0
Publicado el 16 Abril, 2021 por Liset García Rodríguez en Opinión
 
 

Apuestan comunistas cubanos al consenso y la continuidad

Cara a cara.Por LISET GARCÍA

A 60 años de la victoria cubana contra la invasión mercenaria armada por Estados Unidos en Playa Girón, el Partido Comunista de Cuba y su octavo congreso, hacen un alto para evaluar el devenir de la Revolución, y centrar la mirada en la marcha forzada que necesita el país para continuar por caminos propios su proyecto socialista, en medio de un hostigamiento imperial recrudecido.

Los delegados tienen en su amplia agenda de trabajo desde este viernes y hasta el lunes 19, la evaluación de las proyecciones para el desarrollo y el mejoramiento de la calidad de vida de la población, a lo cual se suma el examen de las políticas económicas y sociales, de formación de cuadros, y de la misión que debe ejercer el Partido hoy.

Al presentar los principales presupuestos de esta magna reunión, afianzados en la idea de delinear el futuro de Cuba, el primer secretario del Partido, Raúl Castro, había anunciado que este sería el congreso de la continuidad histórica, con un cambio generacional en su dirección, lo que demanda el fortalecimiento de la unidad, tarea fundamental de sus militantes.

Como expresó el segundo secretario del Partido, José Ramón Machado Ventura, en la convocatoria al congreso el pasado diciembre, la “Revolución no se circunscribe a quienes la llevaron al triunfo aquel glorioso 1ro. de enero, sino a la voluntad y al compromiso de quienes la han hecho suya en todos estos años, y los que continuarán la obra”, por lo cual los delegados al estudiar la vida política, económica y social de la nación, se centrarán en la estrategia para guiar y encaminar mejor el proyecto de socialismo cubano.

Y lo harán sabiendo que en el tejido nacional sobran inteligencias y saben que de sus propias fuerzas dependerá el avance, en medio de las complejidades del mundo y del imperio que quiere impedir a todo costo que Cuba sea dueña de sus decisiones.

Pese a la escalada imperial de provocaciones, mentiras, cercos económicos, mercenarios disfrazados de artistas… la vida continúa, gracias a la voluntad de resistencia del pueblo, porque sabe que la defensa de las conquistas de su proyecto social sigue estando en primer lugar.

No se ha dejado de atender a los enfermos de la covid, avanza el ensayo de las vacunas hechas en Cuba, las primeras de Latinoamérica, y se sigue defendiendo el deber de salvar vidas en el mundo con los médicos del contingente Henry Reeve, cuya labor es apreciada en más de 40 naciones.

El Octavo Congreso será histórico pues trazará pautas en cuanto al modelo de país que se necesita hoy, a partir de sus luchas por la ética, la eficiencia en todos los renglones, contra la corrupción, los prejuicios y las discriminaciones, y contando con un Partido que ejerza su papel dirigente, como lo mandata la Constitución de la República.

 


Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez