0
Publicado el 13 Marzo, 2020 por María de las Nieves Galá León en Opinión
 
 

El besito para después 

La actuación consciente y responsable de todas las personas es esencial en el enfrentamiento al nuevo coronavirus COVID-19

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Los cubanos somos besucones por naturaleza, nos gusta mostrar el cariño a nuestros seres queridos, amigos y, a veces, a personas que acabamos de conocer. Unos le echan la culpa al trópico, otros, a nuestros ancestros. En fin, que cuando nos acercamos a culturas como la asiática, por ejemplo, nos cuesta comprender sus saludos, simples y desprovistos de contacto físico.

Quizás por eso, sea esta una de las medidas preventivas para prevenir el nuevo coronavirus COVID-19 que más nos cueste asimilar, porque estamos acostumbrados a demostrar afecto todo el tiempo. Sin embargo, ante la urgencia y las advertencias sanitarias, es preciso prestar oído a las orientaciones.

Confieso que estoy en el grupo de las besuconas, es típico en mi familia. Por eso, ayer, cuando llegué al trabajo, fue difícil no traspasar la frontera, algunos levantaron el codo en señal de saludo, pero otras y otros no prescindimos del besito.

El autocuidado es elemental ante la amenaza que representa el COVID-19.  Por todos los medios de Comunicación, tanto tradicionales como digitales, y en audiencias sanitarias en los colectivos laborales se aborda el tema, para que ganemos conocimiento en su enfrentamiento y control.

Algunos han adoptado sus maneras particulares de saludar: ladear la cabeza, una sonrisa, o simplemente, con un hola. No debe constituir esto un dilema, ni sentirnos rechazados porque alguien esquive un abrazo o apretón de manos. Todos estamos al tanto de los riesgos que se corren.

Tenemos que insistir con nuestros hijos, de cualquier edad, para que asuman estas medidas con responsabilidad. Hay que repetirles una y otra vez la necesidad de lavarse las manos; de si tose o estornuda, cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo o con el ángulo interno del brazo.

Se requiere de la acción consciente de cada uno para cuidar la salud, ese acto preserva a la familia, a nuestros amigos, compañeros, y a todo el pueblo. El gobierno ha implementado el Plan para la Prevención y el Control de la COVID-19 en Cuba. Desde nuestro hogar, entorno, centro de trabajo o cualquier institución, formamos parte de esta estrategia. Pues, como se ha reiterado, estas medidas solo serán efectivas si la población participa.

Por eso, vale en estos momentos, y mientras dure la emergencia, evitar el besito, aunque nos duela. Hay cosas mayores en riesgo: la vida.


María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León