0
Publicado el 30 Abril, 2021 por Ernesto Eimil Reigosa en Opinión
 
 

COVID-19: La pandemia interminable

Ernesto Eimil ReigosaPor Ernesto Eimil Reigosa

El 28 de abril de 2021 la India estableció un nuevo récord mundial en casos de covid-19 para un día, con la aterradora cifra de 360 960 personas confirmadas. Fue también la jornada con más muertes: 3 293, en un país en el que ya más de 18 millones han cargado con la enfermedad. Por si fuera poco, los expertos consideran que la cuenta oficial queda por debajo del verdadero saldo en una de las naciones más pobladas del planeta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que el 38 por ciento de los casos reportados en el planeta durante la semana pasada pertenecen a la India. La variante B.1.617 es, entre las detectadas hasta ahora, la que mayor crecimiento ha tenido, lo cual sugiere una mayor transmisibilidad.

Arvind Kejriwal, jefe de gobierno de Nueva Delhi, explicó que la actual ola es “particularmente peligrosa” y que “quienes la contraen no son capaces de recuperarse rápidamente”, lo que ha copado las unidades de cuidados intensivos en todo el territorio indio.

Los especialistas han sido tajantes: la única forma de controlar el brote es con la vacunación masiva y con cuarentenas que controlen la expansión. Las autoridades abrieron las solicitudes por internet para que la ciudadanía se registre con vistas a obtener la primera dosis, pero muchos problemas técnicos han sido reportados en ese proceso, a causa, sobre todo, de la cantidad de demandas. Actualmente, solo el 13 por ciento de la población está vacunado.

El Gigante Sudamericano dice “no” a la Sputnik V

En el otro lado del orbe, en Brasil, hasta hace poco el país con el número medio más alto de muertes, el regulador nacional de salud, Anvisa, rechazó la importación de la vacuna rusa Sputnik V. Aunque las cifras de contagio y de decesos han mejorado en los últimos días, la nación sudamericana, al igual que la India, enfrenta una segunda ola, más letal de lo esperado.

Ana Carolina Moreira Marino Araujo, directora general de Monitorización de Salud, dijo que, tomando en cuenta la documentación presentada, la información recopilada en encuentros personales y los datos que han realizado otros reguladores, los “riesgos inherentes” de la variante rusa eran muy grandes.

Por su parte, el Fondo Ruso de Inversión Directa (FRID), que comercializa la Sputnik V en el extranjero, negó las afirmaciones hechas por los brasileños, apoyándose, más que nada, en el hecho de que autoridades de más de 61 países han aprobado su uso.

“La decisión de Anvisa de retrasar el registro de la vacuna puede haber tenido motivaciones políticas”, señaló el FRID en un comunicado. “(Nuestra organización) lamenta los numerosos intentos de algunos países y reguladores externos por oponerse a la Sputnik”.

El Instituto Gamaleya, de Rusia, ha asegurado públicamente que científicos locales han evaluado la inmunidad de la vacuna en un 97.6 por ciento en el “mundo real”, basados en datos de 3.8 millones de personas. Organismos internacionales están a la espera de que estos resultados se compartan y sean discutidos y comprobados en publicaciones científicas. Mientras eso sucede, el regulador europeo ha prometido emitir una decisión sobre si permitir el uso de la Sputnik V en Europa en el mes de mayo o en junio.


Ernesto Eimil Reigosa

 
Ernesto Eimil Reigosa