0
Publicado el 30 Septiembre, 2021 por María Luisa García Moreno en Palabreando
 
 

Ayer y hoy de una palabra

Otra palabra, cuyo sentido ha cambiado con el tiempo es mercenario
Compartir

A cargo de MARÍA LUISA GARCÍA MORENO

Imagen ilustrativa

Imagen ilustrativa

En cierta ocasión me referí a la palabra guerrillero y su evolución a través del tiempo: en las guerras mambisas, se aplicaba a los nacidos en Cuba que servían a España, como los famosos indios de Yateras, partida al mando del teniente de Voluntarios Pedro Garrido, temida por su ferocidad; pero el vocablo evolucionó y el Che Guevara, el Guerrillero Heroico, se ha convertido en paradigma de lo mejor de lo humano.

Otra palabra, cuyo sentido ha cambiado con el tiempo es mercenario, que se aplica al soldado que pelea por la paga y sin motivaciones ideológicas. Apareció alrededor del siglo xiii y procede del latín mercenarius, a su vez derivado de mercesedis “paga, recompensa”, quizás porque merced comparte su raíz con mercado y mercenario significaba “el que guerrea o trabaja por la paga”, es decir, “el que se vende”.

Sin embargo, por entonces, aún no existían las naciones ni el concepto de patria como lo entendemos hoy; determinados grupos de soldados, como los famosos piqueros suizos, se alquilaban para combatir por quien mejor les pagaba y, en tiempos de guerra, los ejércitos contrataban mercenarios: era un procedimiento totalmente normal y los mercenarios en esos tiempos eran respetados por sus habilidades guerreras. Después el concepto de nación se fundió con el de patria y varió el sentido de la palabra. A diferencia del soldado que representa a su país y está dispuesto a luchar por él, un mercenario lo hace con ánimo de lucro. Vale aclarar que, según la Convención de Ginebra, son combatientes fuera de la ley, delincuentes comunes, aunque como seres humanos deben ser tratados con altruismo, en caso de ser apresados.

Hoy también se llama mercenarios a quienes actúan a cambio de beneficio personal en cualquier ámbito de la vida; de hecho, la recompensa material que suelen obtener excede de forma sustancial el pago que los combatientes de las fuerzas armadas, periodistas, artistas y otros reciben por similares funciones. Según el Diccionario de Oxford, se aplica a cualquiera que trabaja con el único interés de ganar dinero y aporta el siguiente ejemplo: Para asesinar al presidente, contrataron a dos mercenarios. Conmociona saber que hay quien recibe dinero pon manchar las imágenes de los héroes, usar la bandera como toalla, destruir, agredir o matar policías, golpear a un niño. ¡Bien sabemos nosotros, los cubanos, qué es un mercenario!

Compartir

María Luisa García Moreno

 
María Luisa García Moreno