0
Publicado el 5 Octubre, 2021 por Delia Reyes Garcia en Opinión
 
 

Acertijos

Compartir

Delia ReyesPor DELIA REYES GARCÍA

Quizás en la historia del derecho en Cuba este sea un caso insólito. La Resolución 97 (R-97) del Ministerio del Comercio Interior (Mincin) para regular la venta de garaje como modalidad de comercialización, apenas alcanzó la minoría de edad. La norma que vio la luz en la Gaceta Oficial No. 66, Edición Extraordinaria, del 20 de julio de 2021, fue derogada por la Resolución 102 (R-102) el 12 de agosto del presente año.

Según el licenciado Francisco Silva Herrera, director general de Ventas de Mercancías del citado organismo, el corto tiempo de vida de la normativa respondió a “la evaluación realizada con base a las preocupaciones de la población”, y con el propósito “de flexibilizar aún más la decisión adoptada”, explicó el 23 de septiembre, en el espacio televisivo Mesa Redonda.

Con apenas tres días de nacida la R-97, las autoridades del Mincin realizaron una conferencia de prensa para ofrecer detalles sobre esta, de otra nueva resolución, la R-98, con las regulaciones para la comercialización minorista a personas naturales mediante la venta a plazo, y otros temas de interés.

Entre las preocupaciones, expresadas entonces por BOHEMIA, estuvo el carácter discrecional que se dejaba a las autoridades locales para cobrar esta modalidad de venta minorista. Un aspecto corregido luego en la R-102, en la cual se eliminó –además– la obligatoriedad de tramitar los permisos con los consejos de la administración municipal.

La normativa ratifica que no se requiere de licencia comercial ni de trabajador por cuenta propia, para vender artículos de uso doméstico, nuevos, seminuevos o usados. Asimismo, queda prohibida la comercialización de lotes nuevos importados y de la industria nacional, pieles de animales, maderas preciosas y alimento. Sin embargo, queda en el aire lo que sucederá a quienes infrinjan esta regulación. Además, se aprecia cierto sesgo verticalista, burocrático, al dejar en manos de la administración municipal la potestad de definir y divulgar los días en que podrán realizarse las ventas de garaje.

En el intercambio realizado por el primer secretario del Partido, y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con los juristas y estudiantes de Derecho, el 9 de agosto de 2021, se debatió ampliamente sobre la importancia de las normas jurídicas que se generen, para así evitar una proliferación innecesaria de resoluciones que pueden constituir trabas en la agilidad de los procesos y soluciones.

Con respecto a la regulación para las ventas a plazo, esta publicación también alertó -en la citada conferencia de prensa -, sobre las falsas expectativas que levantaba en la población esa modalidad de comercialización minorista.

En los momentos actuales, ante un déficit de oferta mercado por la contracción de la economía nacional derivada de la crisis mundial por la covid-19 y del cerco del gobierno norteamericano, anunciar facilidades de pago de bienes duraderos como muebles, equipos electrodomésticos, colchones, bicicletas y otros, deja bastante tela por donde cortar. En argot campesino, sería como poner la carreta delante de los bueyes.

Lo otro sorprendente de la R-98 es que entró en vigor sin tener siquiera identificados los establecimientos que se dedicarían a esa modalidad minorista. Las buenas intenciones no son suficientes cuando existen tantas necesidades acumuladas en la población.

Dos meses después, el director general de Ventas de Mercancías del Mincin aseguró, ante las cámaras de la televisión, el 23 de septiembre, que ya se habían habilitado, hasta esa fecha, 59 establecimientos en el país para ese fin. “Con el objetivo de abastecer estos mercados se han establecido convenios con las formas de gestión estatal y no estatal, artesanos, el Fondo Cubano de Bienes Culturales, para que, mediante contrato, se sitúen esas producciones en tiendas y se comercialice con esa facilidad de pago”.

Para acceder a esos artículos, la norma establece precios superiores a los 2 500 pesos, el cliente efectúa inicialmente un pago negociado, no inferior al 20 por ciento del precio de venta, con un dos por ciento de interés. Aunque la posibilidad queda abierta a todas las personas, ¿realmente podrán beneficiarse quienes tienen bajas pensiones o reciben prestaciones monetarias de la Asistencia Social?

Según explicó -en la citada conferencia de prensa- Grisel Ávila Díaz, viceministra de Comercio Interior, en el país se están revitalizando las casas comisionistas. A finales de septiembre existían más de 200 establecimientos que brindaban este servicio.

Con la luz verde al sistema empresarial para comercializar los inventarios de lento movimiento y ociosos en ese mercado, ¿por qué no aplicar la modalidad de ventas a plazo en las casas comisionistas donde se comercializan artículos del hogar con precios superiores a los 2 500 pesos? En medio de la excepcionalidad que vivimos los cubanos, hay que buscar soluciones innovadoras, como reitera Díaz Canel, y un alivio a tantas tensiones.

Compartir

Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia