Pasos limitados en la dirección correcta

Cuba apuesta por que se produzca una migración de una manera regular, ordenada y segura hacia Estados Unidos


Aunque la migración desde este país hacia el norte del continente es un fenómeno recurrente y normal a lo largo de la historia, el gobierno cubano siempre apuesta por intentar que se produzca de una manera regular, ordenada y segura.

Para ello se sentó a la mesa de negociaciones con su par de Washington en varias ocasiones. La más reciente, ocurrida en La Habana hace algunos días, fue otra oportunidad para retomar el ejercicio de discutir, analizar de conjunto y evaluar la marcha de los acuerdos migratorios, asumiendo compromisos ambas partes.

Así detalló el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, tras la segunda ronda de conversaciones migratorias que se desarrollan en 2022 y desde que Joe Biden es presidente.

Las primeras tuvieron lugar en abril de este año en Washington D.C. y en ambas se evaluó la marcha y cumplimiento de los acuerdos migratorios bilaterales pactados en agosto de 1994, mayo de 1995 y enero de 2017.

En La Habana, se insistió en la urgencia de evitar y combatir problemas como el tráfico de personas y otras prácticas criminales que ponen en riesgo las vidas.

Igualmente abordaron los riesgos de la emigración irregular por la vía marítima y el grave peligro en operaciones que muchas veces involucran niños y personas de avanzada edad.

Ante la delegación estadounidense, que estuvo presidida por la Subsecretaria adjunta para asuntos del Hemisferio Occidental, Emily Mendrala, la parte cubana reiteró que la política de tratar de manera diferenciada a los cubanos que llegan a sus fronteras de manera ilegal y mantener vigente la Ley de Ajuste Cubano estimulan este tipo de migración llena de riesgos.

Esa legislación brinda un trato privilegiado a los cubanos que arriban a Estados Unidos por sobre cualquier otro migrante, repercute contra los compromisos acordados y continúa fomentando una migración desordenada, insegura e ilegal, subraya Cuba.

Aunque no era un tema dentro de la agenda en estas conversaciones, la delegación cubana dejó claro que la existencia del bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto hace seis décadas a Cuba, constituye un importante factor exógeno agregado al fenómeno migratorio de nuestra región, puesto que su objetivo explícito es asfixiar la economía cubana y deprimir con ello la calidad de vida de su población.

A ello se le suman las medidas coercitivas impuestas por la administración Trump en 2019, que aún continúan vigentes, y la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo. Ambas agravan considerablemente el impacto del bloqueo y sus acciones punitivas. 

De las conversaciones emanó que el próximo 4 de enero de 2023 será la fecha oficial para la reapertura de la totalidad de los servicios consulares de Estados Unidos en Cuba, tras el cierre realizado durante la administración Trump alegando supuestos incidentes de salud en los diplomáticos estadounidenses en La Habana.

Los sucesos nunca fueron confirmados científicamente, pero el expresidente Donald Trump endureció las sanciones y castigó a las empresas de terceros países que operaban con Cuba, prohibió los cruceros y los viajes, y persiguió a los buques que traían petróleo a la isla, entre otras decenas de medidas.

Políticas estas que la administración de Joe Biden mantiene casi en su totalidad.

Este reinicio de labores en la sede diplomática evitará el viaje hasta Guayan a los cubanos necesitan tramitar un visado para reunirse con sus familiares en Estados Unidos.

La parte cubana dejó clara la necesidad de reiniciarlos también a nivel migratorio.

Hoy los cubanos que deseen obtener una visa de turismo para ingresar a territorio estadounidense deben hacerlo en un tercer país. 

EE.UU. reiteró su compromiso de otorgar 20 mil visados a cubanos este año tras no alcanzar esta cifra en cinco años pese a un acuerdo bilateral.

Luego de esta segunda ronda de 2022, no se descartó otrasposibles reuniones donde se traten temas que involucren a las dos naciones geográficamente cercanas que, pese a sus diferendos, tienen «muchos temas en común», resaltó De Cossío.

En su opinión, es lógico que en el futuro haya más contactos bilaterales en áreas como en protección de fronteras, seguridad y asuntos exteriores.

Cuba considera que Estados Unidos da pasos limitados en la dirección correcta, sobre todo en términos de migración regular.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos