1
Publicado el 25 Agosto, 2018 por Prensa Latina en Opinión
 
 

Migrantes venezolanos, el lobby internacional y la guerra económica

Por Ibis Frade Brito

Naciones Unidas, 25 ago (PL) El desplazamiento de venezolanos hacia países como Colombia y Ecuador ocupa recientes informes de la ONU, mientras Caracas impulsa hoy nuevos programas para enfrentar las causas de esos movimientos y garantizar mejor calidad de vida.

El 23 de agosto, el director de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, y el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacey Swing, pidieron mayor apoyo para los Estados que reciben refugiados y migrantes venezolanos.

Más de 1,6 millones de personas emigraron de Venezuela en los últimos tres años, y el 90 por ciento de ellas están en países de América del Sur, señalaron esas entidades. En total 2,3 millones de venezolanos viven en el extranjero, indicaron.

Hasta ahora, los venezolanos podían cruzar las fronteras de su territorio con su cédula de identidad y la Tarjeta Andina, un documento migratorio regional, pero Ecuador y Perú ya les comenzaron a exigir un pasaporte.

La Acnur y la OIM lanzaron el 15 de agosto sendos llamamientos humanitarios por un total de 46 y 32 millones de dólares respectivamente para abordar la situación de los migrantes venezolanos.

El portavoz del secretario general de la ONU, Stéphane Dujarric, indicó que esos fondos se usarán para auxiliar a gobiernos y comunidades de acogida.

Además, el vocero destacó que varias agencias de la ONU trabajan dentro de Venezuela en las áreas de salud, nutrición, agricultura y desarrollo.

El 23 de agosto, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, recibió al nuevo representante del alto comisionado de la Acnur en el país sudamericano, Matthew Crentsil, quien se comprometió a trabajar en coordinación con el gobierno en Caracas.

La víspera, el vicepresidente venezolano de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, hizo un llamado a los venezolanos que emigraron a otros lugares a regresar al territorio y participar en el programa de recuperación económica impulsado por el ejecutivo.

A los venezolanos que se fueron les digo que acá siempre serán bienvenidos, en poco tiempo veremos los resultados positivos del programa de recuperación económica, aseguró. Rodríguez también valoró el tema de la migración venezolana, que algunos Estados del área y organismos internacionales catalogan de crisis.

‘Curiosamente -acotó- nadie ha hablado de la migración de colombianos y brasileños que reciben salud y educación gratuita en Venezuela’, aseveró al rechazar el incremento de agresiones políticas, xenófobas y mediáticas.

Según explicó el también ministro de Comunicación e Información, existen redes criminales en la frontera colombo-venezolana que emplean uno de los instrumentos gubernamentales de protección social denominado Carnet de la Patria para el contrabando de crudo y otras mercancías.

De hecho, el comercio ilícito ha sido uno de los grandes problemas en las zonas limítrofes, pues elemenos delictivos entran a Venezuela para extraer productos de primera necesidad y combustible.

Venezuela recibió anteriormente gran cantidad de colombianos que decidieron abandonar su país en busca de mejores oportunidades y huyendo de la violencia, y desde la llegada al poder del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) se crearon programas para ofrecerles protección.

Precisamente, fue ese mandatario socialista quien denunció que potencias extranjeras impulsaban una guerra económica en su nación con el fin de minar el apoyo del pueblo y derrocar al Gobierno.

Aunque el actual dignatario venezolano, Nicolás Maduro, potencia proyectos para diversificar la base económica, como hizo también Chávez, el petróleo continúa como fuente principal y la inestabilidad de ese mercado los afecta.

De esta dependencia de las importaciones en sectores de importancia se aprovecharon grandes empresas transnacionales que dejaron de distribuir sus mercancías en Venezuela e indujeron un desabastecimiento.

El ejecutivo venezolano realiza ahora reuniones con sectores empresariales con el fin de acordar precios justos y asequibles a productos como medicinas, alimentos, aseo personal, autopartes, ropa y calzado.

Recientemente, la viceministra de Redes de Atención Ambulatoria de Salud de Venezuela, Indhriana Parada, denunció en Ginebra que los mismos que piden canales humanitarios, bloquean la posibilidad de adquirir medicamentos y alimentos.

Ante la reelección de Nicolás Maduro, el presidente Donald Trump respondió con nuevas sanciones en el orden económico, comercial y financiero, unido a las acciones hostiles en el campo diplomático.

Los especialistas consideran que las últimas sanciones de la administración estadounidenses están dirigidas a la asfixia de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) a nivel internacional.

Para hacer frente a la hegemonía del dólar, Caracas lanzó una criptomoneda, el Petro, respaldada por sus recursos energéticos y cuyo valor equivale a unos 60 dolares, el precio aproximado del barril de petróleo.

Además, adoptó un nuevo paquete de medidas entre las que destacan transformaciones en el sistema cambiario y la creación de una nueva moneda, el bolívar soberano.


Prensa Latina

 
Prensa Latina