0
Publicado el 30 Octubre, 2019 por Lázaro Barredo Medina en Opinión
 
 

El peor y más peligroso presidente

Por LÁZARO BARREDO MEDINA

El diario Los Ángeles Times consideró al presidente Donald Trump el peor y más peligroso mandatario de la historia moderna de Estados Unidos y lo acusó de haber transformado a Washington en “la capital mundial de la ignorancia, la deshonestidad y la desinformación, al recitar falsedades verificables, desde el tamaño de la multitud convocada para su toma de mando, hasta la dirección de un huracán”.

Según el medio, en coincidencia con los más extendidos criterios políticos, periodísticos y académicos, el mandatario ha mancillado el ejercicio de la presidencia, al usarlo para expresar su desprecio personal por las personas que no le gustan o que no lo apoyan, y lo ha hecho con el uso de un lenguaje grosero e iracundo contra sus adversarios políticos, reemplazando conversaciones informales y discursos con cataratas de tuits intempestivos para atacar a sus críticos y avivar miedo e indignación entre sus seguidores.

Uno de los más recientes capítulos de esa agresividad lo escenificó durante una reunión en la Casa Blanca con los dirigentes del Congreso, quienes le expresaron desacuerdos con algunas de sus decisiones, y la emprendió con insultos contra la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, calificándola de “política de tercer nivel”. Más tarde tuiteó una serie de fotografías de la reunión junto con otros insultos. En un tuit, se refirió a Pelosi como “¡una persona muy enferma!”.

En realidad, Trump está bastante molesto ante la marcha de las investigaciones del posible juicio político que puede abrirse paso en su contra en la Cámara de Representantes, por abuso de poder, junto con otros delitos. Entre los propios republicanos hay reacciones sobre la actitud del gobernante. El senador Mitt Romney, ex candidato presidencial, lo acusó de ser divisionista de la sociedad estadounidense y contemporizar con el racismo y la misoginia. “Estas son las cosas más peligrosas y dañinas a largo plazo para un país y los valores fundantes de Estados Unidos”.

Mientras tanto, siguen los escándalos. Ahora es la sede de la reunión del G-7: tuvo que retirar la oferta de celebrarla en una de sus propiedades en Florida ante los indicios de que podría lucrar con su cargo, en un evidente conflicto de intereses. Medios de prensa han señalado que los ingresos de Trump National Doral han caído 69 por ciento en los últimos dos años y la organización de la cumbre allí habría contribuido a reflotar el negocio.

Así transcurre lo que el inquilino de la Casa Blanca llama “mi solemne deber de proteger a EE.UU. y sus ciudadanos”.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina