el-pais

Pistas para entender la tragedia del Saratoga

Liudmila Peña | Marieta Cabrera | Mariana Camejo | Lys Alfonso | Dariel Pradas | Mario Bermello

Quinta parte del reportaje Tragedia en el Saratoga: Mientras la Noble Habana llora

[divider]

Los siniestros derivados de sabotajes, los accidentes de aviones, los choques o descarrilamientos de trenes, los derrumbes de edificaciones endebles y los nocivos impactos de fenómenos naturales como ciclones y elevaciones del mar, son azares vinculados directa o indirectamente con las tecnologías que más lamentables consecuencias han tenido en la historia de Cuba.

Si se obvian estos, la destrucción del hotel Saratoga, por su saldo en muertes, daños materiales y colaterales, clasificaría como uno de los más lamentables de aquellos en los que interviene la tecnología como garante de seguridad; aunque no dependa solo de ella.

Precisamente por el modo de ocurrir y sus derivaciones, la tragedia del emblemático hotel puede ser considerada un accidente mayor, con total rigor científico.

Se denomina accidente mayor a cualquier suceso como el derrame de líquidos o escape de gases inflamables o tóxicos, incendio o explosión, resultado del desarrollo incontrolado de un proceso en el que están implicadas una o más sustancias peligrosas –como es el caso de gas licuado de petróleo– debido a su alta inflamabilidad o toxicidad, y que representa un alto riesgo inmediato o diferido para las personas, comunidad, instalación o medioambiente.

Tal definición la comparten varios documentos teóricos, entre estos el Manual de seguridad industrial en plantas químicas y petroleras, del especialista español J. M. Storch de Gracia, y la monografía Seguridad industrial: Aspectos básicos, publicada por la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (Cujae), de la cual el doctor Juan José Camejo Giniebra es autor.

El también profesor de la Facultad de Ingeniería Química de este centro de estudios superiores, en exclusiva para BOHEMIA precisó que el siniestro del Saratoga califica como accidente mayor porque aparentemente consistió en el escape de gas licuado desde una tubería o manguera.

A partir de esa fuga se formó una nube de gas inflamable que debió acumularse en el interior del hotel, medita el doctor Camejo Giniebra, además especialista en Seguridad de Procesos Industriales, Corrosión y Protección Anticorrosiva.

Presuntamente surgió después alguna fuente de ignición –pudo haber sido algo tan sencillo como el accionamiento de un interruptor eléctrico– y se produjo la combustión en forma de explosión o detonación.

“Es obvio que en este caso se trata del escape de un gas altamente inflamable durante el desarrollo de un proceso, que es el llenado o suministro del gas al tanque estacionario del hotel”, aseveró el también integrante del Grupo de Estudios de Riesgos de Desastres (Gredes) de la Cujae.

El desarrollo incontrolado de un proceso puede deberse a varias razones. Por un lado, están las roturas o averías de recipientes o tuberías, de manera que se forman orificios o fisuras por el deterioro de los materiales con los que fueron hechos. Además puede darse por la explosión de los recipientes o tuberías que contienen el gas, debido a la pérdida de espesor de sus paredes, o por calentamiento externo.

“Pero quizás no hubo pérdida de espesor, ni calor externo, ni deterioro, y el accidente fuera consecuencia de una posible mala operación. Esto significaría que funcionó mal el sistema de protección”, valoró el experto. “Un accidente siempre se produce porque algún componente del sistema de seguridad no jugó el papel que le correspondía”.

Sostiene el doctor Camejo Giniebra que los accidentes tecnológicos, en particular los que se dan con sustancias peligrosas, son evitables, siempre y cuando se garantice el cumplimiento de las normas y reglamentos establecidos.

Preguntas que generan más preguntas

Para Camejo, en cualquier proceso de suministro de un recipiente tiene que controlarse el nivel que se va alcanzando. Especialmente en el caso que nos ocupa, el llenado con el gas licuado no puede ser al 100 por ciento. Ya sea un tanque estacionario o una bala doméstica, siempre debe quedar un espacio que ocupará el gas que se irá evaporando. De no respetarse eso, existirá el peligro de explosión del recipiente por dilatación de la masa de líquido.

“El operador sabe la cantidad de fluido que está suministrando por unidad de tiempo, por ejemplo, por minuto, y esa misma cantidad tiene que estar entrando al tanque. Esta es una medida básica, elemental, de prevención para garantizar la seguridad del proceso, ya sea de manera automática, manual o por observación”, explicó.

Según el profesor, para entender el accidente en el hotel Saratoga la clave está en el proceso de llenado del tanque, cuyo control “todo parece indicar que falló”.

“Para que se produzca la combustión del gas escapado, debe acumularse como mínimo 1.8 por ciento en volumen de gas en el aire, en ese espacio que lo retiene. En mi opinión, por las características de la explosión, la cantidad de gas que se acumuló fue considerablemente mayor. Entonces debió notarse que el llenado estaba fallando”, apuntó.

Infografía. / Félix M. Azcuy

Presume el experto en seguridad que si el gas escapó, podrían la manguera o las tuberías no haber tenido el estado técnico óptimo, ya sea por una fisura o una perforación. A la vez, cree poco probable que haya existido un mal acoplamiento entre manguera y tubería, pues se trata de un sistema muy sencillo y bien diseñado para que se pueda comprobar el sellado hermético.

Si esto sucede –advirtió el estudioso– y el proceso arranca, la clave vuelve a estar en el control de llenado, porque es lo que permite detener el proceso a tiempo.

5 respuestas

  1. ¿Cuándo estará el dictamen oficial de las causas de la explosión?
    Las informaciones que nos ofrece el Dr. sobre las posibles causas de este accidente mayor son absolutamente comprensibles, pero se supone que una Comisión encargada de la investigación suministre sus conclusiones a la ciudadanía.

  2. Si todo a de suponer que fué en el proceso de llenado, la bala suministradora gracias a dios no explotó y si las dos estaban conectadas aún,cómo se explica que esta última se mantuviera intacta ?

  3. hay que no entiendo, a ver si alguien me explica, cómo nadie sintió el fuerte olor a gas, porque para una explosión de esamagnitud, tiene que haber una gran cantidad de gas acumulado en el recinto. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos