1
Publicado el 13 Junio, 2020 por Prensa Latina en Opinión
 
 

Cooperación cubana en el primer mundo

Logo Prensa latina

 

Por Eduardo Rodríguez-Baz

Madrid, 13 jun (Prensa Latina) Situado en la cordillera de los Pirineos orientales, el Principado de Andorra es un micro Estado de la Europa meridional que comparte fronteras con España y Francia, dos de los países más castigados por el coronavirus SARS-CoV-2.

Con 468 kilómetros cuadrados de extensión y una población de algo más de 77 mil habitantes, la nación pirenaica recibe cada año unos ocho millones de turistas atraídos por las compras y las estaciones de esquí.

Una afluencia de vacacionistas que, de alguna manera, favoreció a la transmisión de la Covid-19, la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2 en el pequeño territorio del llamado viejo continente.

Ante la imposibilidad de tener la asistencia de sanitarios provenientes de España y Francia, por la crítica situación que viven sus vecinos a causa del nuevo coronavirus, el Gobierno andorrano solicitó ayuda a Cuba, que envió a 39 de sus profesionales.

Con una vasta experiencia en situaciones de desastres y graves epidemias en el mundo, la brigada cubana, compuesta por 13 médicos, 25 licenciados en enfermería y un especialista en logística, llegó el 30 de marzo a Andorra la Vieja, la capital del Principado.

Andorra se convirtió así en el segundo Estado europeo, después de Italia, en acoger a colaboradores de la salud de la mayor de las Antillas para enfrentar la Covid-19.

Tras una breve etapa de adaptación y familiarización con los protocolos de un país primermundista, el equipo dirigido por el doctor Luis Enrique Pérez, hematólogo de base, se incorporó al Hospital Nostra Senyora de Meritxell y al centro sociosanitario El Cedre.

En diálogo con Cuba Internacional, el galeno explicó que en el nosocomio los cooperantes de la isla centran su tarea en los servicios que demandan más asistencia, como la unidad de cuidados intensivos, con casi una veintena de camas.

En El Cedre, la otra institución capitalina preparada para afrontar la epidemia, tres enfermeros y cinco especialistas en medicina interna suelen pasar visitas a los más de 60 pacientes ingresados en el centro asistencial.

La otra prioridad en el Nostra Senyora de Meritxell son los servicios clínicos (salas), donde se encuentran los infectados, con aseguramiento del personal de enfermería y médicos, además del local de terapia intensiva, indicó.

Los miembros del también conocido como Contingente Internacionalista ‘Henry Reeve’, creado en 2005 por el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, destacan la labor mancomunada con sus similares andorranos.

De excelente califican el trato con los pacientes y la interacción con sus homólogos. ‘Nos sentimos como en casa y trabajando para ayudar a este pequeño territorio a salir adelante’, subrayó el doctor Yurisan Curbelo.

Durante las semanas transcurridas, no han cesado las muestras de gratitud y de solidaridad del Gobierno y pueblo andorranos hacia los integrantes del Contingente.

Desde los mismos balcones y ventanas que los pobladores de Andorra la Vieja aplauden cada día a sus sanitarios, se ha escuchado en más de una ocasión el himno nacional cubano, un gesto espontáneo de agradecimiento a la presencia de los cooperantes antillanos.

Galenos y enfermeros admiten estar viviendo un momento excepcional en sus vidas y esperan poder contribuir a que, más pronto que tarde, este país logre contener la pandemia.

 

(Tomado de Cuba Internacional)

 


Prensa Latina

 
Prensa Latina