0
Publicado el 25 Mayo, 2021 por Ernesto Eimil Reigosa en Opinión
 
 

Francia: exonerada la reacción

Ernesto Eimil ReigosaPor ERNESTO EIMIL REIGOSA

Marine Le Pen, líder del extremista Partido Agrupación Nacional, fue absuelta de todos los cargos, el 4 de mayo, luego de ser acusada de violar la ley francesa en lo concerniente a discurso de odio. El motivo del litigio fue la publicación en su cuenta de Twitter, en diciembre de 2015, de unas fotos que mostraban víctimas del Estado Islámico. En una entrevista durante el proceso judicial, la abogada francesa de 52 años dijo que había una motivación política que buscaba silenciarla.

Las encuestas reflejan que Le Pen será la más que probable adversaria de Emmanuel Macron en las elecciones generales del año próximo. En 2017 su organización tuvo la mejor actuación de su historia en unos comicios nacionales, lo que habla del crecimiento del ultranacionalismo y de las agrupaciones antiderechos en Francia, al igual que en muchos países de Europa.

Las imágenes en cuestión fueron puestas semanas después de

un atentado realizado por fundamentalistas islámicos en París, donde murieron 130 personas. Luego de que un periodista comparara a su partido con el Estado Islámico, Le Pen decidió responder con dichas imágenes acompañadas de la frase: “Daesh es esto”.

En 2018 un juez le imputó a ella, junto con Gilbert Collard, un colega suyo de Agrupación Nacional que también compartió las instantáneas, “circular mensajes violentos que incitan al terrorismo o la pornografía o que dañan seriamente la dignidad humana”, y que pueden ser vistos por una persona menor de edad. Un crimen que es punible con hasta tres años de prisión y una multa de 75 mil euros.

Le Pen borró una de las fotografías en la que aparece el periodista estadounidense James Foley, a pedido de la familia de la víctima. Después de hacerlo, declaró que desconocía totalmente la identidad del mismo. A pesar de esto, en una de las audiencias del juicio defendió su publicación, si bien reconoció que los hechos mostrados le parecían horribles, según cuenta la Agencia France-Presse.

De cacería de brujas ha definido el proceso llevado en su contra. Fue despojada de la inmunidad parlamentaria para ser juzgada y rechazó someterse a una evaluación psiquiátrica como parte de la querella.

La existencia de la revictimización mediante fotos y cuáles son sus límites ha concitado un debate entre filósofos, críticos de fotografía, historiadores y periodistas. Usualmente, como resultó en el caso de Le Pen, son permitidas las imágenes con contenido violento en ciertos espacios, pues tienen un fin informativo o de denuncia; pero, de acuerdo con Susie Linfield, en un artículo para The New York Times, se corre también el riesgo de instrumentalizar a las víctimas. Este pudo ser el caso, según la fiscalía, ya que las fotos se utilizaron con objetivos sensacionalistas y propagandísticos.

En los próximos días otro desafío legal afrontarán la ultranacionalista y algunos miembros de su partido. Se trata de la acusación de haber gastado millones de euros provenientes de fondos públicos para pagar a sus asistentes mientras servían en el Parlamento Europeo.


Ernesto Eimil Reigosa

 
Ernesto Eimil Reigosa