0
Publicado el 16 Julio, 2016 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Todo por la belleza

Las mujeres de la época victoriana arriesgaban su vida por seguir los ideales de belleza
Higiene dental con veneno

Higiene dental con veneno

En pleno siglo XIX, durante la época victoriana ser bella tenía sus riesgos, existían prácticas peligrosas y escalofriantes, ya que ponían la salud en peligro.

Higiene dental con veneno

En 1870, se publicó la guía Personal Beauty: How To Cultivate and Preserve It in Accordance with the Laws of Health, donde recomienda que cuando los dientes comienzan a pudrirse, se debe lavar la boca con brandy, alcanfor y mirra. El consumo de alcanfor tiende a ser letal.

Depilación química

S.D. Powers, en uno de sus libros, recomendó a las mujeres no depilarse ya que eso causaría que

S.D. Powers recomendó a las mujeres no depilarse

S.D. Powers recomendó a las mujeres no depilarse

crecieran más en su lugar, mito desmentido actualmente. Entre los consejos figura: secar la piel con cenizas de madera para quitar el bello de las piernas.

Una variedad preocupante consistió en utilizar hipoclorito de calcio seguido de vinagre. Este compuesto es un fuerte descolorante, usado para descolorar algodón y desinfectar agua. De esto modo lograrían quitarse el pelo y descolorar la piel. Al final admitió que este compuesto podría quemar gravemente la piel.

Dietas con gusanos

En la época Victoriana, las mujeres debían de lucir cinturas de avispa, por lo que creció la

Tragar gusanos vivos para perder peso

Tragar gusanos vivos para perder peso

popularidad del corsé. Sin embargo muchas para para perder peso, adquirieron la costumbre de tragar gusanos vivos, que se  encargarían de devorar todo alimento consumido.

Cuando querían terminar la dieta, tomaban una pastilla para matar al gusano o se sentaban frente a un vaso de leche con la boca abierta, a la espera de que el gusano se sintiera atraído y saliese del cuerpo por su voluntad. Esta última opción, además de ridícula era peligrosa, ya que estos  gusanos parásitos pueden crecer hasta 9 metros.

Cabello en llamas

Las mujeres de la época victoriana solían usar el cabello rizado, que lograban mediante un

Modas que cuestan caro.

Modas que cuestan caro.

ondulador de cabello de metal. Este artefacto era calentado directamente al fuego, lo que en muchas ocasiones podía prender fuego a su cabello, ocasionando muchos problemas de calvicie en las mujeres de la época.

Claro que en vez de abandonar esta costumbre tan peligrosa, se dedicaban a buscar remedios y medicinas para la calvicie, que en general empeoraban la situación. Por ejemplo, se sugería que debían lavarse el pelo con agua y amoníaco para estimular el crecimiento del cabello. Pero el amoníaco es un compuesto sumamente peligroso, que puede causar problemas respiratorios y quemaduras en la piel.

Nuevamente, S.D. Powers hizo sus aportes. La autora recomendó una mezcla de sulfato de quinina y una tintura aromática para tratar la calvicie

La piel pálida era considerada como símbolo de belleza

La piel pálida era considerada como símbolo de belleza

y evitar el contacto directo entre el ondulador y el pelo.

Blanqueamiento de piel

En esta época tener un piel pálida era algo importante para las mujeres, porque “demostraba” que la mujer era lo suficiente pudiente para no trabajar bajo el sol.

La piel pálida era considerada como símbolo de belleza, al extremo de que las mujeres parecían realmente enfermas o incluso muertas. Irónicamente, para la época la piel pálida connotaba pureza, inocencia, salud, belleza y clase.

En 1984, S.D. Powers publicó el libro The Ugly Girl Papers que tenía una serie de recomendaciones para las mujeres para mejorar su apariencia. El autor recomienda cubrir sus rostros con opio proveniente de hojas de lechuga toda la noche, y lavar luego sus rostros con amoníaco en la mañana.

Otra práctica era aplicar arsénico en el rostro con el fin de remover las pecas o el bronceado. Tal era el deseo de perfección, que ponían en riesgo su vida aun sabiendo que era venenoso y adictivo.

No importaban los riegos y sus consecuencias, todo por la belleza.

(Con información y fotos de batanga.com)

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital