2
Publicado el 15 Mayo, 2020 por Liset García Rodríguez en Opinión
 
 

Helms-Burton no encuentra quien falle a su favor

Cara a cara.Por Liset García Rodríguez

La maraña legal que entrampa a quienes se creen con derecho a reclamar propiedades nacionalizadas en Cuba luego de 1959, tras la puesta en vigor del Título III de la Ley Helms-Burton el pasado año, solo encuentra obstáculos para probar la legitimidad de sus demandas.

Así sucedió con el caso presentado contra Amazon por Daniel A. González, nieto del fallecido Miguel González Rodríguez, propietario antes de 1959 de una finca de 810 hectáreas en la provincia de Oriente, donde ahora se produce carbón vegetal a partir de la planta conocida como marabú. El juez federal Robert N. Scola desestimó esta semana la demanda porque González no pudo demostrar que cumple con el requisito de tener los derechos sobre la propiedad confiscada desde antes del 12 de marzo de 1996, fecha de la Ley Helms-Burton.

Atendiendo a normas del Derecho Internacional, la Isla expropió tierras y las puso en manos de quienes las trabajaban. Y según el Título III de la Ley Helms-Burton, activada por el presidente estadounidense Donald Trump –algo que ningún otro mandatario había hecho, ni siquiera el propio Clinton firmante de la ley–, desde mayo de 2019 se pueden reclamar aquellas propiedades.

El gigante del comercio electrónico había pedido al juez que rechazara la demanda de González, quien emplazó también a Susshi International, una empresa con sede en Florida, por vender bajo la marca Fogo el carbón producido en la finca de Oriente, el cual también puede comprarse en Amazon, según un despacho de la agencia EFE.

El juez Scola desestimó la demanda en primera instancia, pero ofreció a González la opción de modificarla, lo que sus abogados hicieron, pero aun así no lograron su propósito, como demuestra la decisión judicial emitida. El demandante alegaba que “Amazon se benefició y traficó con la propiedad confiscada al vender en su sitio web carbón producido en la propiedad” de su abuelo, que heredó su padre y luego su madre, la cual le traspasó los derechos de propiedad en 2016. Cuestión de fechas que no concuerdan y de derechos legítimos que no tiene este señor.

Más allá de este caso, a un año de activado el Título III, se conoce que se han presentado 25 demandas contra 51 empresas, algunas de ellas incluidas en varias acciones judiciales, de las cuales 45,4% son estadounidenses, 11,3 % son de países de la Unión Europea, españolas la mayor cantidad. Amazon, BBVA, Mastercard, Barceló, Pernod, Meliá, Iberostar, Accor, Royal Caribbean, Trivago y MSC son algunas de las demandadas, y en los procesos concluidos, no hay fallos a favor de los demandantes.

Cuba después de 1959 expropió, nacionalizó y confiscó empresas, tierras e industrias en bien del país, haciendo uso del derecho soberano a disponer de sus recursos, y mediante acuerdos entre las partes fueron compensados quienes perdieron sus propiedades, excepto Estados Unidos, que se negó a cobrar.

La Ley Helms-Burton es repudiada por la comunidad internacional ya que resultan inadmisibles para el orden mundial leyes extraterritoriales y violar la soberanía de los países.


Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez