2
Publicado el 6 Mayo, 2020 por Prensa Latina en Opinión
 
 

Incertidumbre del futuro mediato en Panamá

Por Osvaldo Rodríguez Martínez

Incertidumbre es el término que muchos analistas reiteran para definir la situación actual de Panamá en medio de la pandemia de Covid-19, cuando el gobierno resiste un fuego cruzado, donde afloran viejas contradicciones.

En la atmósfera hay un evidente juego político, que, de espaldas a los continuos mensajes y acciones de solidaridad, persisten en ‘pescar en río revuelto’ aún a costa de que la situación sanitaria empeore y se haga inmanejable por un sistema público de salud con múltiples carencias.

Los iniciales aplausos mayoritarios, por el eficiente manejo de la crisis sanitaria, ceden ahora ante atrasos en la llegada de la ayuda alimentaria y financiera a todos los necesitados y por denuncias de que la presunta mano peluda de la corrupción aprovecha la angustia para sacar partido desde adentro del Ejecutivo.

En tanto, grupos económicos y otros menos identificados aceleran las presiones como lo explicó este lunes el comentarista Julio Bermúdez, al afirmar que en el trasfondo podría esconderse una propuesta que no aflora abiertamente.

‘Al menos tres consignas prevalecieron el fin de semana: presiones para la apertura del comercio porque esto ya no aguanta más, el hambre del pueblo entre manifestaciones y pailas y una masiva cantidad de mensajes contradictorios en las redes’, escribió.

Bermúdez sugirió que en muchos de quienes respaldan las protestas callejeras y quizás hasta las promueven, aflora ‘un egoísmo perverso que coloca por encima de una medida sanitaria el apetito de lo que se ha dejado de ganar, como si esto último estuviera por encima de la vida’.

Una expresión pública del presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Julio de la Lastra, que ‘de nada va a servir a Panamá tener una población ciento por ciento sana, si vamos a tener un país en bancarrota’, reflejó el sentir de ciertos empresarios que priorizan sus bolsillos.

Para tratar de enmendar el muy criticado ‘exabrupto’ de su jefe, Conep emitió un comunicado en el cual sugirió que ‘el levantamiento de la cuarentena y regreso a la actividad económica del país es fundamental, pero debe ser gradual y por etapas, en coordinación con las autoridades de salud y en conformidad con sus recomendaciones’.

La oposición política rompió su largo silencio y figuras como la actual cabeza del Partido Panameñista, José Isabel Blandón, ve así los toros desde la barrera: ‘esa especie de consenso que había al principio de la crisis ha desaparecido, y ha desaparecido primero por la demora en la entrega de las ayudas sociales y segundo por los escándalos de corrupción’, dijo.

Mientras, el diario La Prensa calificó al Ejecutivo de ‘acosado’, al analizar que desde el Palacio de las Garzas (Presidencial) se hacen desmentidos y explicaciones sobre rumores de renuncia de la ministra de Salud, Rosario Turner, cambios en el gabinete e incluso explicaciones en los manejos de compras emergentes.

En una evaluación del contexto, que irónicamente el rotativo subtituló ‘Las semanas pico del presidente (Laurentino) Cortizo’, afirmó que el nuevo virus no solo ha puesto a prueba la capacidad del sistema sanitario para enfrentar la pandemia, sino también la destreza del Gobierno en sortear políticamente una crisis.

Para colmo de males, al parecer el trabajo técnico de contención de la pandemia que lidera el grupo de salud, se afectó en ocasiones por demoras burocráticas al informar datos de la epidemia, como ocurrió recientemente con el récord de infectados en un día (370) que realmente no sucedió, sino fueron ajustes de casos atrasados de cuatro días, según una fuente interna.

Y en el turbulento escenario panameño, un nuevo actor asomó su protesta: la clase media, que en artículo publicado por La Prensa expresó que ‘mientras que este desastre ocurre, la clase media paga durísimo por su parálisis en movilidad social’.

Los siguientes movimientos marcarán el país post-pandemia, donde los optimistas aspiran ‘a un Panamá mejor’, que promueve Cortizo, mientras pesimistas refieren que ‘la clase alta de Panamá no va a cambiar; tampoco su forma depredadora de hacer negocios’. (Panamá, Prensa Latina)


Prensa Latina

 
Prensa Latina