0
Publicado el 16 Octubre, 2019 por María Luisa García Moreno en Palabreando
 
 

Palabreando

Algunos se empeñan…

Es hora de que aprendamos a defender nuestra variante. Según Manuel Seco, reconocido lingüista español, “La lengua es de la comunidad que la habla” y la comunidad cubana usa policlínico, periolibro, liderear... y otras.
Policlínico

En Cuba lo llamamos policlínico, no policlínica/ Foto: infomed

Por MARÍA LUISA GARCÍA MORENO

Las variantes regionales, y entre ellas la cubana, reflejan la idiosincrasia de nuestros pueblos y, por ello, merecen respeto y aceptación.

Entonces, ¿por qué se empeñan algunos en usar, por ejemplo, policlínica como escuché recién en un programa televisivo? En España, y quizá en otros lugares de nuestra América, se llama policlínica a lo que en Cuba llamamos policlínico, palabra que aparece recogida en el Breve diccionario de la lengua española, elaborado por el Instituto de Literatura y Lingüística y publicado por la colección Biblioteca Familiar; en el Diccionario básico escolar, del Centro de Lingüística Aplicada de Santiago de Cuba y en el Diccionario ejemplificado del español de Cuba, de Antonia María Tristá y Gisela Cárdenas.

Por cierto, según varios diccionarios, el término policlínico / policlínica se formó mediante la anteposición de la palabra griega polis (ciudad) –y no polys (muchos)– a clínica, que procede del griego y significa etimológicamente “que visita al que guarda cama”. Esta palabra se aplicó primero al establecimiento público que aspiraba a servir para toda una ciudad y más adelante, a aquel “común, de varios doctores”. De modo que el sentido de “muchos” médicos, especialidades, servicios… fue posterior.

Y hablando de Biblioteca Familiar, recuerdo que una amiga me preguntó acerca de periolibro, vocablo que creamos en tiempos de escaseces para designar al libro impreso en formato de periódico, que resulta mucho más económico y permite llevar obras maestras de la literatura a un amplio público. No está aceptado, lo que no quiere decir que no lo usemos: es un neologismo válido, pues refleja una nueva realidad. Incluso aunque no se produjeran más periolibros, marcaron un momento de nuestra producción editorial.

Es hora de que aprendamos a defender nuestra variante. Según Manuel Seco, reconocido lingüista español, “La lengua es de la comunidad que la habla” y la comunidad cubana usa policlínico, periolibro, liderear… y otras.                                    

 


María Luisa García Moreno

 
María Luisa García Moreno