo de forma masiva, entre otros factores por la profunda crisis económica y de moralidad que atraviesa el planeta. Individuos procedentes de los países del Medio Oriente, magrebíes; europeos, tanto de origen árabe o no; y de las repúblicas caucásicas, se sumaron a las filas de lo que pensaban era conquistar el Gran Califato. Miles de jóvenes se fascinan con el Estado Islámico, que dedica altas cantidades de recursos en las tareas de proselitismo y radicalización, especialmente a través de Internet, mediante la publicación de numeroso material videográfico de exaltación de la yihad (lucha sagrada del Islam) y de sus propias acciones, incluidas las masacres de prisioneros.

Discriminación racial y étnica

Llama la atención que por las redes sociales se hayan activado etiquetas como “I am Orlando” o “Je suis París”, y no “Je suis Irak”. Y no es que se vayan a equiparar las situaciones de manera festinada. Es sabido que en Facebook, se ha activado el safety check o chequeo de seguridad, que es un sistema de alarma para las zonas que presentan desastres naturales, ataques terroristas o emergencias masivas. Entre los últimos ataques, el del aeropuerto de Turquía fue parte del sistema, sin embargo, el atentado en Bagdad no lo fue. En declaraciones a la agencia de noticias española EFE, el comunicador social, Marcelo Cevallos explicó que “los occidentales no vemos al mundo en su totalidad. La lejanía se debe a dos factores: la falta de respeto al otro y a la religión.

Para Cevallos, “la separación de oriente-occidente, impide que los ciudadanos de oeste, vean a los iraquíes como parte de su humanidad y por ser intolerantes a su religión”.

Con igual sentido se acerca al espinoso tema Pictoline, un sitio especializado en la explicación de noticias de forma gráfica el cual publicó una infografía titulada “Es difícil que la gente lea sobre Medio Oriente” intentando descifrar por qué los medios cubren más unos ataques terroristas que otros. Según Pictoline “es muy difícil que el lector común sienta empatía por países lejanos a él”, que no conoce. Lo ejemplifica con un gráfico en el que muestra que la mayoría de la gente sí conoce de Europa, pero no al Medio Oriente.

Esta superficial explicación elude la responsabilidad que deberían tener todos los medios en relación con la verdad objetiva. Es harto conocido que cada espacio informativo responde a una política editorial, que a su vez respalda los intereses de quienes ejercen el control sobre los medios. Y en ese hilo conductor, Occidente minimiza cualquier episodio de lo que considera como un mundo bárbaro, entre otras cosas para justificar las incursiones bélicas de Estados Unidos y la OTAN por una nueva configuración del Levante y sus acosos contra la multipolaridad, representada por las naciones latinoamericanas, Rusia y China. Eso explica por qué en España la prensa se ha concentrado en debatir más los asuntos internos de Venezuela, que su propia ingobernabilidad.

Estudios del Fondo Mundial para la Paz, señalan a Irak como el país más impactado por el terrorismo; en 2014 registró nueve mil 929 muertes por esta causa, la cifra más alta registrada para un solo país. Nigeria tuvo el mayor incremento por año jamás registrado.

Los ataques terroristas aumentaron en un 80 por ciento en 2014, fecha que se sigue tomando como clave para analizar este fenómeno. Los seis países nuevos en la lista son Somalia, Ucrania, Yemen, República Centroafricana, Sudán del Sur y Camerún. Turquía, Malasia, Bangladesh e Irak, están teniendo un verano “muy caliente”, y dónde ha visto usted “Je suis Irak”.

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda