2
Publicado el 3 Diciembre, 2020 por Marta Sojo en Opinión
 
 

EE.UU.: Los últimos coletazos

Compartir

Marta Sojo.Por MARTA G. SOJO

Enero está a la vuelta. Poco tiempo le queda a Donald Trump para abandonar la Casa Blanca. Los tantos recursos legales esgrimidos en los estados más disputados para probar su victoria no han propiciado el final que él quería. En todos los casos ha recibido reveses, por la falta de pruebas. Sin embargo, insiste en rechazar el triunfo de Joe Biden; incluso ha dicho que este solo podrá asumir la presidencia del país si demuestra que los millones de votos que se granjeó no fueron ilegales o fraudulentos. Pero no hay mucho espacio para el asombro, porque de las élites en los Estados Unidos se puede esperar cualquier cosa, como lo demuestra con creces la historia.

La última jugada que hizo fue conminar burdamente a los miembros del Colegio Electoral –en definitiva, quienes certifican al nuevo gobernante– a que rompan su compromiso y le den su favor.  Y aunque no parece que esta artimaña prospere, a la manera de fanáticos religiosos muchos de sus votantes creen ciegamente en sus acusaciones de fraude, lo que podría acrecentar la tensión interna del país.

Además de sus actitudes hacia dentro de Estados Unidos, también está maniobrando en la política exterior para que sus decretos y decisiones les sean complicados a Biden a la hora de revertir la línea a partir de enero. Y ha concretado acciones peligrosas tales como apretar las sanciones contra Irán, y así crear más tiranteces por si el nuevo gobierno decidiera retornar al acuerdo nuclear. No le bastó, según reportaron medios de prensa norteamericanos, con atacar algún sitio nuclear en la nación persa, valiéndose de su aliado Israel. Un paso más en la escalada resultó el atentado terrorista que acabó con la vida del preeminente científico Mohsen Fakhrizadeh-Mahabadi.

Como si no bastara, ratificó definitivamente el abandono de los Acuerdos de París sobre Cambio Climático. Con China y Rusia mantiene las mismas tensiones. Y a Cuba continúa hostigándola, con más sanciones amparadas en el bloqueo, mantenido desde el principio de la Revolución con el propósito de doblegar a la nación caribeña cerrándole la mayor cantidad posible de condiciones para el desarrollo y la calidad de vida de sus ciudadanos. Entre las más recientes medidas coercitivas figura el cese del flujo de remesas a través de la Western Union.  Para rematar, el círculo de Trump prosigue fabricando estratagemas para desestabilizar políticamente a la Isla, lo que se complementa con una activa utilización de las redes sociales.

Ante lo evidente de los fracasos de sus intentos de quedar reelegido, se vio obligado a permitir el inicio formal de trasmisión de poder, como informaran al equipo de Joe Biden. Por su parte, el electo presidente no pierde tiempo y da pasos para progresar en la transición. Ya presentó las propuestas para varios cargos en su gabinete, algunos provenientes de la administración de Obama.

Pero todavía se puede esperar sorpresas de Trump. Se rumora que pretende regresar a la Oficina Oval con las elecciones de 2024, y cuenta con suficientes seguidores para llevar ese empeño. Dicen que presentará su campaña el mismo día de la toma de posesión de Biden. Ver para creer

Compartir

Marta Sojo

 
Marta Sojo