0
Publicado el 16 Agosto, 2021 por Prensa Latina en Opinión
 
 

Negociaciones entre Gobierno y oposición venezolana avanzan en México

Fuentes cercanas al encuentro -que transcurrió a puertas cerradas- destacan el cumplimiento del compromiso de las partes de abstenerse de hacer declaraciones y que la información fluya de manera pactada en comunicados conjuntos, como el de reunirse de nuevo del 3 al 6 de septiembre
Compartir

Por Luis Manuel Arce Isaac, Prensa Latina  Luis Manuel Arce Isaac

Representantes del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de la opositora Plataforma Unitaria, cerraron su primer encuentro de dos días en México y todo indica hoy avances en la compleja negociación.

La reunión se realizó con el auspicio del gobierno de Noruega y como testigos Países Bajos y Federación Rusa, todo el tiempo dentro de un aparente clima de tranquilidad sin que hayan trascendido alteraciones de ningún tipo.

Fuentes cercanas al encuentro -que transcurrió a puertas cerradas- destacan el cumplimiento del compromiso de las partes de abstenerse de hacer declaraciones y que la información fluya de manera pactada en comunicados conjuntos.

Un ejemplo fue el de ayer en el que informaron, mediante la cancillería mexicana, que se discutió el establecimiento de un mecanismo de consulta con actores políticos y sociales lo más incluyente posible, y el acuerdo de reunirse del 3 al 6 de septiembre.

Poco pero importante, pues en el comunicado hacen llegar el mensaje de que las partes se toman en serio las negociaciones y existe un acuerdo mínimo de continuarlas.

Tan importante como ello, resaltan analistas mexicanos, el mensaje dejó claro un compromiso con las pautas establecidas y eso justifica hayan adoptando la máxima precaución respecto a la reserva del proceso y la prudencia en lo que se informa.

Es muy importante la referencia que hicieron al memorando de entendimiento firmado el primer día de reuniones porque por vez primera la oposición reconoce a Nicolás Maduro como el presidente constitucional de Venezuela.

Hay muchas lecturas de ese hecho, pero casi todas coinciden en que en el pliego firmado no aparece la figura del gobierno interino otorgado al grupo de Juan Guaidó, aunque tampoco es una declinación gratuita pues la reunión le da beligerancia a la oposición, agregan comentaristas locales.

En realidad, el memorando formaliza una situación de facto pues hace bastante tiempo aliados de Guaidó habían retirado el sobrenombre de ‘presidente interino’ como se autoproclamó a pesar de su inconstitucionalidad e ilegalidad.

No es asunto de poca monta, pues con el memorando aceptado en todos sus alcances por ambas partes, se cae el tinglado que Estados Unidos armó para despojar al gobierno de Maduro de sus derechos institucionales tanto en lo referente a la nación como en las relaciones internacionales, incluidas económicas y financieras.

Esto da la posibilidad de que el camino para el nuevo diálogo pueda llegar a buen puerto y dejar a un lado la ambivalencia y la negatividad que provocaban el ilegal ‘gobierno interino’ ya imposible de sostener, y conducía al entierro político de Guaidó en el corto plazo.

Es evidente que llegar a estas negociaciones que tanto evadió e incluso criticó la oposición, es un triunfo de Maduro aun cuando el gobierno se cuide mucho de catalogarlo así y la oposición de admitirlo, indican medios mexicanos.

Pero el hecho de haber llegado a la firma de un memorando de entendimiento muy conciso en su planteo, refuerza el criterio de que sólo fue posible bajo las condiciones impuestas por el chavismo y no por la oposición.

Por ejemplo, el irrenunciable reconocimiento a la investidura de Maduro como presidente y a las instituciones bolivarianas constituidas bajo su régimen como la Asamblea Nacional electa el pasado 6 de diciembre.

El memorando también alcanza a los gobiernos de Estados Unidos y de Gran Bretaña al plantear de manera clara que los potenciales acuerdos deben tener como base el levantamiento de sanciones y restauración de derechos a activos de Venezuela.

En lenguaje más directo se está hablando del bloqueo económico, comercial y financiero que le aplica Washington a Venezuela, el cual involucra la liberación de propiedades venezolanas como la Citgo en Estados Unidos, o el oro de las reservas internacionales depositadas en el Banco de Inglaterra, y libertad de comercio, entre otras.

Allí hay un centro neurálgico invisible de las negociaciones que serán reanudadas del 3 al 5 de septiembre. Hay que ver cuáles son las expectativas que se han creado Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá, y ojalá no se conviertan en una traba en la solución de un conflicto que debe ser resuelto única y exclusivamente por los venezolanos. (México, 16 ago, Prensa Latina)

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina