0
Publicado el 13 Mayo, 2021 por María Luisa García Moreno en Palabreando
 
 

Orgullo de ser cubanos

Candidatos vacunales cubanos Soberana 02 y Abdala

Foto en Prensa Latina

Que esta pequeña islita tenga el potencial científico para tener aprobados cinco candidatos vacunales contra la covid-19 llena de orgullo el corazón de cada cubano por los increíbles logros de nuestro pueblo, y de esperanzas, porque pronto estaremos protegidos contra esta cruel enfermedad. ¡Y qué nombres tienen nuestras vacunas!

El adjetivo soberano, -a se deriva del latín superomnia, que significa “sobre todo” o “poder supremo”. Se dice de la nación “que ejerce o posee la autoridad suprema e independiente”, que se autogobierna sin injerencia ajena. Cuba, que desde hace sesenta años es un país libre y soberano, resulta un buen ejemplo.

En cuanto a mambí, -isa, existen diversas teorías; por ejemplo don Fernando Ortiz considera que es de origen bantú, proveniente de la raíz mbi, que tiene numerosas acepciones despectivas. Sin embargo, lo cierto es que los españoles lo usaron en Santo Domingo aplicado a quienes no se sometían a su gobierno con el significado de “bandido, criminal, revoltoso”. Muchos militares españoles, evacuados de aquella Antilla, llegaron a Cuba y aplicaron el calificativo como una ofensa a los insurrectos cubanos. No obstante, el despectivo se convirtió en expresión honrosa. Su plural, de acuerdo con las normas del idioma, debió ser mambíes; pero los cubanos lo hemos asumido, tal y como lo usaban los libertadores, mambises.

Por su parte, Abdala es el título del drama publicado por José Martí el 23 de enero de 1869 en La Patria Libre, periódico del que solo vio la luz un solo número. En esta obra, Nubia –Cuba– es agredida y Abdala –el propio Martí– discute con su madre, quien intenta protegerlo, impidiéndole marchar a la guerra –tal y como sus padres querían alejarlo de las ideas libertarias–. Resultan inolvidables las palabras con que Abdala define el amor que siente por su tierra: “El amor, madre, a la patria / No es el amor ridículo a la tierra, / Ni a la yerba que pisan nuestras plantas; / Es el odio invencible a quien la oprime, / Es el rencor eterno a quien la ataca…”. Son palabras llenas de vigencia.

Los nombres de cada uno de nuestros candidatos vacunales reflejan el patriotismo de nuestros científicos, trabajadores abnegados, que son, sin duda, símbolo de dignidad y cubanía.

MARÍA LUISA GARCÍA MORENO


María Luisa García Moreno

 
María Luisa García Moreno