1
Publicado el 9 Marzo, 2020 por Marieta Cabrera en Opinión
 
 

Una tarea gigantesca que requiere la participación popular

Por MARIETA CABRERA

La continua diseminación del nuevo coronavirus por el mundo y el incremento de casos confirmados en países de la región de las Américas, aumenta el riesgo de que arribe a Cuba una persona con la enfermedad, lo cual obliga a extremar más aún las medidas de vigilancia en aeropuertos, puertos y marinas, así como a perfilar las acciones previstas en el plan para la prevención y control del Covid-19, aprobado recientemente por el Consejo de Ministros.

Con este propósito se efectuaron por estos días reuniones territoriales en el occidente, centro y oriente de la Isla, encabezadas por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y a las que asistieron los principales dirigentes del Partido, el Gobierno y las direcciones de Salud Pública de las provincias pertenecientes a esas regiones, así como sus homólogos en los municipios que las conforman, incluyendo el municipio especial Isla de la Juventud.

En esos encuentros se conocieron los objetivos específicos de dicho plan, entre los que está la preparación del personal del sistema sanitario en sus diferentes niveles de atención, con énfasis en la labor del médico y la enfermera de la familia por su decisivo papel en la prevención y detección de posibles enfermos.

También se incluye la capacitación de los trabajadores de los diferentes organismos, los presidentes de los consejos populares y los delegados de circunscripciones, a fin de que conozcan las acciones que deben realizarse en los centros laborales y en la comunidad en general para contener el riesgo de introducción y diseminación del virus.

Este proceso de preparación, ya en marcha, deberá seguirse de cerca para medir su calidad, e incluye igualmente a los trabajadores del sector no estatal, como los arrendadores de viviendas para extranjeros, por ejemplo, quienes deben mantener una comunicación estrecha con el personal sanitario de su área de salud, a fin de alertarlo ante cualquier síntoma de enfermedad respiratoria que presenten sus clientes, además de orientar a estos de manera adecuada.

El doctor José Ángel Portal, ministro de Salud Pública, afirmó en la reunión territorial de occidente que el país cuenta con los recursos y el aseguramiento logístico y tecnológico para encarar una eventual epidemia, lo cual resulta imprescindible para minimizar los daños en el peor de los escenarios posibles.

A la voluntad política del Estado cubano para garantizar tales recursos, en medio de estrecheces económicas agudizadas por el bloqueo de Estados Unidos contra la Isla, se unen otras fortalezas del país para enfrentar el Covid-19, como son la estrategia de trabajo intersectorial conducida por el Ministerio de Salud Pública y de conjunto con la Defensa Civil, la organización de su sistema sanitario -cuyo puntal radica en la atención primaria-, y la elevada calificación de los profesionales de la salud, muchos de ellos con experiencia en el enfrentamiento a epidemias y desastres naturales en Cuba y otras latitudes.

De esas buenas prácticas se nutre también el plan nacional que es estudiado por las autoridades de cada territorio para adecuarlo a las particularidades de la provincia y sus municipios, y en cuya implementación es esencial que participe activamente la población.

Para lograr esto último, se diseñó como parte del plan la estrategia de comunicación que tiene entre sus propósitos brindar información oportuna y sistemática a la población sobre la situación epidemiológica, los riesgos para el país y las acciones planificadas por el Ministerio de Salud Pública.

Promover el autocuidado y la responsabilidad que tiene cada individuo en la preservación de su salud, la de su familia, y la del resto de la comunidad es una de las líneas de mensaje fundamentales, de ahí que se insista en el lavado frecuente de las manos con agua y jabón, acción fundamental para la prevención de este tipo de enfermedades infecciosas.

También se hace énfasis en que las personas se tapen la boca y la nariz al toser o estornudar con pañuelos, servilletas o el ángulo interno del codo, y acudan de inmediato al médico ante la aparición de fiebre y síntomas respiratorios. Si alguien tiene familiares o personas conocidas que hayan retornado de otros países y presentan algún síntoma respiratorio agudo, deben motivarlo a que vaya a un centro de salud.

No se trata, como ha expresado el Presidente Díaz-Canel, de crear alarma, sino de estar oportunamente informados para prevenir y enfrentar esta situación.

La preparación del país para reducir al mínimo el riesgo de introducción y diseminación del nuevo coronavirus en el territorio nacional, y disminuir sus efectos negativos en la salud de la población, la economía y la sociedad en general, “es, como dijo el General de Ejército Raúl Castro, una tarea gigantesca”, afirmó el Presidente cubano en la reunión territorial de occidente, y concluyó que solo la podemos llevar adelante con la participación popular.


Marieta Cabrera

 
Marieta Cabrera