0
Publicado el 21 Junio, 2017 por Nestor Nuñez en Opinión
 
 

Siria, la otra intervención

Por  NESTOR NUÑEZ

Es evidente que a través de la titulada coalición internacional que actúa ilegalmente en Siria, los sectores injerencistas norteamericanos están intentado dar nuevos giros a su interés de  destruir a esa nación árabe como ya hicieron con Iraq, Afganistán y Libia.

Bajo la vieja fórmula de enfrentar al terrorismo islámico, su tradicional aliado de correrías intervencionistas en Asia Central y Oriente Medio, protege Washington ahora a los titulados rebeldes sirios en las cercanías de la ciudad de Al Raqa, donde se refugian precisamente efectivos del grupo Estado Islámico ante al asedio de las fuerzas militares de Siria, Irán, el Hezbolá libanés y la aviación de combate de Rusia, aliados de Damasco.

Ello ha conllevado ataques de los hegemonistas contra las tropas leales al gobierno sirio para evitar su avance.

Riesgos en aumento

Es claro que con su presencia militar ilegal en Siria, que incluye el uso de aviación y el envío de baterías de misiles a la zona de Al Raqa, Washington pretende crear una suerte de cabeza de playa rebelde opuesta a Damasco, que sin dudas está incluyendo a elementos del terrorista Estados Islámico, también creación exclusiva de Occidente, el sionismo y las satrapías árabes.

Se trata de contar con una pretendida representación militar adversa al gobierno de Bashar el Assad presuntamente alejada de la violencia extrema, que permita al complejo mediático hegemonista seguir hablando de “rebelión popular” en Siria y de crímenes de guerra de Damasco y sus aliados, a la vez que apuntalar la política de que las autoridades legítimas del país deben ser depuestas en favor de la paz. (Radio Reloj)

 


Nestor Nuñez

 
Nestor Nuñez