1
Publicado el 13 Septiembre, 2019 por Prensa Latina en Opinión
 
 

Toman nota para una relación satisfactoria Cuba-UE

Laura Becque Paseiro, periodista de PL

Por Laura Becquer Paseiro

En apenas dos años la Unión Europea (UE) varió su posición política respecto a Cuba hacia un ‘satisfactorio desarrollo’ de los vínculos bilaterales, a diferencia de otro actor de peso: Estados Unidos.

Mientras Washington abandera viejos métodos para una misma causa -asfixiar económica y políticamente a la Revolución cubana-, Bruselas busca acercar posiciones con la nación caribeña tras una década bien difícil.

La comunidad europea entendió que vías como la ya superada Posición Común no conducen a nada en cuanto a relaciones con La Habana se refiere.

Como muestra de la voluntad de las dos partes de dejar un tormentoso pasado atrás -seña que los estadounidenses no acaban de captar-, el bloque de los 28 países del otro lado del Atlántico ha insistido en estar presente en lo que denominan ‘modernización del pueblo cubano’.

La reciente visita a Cuba de la alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, para celebrar el Segundo Consejo Conjunto, dio fe de ello.

La también vicepresidenta de la Comisión Europea dijo en La Habana que los debates con la mayor de las Antillas son ‘francos, abiertos y muy positivos’, incluidos temas ‘donde tenemos perspectivas distintas’.

Dos días bastaron para reconfirmar la posición de la UE frente a la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, que afecta los intereses de varios empresarios europeos.

En ese aspecto, Bruselas reiteró la ilegalidad de la aplicación extraterritorial de disposiciones coercitivas unilaterales y mencionó que recurrirá a todas las medidas apropiadas para proteger sus intereses legítimos, a sus ciudadanos y empresas.

El impacto extraterritorial de esa legislación, aprobada en 1996 por el Congreso estadounidense, es desanimar a los inversores europeos y crear miedo e incertidumbre, declaró el embajador del bloque comunitario en Cuba, Alberto Navarro, en una reciente entrevista con Prensa Latina.

El interés europeo por Cuba tiene un alto componente económico. La UE es el primer socio comercial y el primer inversor en la nación antillana, y, a decir de la propia Mogherini, la cooperación se triplicó en los últimos dos años al pasar de 50 millones de euros a 140 millones. Sin embargo, esos nexos comerciales, financieros y de inversión bilateral tienen un obstáculo: el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos hace casi seis décadas contra Cuba, tal y como advierten en cada escenario las autoridades de la isla. Es por ello que la comunidad europea mantiene su voto a favor de la resolución cubana que pide en la ONU desde 1992 levantar esa política de cerco contra la isla.

Cultura y cooperación, también en la agenda

La cooperación europea en Cuba está regulada en el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que entró en vigor en 2017 y establece las condiciones para el desarrollo de ‘vínculos estables, mutuamente beneficiosos y a largo plazo’.

Durante el primer año de instrumentación de dicho acuerdo se efectuaron el primer Consejo Conjunto y el primer Subcomité de Cooperación con resultados positivos; así como los cinco diálogos políticos previstos, según fuentes diplomáticas.

La Habana acogió a comienzos de este septiembre el Segundo Consejo Conjunto, el cual, a juicio del canciller cubano, Bruno Rodríguez, marcó ‘el inicio de un nuevo ciclo en el avance de nuestros vínculos bilaterales’.

Cuba tiene relaciones diplomáticas plenas con los 28 Estados miembros de la UE y celebró en 2018 el 30 aniversario del establecimiento de los vínculos con la Comunidad Europea.

Seguridad alimentaria, adaptación al cambio climático, energías renovables, intercambio de experiencias para la modernización de la economía cubana y la cultura forman parte de la amplia agenda desarrollada en tan corto tiempo.

En esta última esfera, se puso en marcha un programa conocido como Transcultura, de 15 millones de euros, para apoyar la cooperación en Cuba y el Caribe al respecto.

La iniciativa incluye la restauración del Convento de Santa Clara, ubicado en el centro histórico de La Habana, con el objetivo de convertir la edificación en el Centro de formación académica en artes y oficios para la restauración y conservación del Patrimonio de Cuba, el Caribe y las Antillas.


Prensa Latina

 
Prensa Latina