0
Publicado el 14 Octubre, 2021 por María Victoria Valdés Rodda en Opinión
 
 

Mnoal, paz y multilateralismo, siempre

Compartir

María Victoria Valdés RoddaPor MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

En tan significativa fecha nos corresponde recordar algunos pasajes de la intervención del Comandante en Jefe, Fidel Castro, cuando dio la bienvenida a las delegaciones a la sexta cumbre del MNOAL, el 3 de septiembre de 1979, en La Habana. Tras sus confirmaciones de los principios de las luchas emancipadoras de los pueblos oprimidos, el líder de la Mayor de las Antillas tuvo asimismo un pronunciamiento radical a favor de la paz, postura continuada de la Revolución Cubana.

“Aunque los países subdesarrollados, con mucha pobreza, un nivel y promedio de vida muy reducidos, son los que menos tienen que perder en una guerra, no podemos ser insensibles a la necesidad de paz en nuestro planeta. Eso sería como renunciar a las esperanzas de un futuro mejor para los pueblos. No compartimos la tesis de que una guerra nuclear mundial es inevitable. Tal actitud fatalista e irresponsable es el camino más seguro de que la humanidad pueda ser aniquilada por un holocausto universal. Nunca antes en la vida del hombre existió tal posibilidad tecnológica real. No es posible que seamos tan insensatos que lo ignoremos. Correspondió a nuestra generación por primera vez en la historia, enfrentar semejantes riesgos.

“En nuestro mundo de hoy montañas de armas cada vez más mortíferas se acumulan junto a montañas de problemas de subdesarrollo, pobreza, escasez de alimentos, insalubridad, contaminación ambiental, falta de escuelas, de viviendas, de empleo y explosivos crecimientos de la población”.

Situación 42 años después

Aunque no se trató de una cumbre de jefes de Estado o de Gobierno, como debió ser, según esta comentarista por tratarse de seis décadas de intenso trabajo, lo cierto es que esta cita ministerial, efectuada en Belgrado, Serbia (octubre de 2021), ratificó a la paz como “razón de ser” de una organización que se fundó sobre fusiles humeantes debido a la necesidad de defensa frente a la rapacidad del colonialismo, el neocolonialismo y el imperialismo.

Con la asistencia de representantes de 114 naciones, el anfitrión, el presidente serbio, Aleksandar Vucic, enfatizó que un mundo ordenado y pacifico sigue siendo el objetivo esencial, porque es la base para el desarrollo de la cooperación, tanto política como económica. Sin embargo, para ello resultan necesarias la no injerencia y la eliminación de los bloqueos, de las intimidaciones, tal como subrayaron los cancilleres de Rusia, Nicaragua y Venezuela.

Por su parte, Cuba, con el mismo espíritu de Fidel, en voz del representante permanente ante la ONU, Pedro Luis Pedroso, denunció que la “proliferación de guerras no convencionales, la carrera armamentista, actos de agresión, sanciones unilaterales y la manipulación de los derechos humanos con fines políticos, más la devastadora pandemia, obliga a no descansar en la construcción de un orden internacional justo, democrático y equitativo que responda al anhelo de paz y desarrollo de los pueblos”.

Compartir

María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda