0
Publicado el 11 Abril, 2020 por María Luisa García Moreno en Palabreando
 
 

Palabreando. Pinceladas de chispa cubana

Por  MARÍA LUISA GARCÍA MORENO

Carril de natación

Foto: Trabajadores

Resultan curiosas, en cuanto al concepto de variante regional, las diferentes formas mediante las cuales aparecen términos propios: a veces, se crean nuevas voces con variada motivación; otras, a una palabra del español promedio se le dan novedosas acepciones propias del ingenio y la chispa del cubano y, aún en otras, se adoptan procedimientos irregulares, como el derivar una palabra de una sigla: cederista, anirista

Hoy me referiré a la creación de nuevas acepciones muy nuestras a partir de vocablos del español estándar. Por ejemplo, carril es “huella que dejan en el suelo las ruedas del carruaje“, “surco (hecho con el arado)”, “en las vías férreas, cada una de las barras que, formando dos líneas paralelas, sustentan y guían las locomotoras y vagones que ruedan sobre ellas”, “ranura guía sobre la que se desliza un objeto en una dirección determinada, como en una puerta de corredera”, “en una vía pública, cada banda destinada al tránsito de una sola fila de vehículos” , entre otras acepciones; pero, además, en Cuba es, en atletismo y natación, “calle, cada una de las franjas por las que corren los atletas o se desplazan los nadadores en una competencia deportiva”.

De igual modo, el término carrilera añade a sus acepciones estándar, como cubanismo: “carril (de una vía pública)” y, aunque no registrada aún en el diccionario académico, está también la relacionada con la división de la pista de carreras.

¿Quieren otro ejemplo? La palabra bajo se emplea fundamentalmente como adjetivo, tiene numerosas acepciones que nada tienen que ver con el muy cubano sustantivo plural bajos referido al “piso o planta baja de un edificio” y recogido en el Diccionario básico escolar, del Centro de Lingüística Aplicada, de Santiago de Cuba.

Por supuesto, el surgimiento de estas acepciones que enriquecen la variante cubana está en correspondencia con un proceso de traslación de sentido a partir de alguna similitud, proceso que caracteriza a la metáfora como figura literaria. Nada, que así es la chispa criolla.                     

 


María Luisa García Moreno

 
María Luisa García Moreno