1
Publicado el 16 Agosto, 2019 por Maryam Camejo en Opinión
 
 

El Guatemala’s dream con Giammattei

Por MARYAM CAMEJO

Maryam Camejo

En América Latina la pobreza tiene muchos rostros y también nombres; Guatemala, uno de ellos. Casi el 60 por ciento de su población vive en absoluta miseria y el 49 por ciento de los niños padece desnutrición crónica.

Encima, Donald Trump amenazó con subir los aranceles de sus productos que entran en Estados Unidos y con ponerle impuestos a las remesas de los que emigraron a suelo norteamericano, que representan el 12 por ciento del PIB de la nación centroamericana.

El chantaje transfronterizo normalizado en la política exterior trumpista fue excusa suficiente para aceptar el acuerdo de hacer de Guatemala un “tercer país seguro” para emigrantes hondureños y salvadoreños que piden quedarse en EE.UU. En otras palabras, se trata de hacer del territorio un depósito humano, como ya muchos otros han advertido.

En esas condiciones se dio el triunfo de Alejandro Giammattei para ocupar la presidencia, después de tres intentos fallidos. Escandalosa la abstención: 61.41 por ciento. Pero, más allá de surfear entre las tantas opiniones sobre el resultado de las elecciones, preocupa a esta comentarista dilucidar qué hará Giammattei con el legado de Jimmy Morales en materia de migración.

¿Honrará el trato con Trump?

Aunque, antes de los comicios, se había opuesto de plano a la concreción de la propuesta trumpista, y hasta había acusado a Morales de saltarse protocolos con tal de asentirle al supremacista blanco, suavizó su discurso tras reunirse con el mencionado antecesor presidencial y prometió una revisión de lo estipulado.

De más está decir que Guatemala no está preparada para asumir a miles de migrantes. El 15 por ciento de sus ciudadanos vive en Estados Unidos y engorda la cifra de los latinoamericanos que huyen de la violencia y la pobreza en busca del American dream, pero no dejan de soñar con un mejor futuro para el país que dejaron.

Ese sitio de volcanes que vive con tan altos niveles de precariedad, hambre; falta de acceso a la educación, la salud, al derecho mismo, piensa un horizonte muy diferente al que aspira Trump y se evidenció en las protestas contra el acuerdo.

El Guatemala’s dream de Giammattei, hasta ahora y si no cambia de opinión, pasa por emprender el desarrollo rural, el fomento a la agroindustria y el aumento en las exportaciones, asociar a los campesinos para ofrecerles salir adelante con prácticas agrícolas como estrategia para combatir la emigración, o eso dijo en entrevista a BBC.

Téngase en cuenta que, en la actualidad, Guatemala experimenta una transición creciente de mayoría de población urbana, y un bono demográfico de 35 años desde 2015, lo que significa que las personas jóvenes y productivas son el segmento más amplio de habitantes, según datos publicados en Plaza Pública, por el proyecto periodístico de la Universidad Rafael Landívar.

Giammatei es un político de derecha, con un historial de acusaciones de corrupción, que se hizo famoso, cuando era director del Sistema Penitenciario, con el caso Pavón: se disfrazaron los asesinatos de siete presos en una operación de limpieza social, hechos que Nómada Digital resume frente a estas elecciones. Como muchos vaticinan, es difícil confiar en que el nuevo presidente represente una ruptura real con el Gobierno previo. ¿Sobre qué podría sedimentarse esa esperanza?


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo