0
Publicado el 11 Marzo, 2021 por Claudia Ramón Rodríguez en Opinión
 
 

Gana espacios el ciberespacio

Por CLAUDIA RAMÓN RODRÍGUEZ

Hace algún tiempo observaba en películas, series y telenovelas cómo Internet influía en el desarrollo de la vida socioeconómica global. Y pensaba que Cuba estaba muy lejos de acercarse siquiera a ello.

Sin embargo, acá aumentó el acceso Internet y se hizo más notable de diciembre de 2018 hasta la fecha con el inicio de la conexión por datos móviles. Y como si hubiera sido esperado por todos, para finales de 2020 ya 4,4 millones de cubanos accedían a la web a través de ese servicio.

Desde antes las zonas de conexión wifi existían en todas las provincias del país y el municipio especial Isla de la Juventud. Asimismo, el servicio Nauta Hogar, que consiste en el uso de un router para la conexión inalámbrica doméstica, brindaba otra posibilidad del acceso a la Red de redes a personas naturales.

Surgieron así nuevas formas de comunicación, de comercio, de información. Los mecanismos existentes se multiplicaron. Los sitios web de medios de prensa existentes empezaron a obtener más vistas, otros se iniciaban.

En este mundo del ciberespacio todos tenían una novedosa forma de hacer lo cotidiano. También dio paso a la desinformación y a las noticias falsas (o fake news) corriendo de boca en boca, sin siquiera someterse a juicio crítico o comprobación. Mas, ha propiciado el debate, tan necesario en estos tiempos de cambios trascendentales.

Por suerte para la Isla caribeña, Internet ya no era algo inaccesible cuando llegó la covid-19, y nos ha ayudado sobremanera a continuar con actividades que antes eran presenciales.

Entonces el ya conocido término “virtual” se pega hasta en el vocabulario de los más longevos; las redes sociales son el escenario perfecto para debates y para la comunicación. La enseñanza superior se va a la web para poder continuar su curso académico.

La sociedad cubana experimentó cambios para bien con el uso de la gran red antes de esta situación epidemiológica, a partir de la presencia de instituciones y organismos en Internet, con sitios de comercio electrónico e incluso con actividad privada ofreciendo opciones desde estos espacios virtuales.

Aun cuando los precios de Internet en Cuba sean elevados para la media poblacional, sin dudas, el acceso al ciberespacio propicia opciones distintas con más comodidad, inmediatez y eficacia. Es necesario entonces que estas opciones se continúen evaluando y mejorando, en beneficio de la población. Se trata de uno de los eslabones vitales en la informatización de la sociedad cubana.

 

 


Claudia Ramón Rodríguez

 
Claudia Ramón Rodríguez