0
Publicado el 20 Febrero, 2021 por Elsa Claro en Opinión
 
 

 ¿Rectificando el tiro hacia Venezuela?

Elsa ClaroPor ELSA CLARO

Las antenas mundiales no funcionan o son unidireccionales. Mientras los focos se dirigen a un sitio o solo a parte de él, pasan por alto realidades tremendas, pero, como diría Galileo, se mueven. No denunciar el descomunal robo de activos venezolanos es concentrar en un solo país y su gente todos los males reales o imaginarios que la obcecación política es capaz de concebir. Solo en el Caribe los negocios de los personeros de Juan Guaidó ascienden a 40 mil millones malversados a PDVSA. Cuando The Washington Post reveló parte del entramado ilícito dirigido por el autoproclamado, ya él y sus testaferros habían gastado cantidades superiores en una red que incluye otros 116 mil millones. Vayan sumando.

El hurto mondo y lirondo de bienes, iniciado cuando la administración Trump entregó Citgo, filial del complejo petrolero bolivariano, y le daba auge artificioso al desconocido, se complementó con sanciones tremebundas que, de acuerdo con lo formulado por la relatora especial de la ONU Alena Douhan, frenaron el desarrollo del país, provocando un severo impacto sobre la economía venezolana, con la brutal disminución de los ingresos en divisas y los obstáculos para un comercio normal.

Luego de una exhaustiva pesquisa sobre el terreno, la experta  aseveró que las medidas implementadas por Washington obstaculizaron también los deberes del Estado para con sus ciudadanos. Y  que disposiciones como la de congelar los activos del Banco Central de Venezuela violan la soberanía de esa nación. La insania tiene espaldas y sobre ellas se deposita la responsabilidad por negarle la compra de medicamentos y kits de protección durante momento tan especial como el provocado por la covid-19.

Mientras, los victimarios permitían, sin pestañeo, el atraco de un grupito al cual, si se le califica de mafia, no se cometería ninguna infamia. De ello habla la escasa popularidad del tal Guaidó, quien pese a tanto respaldo imperial llegó al año de su imaginaria presidencia con un escaso porcentaje de adhesiones. Ni siquiera los restantes opositores le reconocen, y le cuestionan la futilidad y lo notoriamente rapaz de su desempeño.

En rueda de prensa al término de su visita oficial a la nación sudamericana, la experta independiente de la ONU instó al Gobierno de Washington a levantar todas las medidas coercitivas adoptadas como parte de su estrategia para un cambio de régimen en Caracas. Ello coincidía con la investigación del diario The Washington Post, que devela, además, hechos de corrupción dentro de Estados Unidos por elementos del círculo guaidense,  una parte de ellos empresarios designados por el no-presidente, en una trama para “robar activos del país en el exterior”, traza calculada en 40.000 millones de dólares. ¿Siguen sumando? Este acontecimiento es apenas muestra de un extendido botonero y ocurre parejamente con las disposiciones antivenezolanas

Cuando Joe Biden arriba a su primer mes al frente de EE.UU, se conoce una disposición a cambiar algunas cosas. El difuso mensaje procedente de la Casa Blanca informa sobre objetivos dirigidos a “reforzar la vía diplomática multilateral” para aliviar el ahogo, aunque se mantengan las presiones al Gobierno encabezado por Nicolás Maduro. Sería excelente que, incluso con sus limitantes, se llevara a efecto esa rectificación.


Elsa Claro

 
Elsa Claro