0
Publicado el 10 Octubre, 2019 por María Luisa García Moreno en Palabreando
 
 

Palabreando

Sabor cubano

María Luisa García Moreno, Palabreando

(Foto: EcuRed)

Por MARÍA LUISA GARCÍA MORENO*

La primera razón para el surgimiento e incorporación de cubanismos –o americanismos– al idioma español fue la necesidad de dar nombre a las nuevas realidades que el “descubrimiento” trajo a la palestra.

Este fenómeno generó, incluso, confusiones, creadas por el hecho de que se designara, por ejemplo, una planta, con el nombre de otra similar, existente en España o Europa, como ocurrió con el cedro y el pino, pues nuestra Cedrela odorata y el Pinus cubensis son variedades diferentes a las conocidas por los españoles.

Lo cierto es que por esa primera razón se adicionaron al idioma términos –muchos de ellos aborígenes– que dan nombre a numerosas plantas: almácigo, baria, bermuda, caguairán…; a especies de nuestra fauna: almiquí, aura, caimán, cobo…; a algunos objetos de uso común: canoa, cabuya, hamaca…; e incluso, a algunas comidas como el casabe, los deliciosos chatinos o el bacán, “masa de plátano cocido, relleno de carne, tomate y ají, que se envuelve en hojas de plátano”, plato típico de Baracoa.

Sin embargo, el asunto no termina ahí. ¿Ha pensado usted a cuántos términos los cubanos les hemos “ajustado” el significado de acuerdo con nuestro jaranero modo de ser? Veamos algunos:

Todos sabemos que un barco es un medio de transporte; pero un barco en Cuba puede ser una “persona que no cumple sus compromisos, que no es responsable y realiza mal los trabajos que se le indican” ¿Y bibijagua? Bueno la bibijagua es un tipo de hormiga; pero en Cuba es también esa “persona muy activa y ligera al ejecutar cualquier actividad”. ¿Y bicho? Para nosotros, un bicho no es precisamente un “animalito despreciable”, sino una “persona inteligente, astuta y habilidosa”.

¿Y qué me dice del término bárbaro, con él desde la época de los griegos y los romanos se conoce a los extranjeros y que, además, se asocia con la crueldad? Pues para nosotros, cubanos, tiene una connotación positiva y es el “calificativo que se aplica a la persona que sobresale entre las demás, que es admirable” en algún campo, y es también la “expresión con que se indica aprobación”.

Así, con esa chispa criolla, los habitantes de esta islita le ponemos al español un poquito de sabor cubano.                            

*María Luisa García Moreno (La Habana, 1950). Profesora de Español e Historia, Licenciada en Lengua y Literatura hispánicas. Periodista, editora y escritora. Redactora de la revista Zunzún, especialista en temas relacionados con el idioma. Ha publicado más de treinta títulos. Presidenta de la Cátedra José Zacarías Tallet, del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, editora de la Revista de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí y miembro de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC).

(EcuRed)

 

 


María Luisa García Moreno

 
María Luisa García Moreno