1
Publicado el 23 Julio, 2020 por Maryam Camejo en Opinión
 
 

Nuevo presidente, ¿nuevo rumbo?

Mariam Camejo-Foto de autoraPor MARYAM CAMEJO

A pesar de la pandemia, los dominicanos fueron a las urnas, y en primera vuelta el candidato del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, logró el 53 por ciento de los votos. Deberá asumir la presidencia el próximo agosto, hasta el 2024.

Tal como escribió Ruddy L. González en su especial para el medio local Listín Diario, “los comicios de este año, que se registraron bajo los preceptos de dos nuevas leyes, la de Partidos Políticos y de Régimen Electoral, y los serios efectos que produce la pandemia del coronavirus, fueron accidentados desde la celebración misma de las primarias, el 6 de octubre de 2019, cuando el expresidente Leonel Fernández denunció un fraude en su contra y terminó renunciando al partido, del cual había sido Presidente en tres períodos (1996, 2004 y 2008)”.

Antes de las primarias, el país estuvo bajo los efectos de un gran pulseo entre Fernández y el presidente Danilo Medina por aprestos de cambios en la Carta Magna para dar paso a una nueva repostulación del gobernante. Las tensiones llegaron a las mismas puertas del Congreso Nacional, donde se produjeron manifestaciones contra la eventual reforma constitucional, dos de las cuales fueron encabezadas por el propio Fernández y el opositor Luis Abinader. Sin embargo, de muy poco le sirvió a Medina, porque su derrota en primera vuelta significó el voto castigo de los cuidadanos cansados de las profundas desigualdades sociales, el creciente desempleo, la pobreza y la proliferación de personas sin hogar, una deficiente y muy cuestionable atención a sectores como la salud y la educación, y la persistencia de bajos salarios.

Tengamos en cuenta que en 59 años de “democracia”, tras los 30 años de la dictadura de Trujillo, los dominicanos han acudido 22 veces a las urnas, en 16 ocasiones para escoger presidente y vicepresidente, pero también senadores, diputados, síndicos y regidores, cuando los comicios fueron generales. Según explica Ruddy L. González, este 5 de julio, por vigésimo tercera ocasión, la población estuvo convocada a elegir 124 puestos, entre presidente y vice, 190 diputados y 32 senadores, cuyas simpatías se dividen principalmente entre uno de los viejos puntales del sistema, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), y otras dos organizaciones nuevas, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y La Fuerza del Pueblo (LFP).

¿Quién es el nuevo mandatario? Pues un político, economista y empresario conservador y neoliberal. El período previo a agosto ha puesto todos los ojos sobre la conformación de su gabinete. La doctora Milagros Ortiz Bosch, responsable de Ética y Políticas de Transparencia del nuevo Gobierno y ex vicepresidenta de la República, reveló que Abinader se encuentra en consultas para la designación de un procurador independiente. Por otro lado, sigue siendo una incógnita quién ocupará el importante cargo de ministro de Turismo, sector considerado el motor de la economía y urgido de relanzamiento y de impulso de su proyección internacional después del golpe de la COVID-19.

De cualquier manera, las predicciones no son muy optimistas, dado que persisten modalidades de continuismo de las fuerzas sociales y políticas que dominaron tras la invasión militar de EE.UU. en 1965, y en razón de la proyección neoliberal de Luis Abinader, un político de derecha.


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo