1
Publicado el 16 Marzo, 2020 por Lázaro Barredo Medina en Opinión
 
 

Controversia en el Partido Demócrata de EE.UU.

Joe Biden propone derrotar a Trump para retornar a la normalidad. Sanders considera que hacen falta cambios verdaderos

Lázaro BarredoPor LÁZARO BARREDO MEDINA

El Partido Demócrata en Estados Unidos está debatiéndose en su campaña electoral en dos tendencias de ideas muy contrapuestas: una moderada, que encabeza el exvicepresidente Joe Biden, que se aprecia como la mayoritaria, y la agenda progresista del senador socialdemócrata Bernie Sanders, que arrastra en el debate el apoyo de una buena parte de los jóvenes, quienes reclaman cambios en el sistema.

Biden considera que se debe derrotar a Donald Trump para que Estados Unidos vuelva a la normalidad después de las tumultuosas prácticas del actual inquilino en la Casa Blanca, caracterizadas por escándalos judiciales y el juicio político, donde ha prevalecido la impunidad de su actuación mentirosa ante la extrema polarización que ha provocado en la sociedad estadounidense, además de los continuos conflictos políticos internos y externos.

El exvicepresidente tiene el camino crecientemente despejado para conquistar la nominación demócrata, después de que sus rivales moderados se quitaran de en medio y el establishment cerrara filas en torno a su candidatura, además de que para muchos sectores es el candidato que se necesita para contender contra Trump y derrotarlo.

Sanders discrepa de la élite del Partido Demócrata. “Para ganar en el futuro, se necesita ganar a los votantes que representan el futuro de este país. Y hay que hablar de los asuntos que les preocupan”.

El senador manifestó su oposición también al enfoque conceptual de su organización: “Normalidad significa 87 millones de personas sin asegurar o aseguradas de manera insuficiente. Normalidad significa compañías de combustibles fósiles destruyendo el planeta. Normalidad significa que los ricos se hagan más ricos mientras los pobres se vuelven más pobres. No podemos volver a la normalidad. Necesitamos cambios verdaderos”.

Su objetivo es conducir a Estados Unidos a una verdadera política de respeto a los derechos humanos: afrontar la desigualdad en la redistribución de la riqueza y financiar una presencia más fuerte del Estado en áreas como la salud o la educación, que ofrezcan cobertura integral y beneficios a toda la población. Uno de los temas más polémicos es que propone cancelar las deudas de préstamos estudiantiles (1.6 billones de dólares), que arrastran 45 millones de estadounidenses, así como una garantía federal de empleo que asegure un trabajo estable para todos. Un informe reveló que la tasa de personas sin laborar alcanza el 37.2 por ciento, mientras que la miseria está por encima del 14 por ciento.

Igualmente, ofrecer mayor atención a la violencia creciente de la sociedad, donde mueren alrededor de 11 000 personas anualmente por arma de fuego en tiroteos en lugares públicos, y hacerles frente a otros muchos temas, como los delitos de odio, el actual fomento del racismo y la realidad de las cárceles, por mencionar algunos.

Todos los análisis coinciden en que para derrotar a Trump hace falta una figura capaz de elaborar un programa de consenso (cosa difícil si es Biden el candidato y no incorpora en la agenda algunos de los temas de Sanders), pues es la única manera de movilizar a una gran coalición de votantes  para evitar la reelección de Trump. Como se aprecia, el camino hacia la convención demócrata está lleno de dificultades.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina