3
Publicado el 17 Junio, 2020 por María Victoria Valdés Rodda en Opinión
 
 

SIRIA: Al César… ¿lo que es del César?

María Victoria Valdés RoddaPor MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Quemar los campos de trigo fue una orden dada por Donald Trump a sus tropas acantonadas ilegítimamente en suelo sirio. Su propuesta entra en el rango de lo ilegal, pero más que nada en el de lo criminal. Porque privar de comida a los seres humanos nunca podrá justificarse con “argumentos” de lucha por restaurar la democracia. Y la resonancia de tan cruel noticia no se hace de forma festinada; se basa en informaciones del International Business Times, reputado portal de textos de opinión sobre el comercio, los negocios y el mundo empresarial.

El tiro, sin embargo, ha salido por la culata, debido a la grandeza de un pueblo que ha decidido plantar cara a las ínfulas del César de turno: resistir es producir, de modo que, conforme a un despacho de Prensa Latina, la empresa de Cereales de Siria ha logrado mantener una entrega del apetecido alimento sobre los dos millones 900 mil toneladas. Logro relevante cuando la nación árabe debe hacer frente a todos los tipos posibles de terrorismo.

¿Trump se verá a sí mismo como Tito Flavio Domiciano, emperador romano que dominó las tierras sirias allá por el año 82 a.n.e.,por intermedio del gobernador Tito Atilio Rufo, que impuso estrictas medidas de control para doblegar a los “súbditos”? Díficil que el inquilino de la Casa Blanca conozca tanto de historia, mas, apremiado por algunas voces dentro de su propio gabinete y dando paso a su instinto hegemonista, envió a James Jeffery a guisa de aspirante a Tito redivivo, para “velar” por los intereses gringos en el país levantino.

Lo curioso es que este funcionario ha admitido que el objetivo de las medidas “es atentar contra el sustento del pueblo sirio para duplicar las presiones”. En esa línea de análisis, la agencia noticiosa SANA denunció que la escalada del bloqueo yanqui significa que se incrementarán las pérdidas económicas, cifradas hoy en día en más de 400 mil millones de dólares.

Porque se trata de un proceso que viene in crescendo desde la época de Barack Obama, con la imposición de sanciones unilaterales por el entonces presidente Barack Obama. Luego, en 2019, Trump ratificó la denominada Ley César, dirigida, en lo fundamental, al sector del petróleo y el gas, hoy con pérdidas superiores a los 225 mil millones de dólares, rubro en el cual Siria fue autosuficiente antes de 2012. Al igual que los de Cuba y Venezuela, el Gobierno y el pueblo sirios enfrentan un rígico cerco económico, comercial y financiero que procura asfixiarlos, en una especie de maniobra macabra muy al estilo de las fuerzas de seguridad norteamericanas, que matan a sus propios connacionales.

La Ley César se asentó en los Estados Unidos sobre la base de mentiras y acusaciones fabricadas, constituyendo una violación flagrante del Derecho Internacional Humanitario, pues lesiona la vida de la población en su conjunto. Paradójicamente, el recrudecimiento del bloqueo ocurre en tiempos de lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus, cuando el Estado árabe ha demostrado la misma capacidad de resiliencia de su Ejército, que gana terreno en el combate contra el terrorismo, incluido el made in USA. Y si no, qué lectura darle a la alta cosecha de trigo.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda