1
Publicado el 27 Marzo, 2020 por Lázaro Barredo Medina en Opinión
 
 

Trump provoca la debacle

Por LÁZARO BARREDO MEDINA

Lázaro BarredoPara Donald Trump es más importante su reelección que la vida de sus conciudadanos. Mientras el mundo decide que la única forma de evitar la muerte de una enorme cantidad de gente es básicamente paralizando el país, para minimizar las posibilidades de transmi-sión y contener los contagios, el mandatario se enfrenta a los expertos médicos y dice redondamente que no.

Subestimando la gravedad de la amenaza, Trump expresó durante una discusión virtual celebrada en la Casa Blanca y transmitida por la cadena de televisión Fox News, que quiere reabrir la economía norteame-ricana para el día 12 de abril, mientras dramatizó que “miles podrían suicidarse” si se permite que siga dete-riorándose la economía.

El magnate tardó mucho en reconocer el peligro de la COVID -19. Con su indolencia e incapacidad para enfrentar la crisis boicoteó la posibilidad de contener la enfermedad en grandes áreas metropolitanas. Mu-chos le echan en cara que cuando los expertos alertaron de que el recuento de casos aumentaría inevitablemente, él sugirió lo contrario, y, con 15 enfermos en Estados Unidos, aseveró: “Pronto tendre-mos solo cinco personas. Y podríamos llegar a solo una o dos personas”. Sin embargo, al momento de re-dactar estas líneas, los contagiados pasaban de 62 000 y los muertos se aproximaban a mil.

Ahora se justifica con la advertencia de que la para-lización laboral por el coronavirus puede destruir el país, “construido para no ser cerrado”, a la vez que lanzó el controvertido mensaje de que los ciudadanos podrían distanciarse socialmente e ir al trabajo.

El presidente, que llegó al cargo como un enemigo de la ciencia, utilizó incluso las sesiones informativas diarias para declarar falsamente que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) acababa de apro-bar el uso de un fármaco contra la malaria llamado cloroquina, que sería efectivo para tratar a los pacien-tes infectados con coronavirus, lo cual incitó a que muchos acapararan el producto, desarrollado para aquellos que tienen lupus y otras afecciones y, des-graciadamente, el consumo no autorizado ha provoca-do la muerte de varias personas.

Todo obedece a su preocupación por la campaña de reelección, sobre todo cuando las previsiones de va-rias grandes entidades financieras, como Bank of America o Goldman Sachs, consideran que el producto interno bruto de EE.UU. podría contraerse en 24 por ciento en el segundo trimestre. Hasta el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, tuvo que advertir de que la tasa de desempleo podría dispararse por encima del 20 por ciento, como consecuencia de la pandemia.

Con mucho retraso se logró un compromiso entre el Congreso y la Casa Blanca de un paquete financiero de contención por el extraordinario monto de dos millo-nes de millones de dólares, el mayor rescate económi-co de la historia de los Estados Unidos, para hacer va-rias transferencias directas de efectivos a los ciudada-nos, así como un fondo de 500 000 millones de dóla-res de asistencia a las empresas en sectores especial-mente afectados por el virus, y otro de más de 300 000 millones de dólares en avales y garantías de prés-tamo para pequeñas y medianas empresas, a la vez que para reforzar el sistema sanitario con partidas adicionales.

Muchos se preguntan cómo repercutirá eso en el fu-turo económico y la deuda pública. Entretanto, se dis-para la venta de armas por temor a que se desate el descontrol social.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina