2
Publicado el 22 Septiembre, 2016 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Huevos en el refrigerador: ¡peligro!

Los huevos se contaminan al instante de que la gallina los pone. Se trata de que al conservarlos en lugares fríos se contribuye involuntariamente a que las bacterias que infectan las cascaras se mantengan vivas y se propaguen. Entre estas bacterias se encuentra la salmonela, la cual es muy dañina para la salud
Compartir

huevos-refrigerador-Una gran cantidad  de personas acostumbran a guardar los huevos en el refrigerador probablemente porque  ignoran el riesgo que ello puede significar para su salud y la de su familia.

Los huevos se contaminan al instante de que la gallina los pone. Se trata de que al conservarlos en lugares fríos se contribuye involuntariamente a que las bacterias que infectan las cascaras se mantengan vivas y se propaguen. Entre estas bacterias se encuentra la salmonela, la cual es muy dañina para la salud.

Una investigación publicada sobre el tema mostró que los huevos que se mantienen a temperatura ambiente contienen un porcentaje menor de bacterias que los guardados en el refrigerador.

La salmonela es una bacteria que suele multiplicarse rápidamente en ambientes fríos y de ese modo puede también contagiar todos los alimentos que se encuentren dentro del refrigerador. Por eso es importante prevenir que este tipo de bacteria llegue a este lugar.

La Salmonella puede transmitirse de la parte exterior del huevo hacia adentro si hay estiércol de pollo que está presente o desde el interior del huevo a través de la gallina.

En Estados Unidos la USDA requiere que los huevos crudos deben ser lavados antes de venderlos. Después de enjuagarlos con agua caliente y secarlos, se usa un enjuague sanitario, posteriormente se aplica una ligera capa de aceite mineral de calidad alimentaria para evitar que el huevo se reseque.

En el Reino Unido, la mayoría de los productores de huevos vacunan las gallinas para ayudar a prevenir la presencia de Salmonella y por lo general no se lavan los huevos crudos antes de enviarlos al mercado, ya que esto puede dañar la cáscara, que funciona como una barrera a los agentes patógenos.

Su filosofía es mantener el recubrimiento delgado llamado “cutícula”, que se produce naturalmente en el exterior del huevo. Allí no se recomienda la refrigeración de huevos crudos ya que la condensación que se produce después de que los huevos se enfrían y calientan podría permitir que la bacteria salmonella pase al interior a través de la concha.

Tales prácticas de producción de huevos han reducido la incidencia de enfermedades de Salmonella en Gran Bretaña de 14.771 casos reportados en 1997 a 581 casos en 2009.

Los productores de huevos en los EE.UU. están comenzando a vacunar a las gallinas ponedoras con más frecuencia que en el pasado, aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no lo requiere de forma obligatoria. La FDA, después de evaluar la vacunación obligatoria de las gallinas para Salmonella en el año 2004, concluyó que la práctica era prometedora, pero que ” debía generarse más información sobre la eficacia de las vacunas antes de que hacer obligatorio la vacunación como medida de prevención”.

En 2010, un brote de salmonela que enfermó a por lo menos 1.300 personas en los EE.UU fue vinculado a huevos producidos en Iowa. Cerca de 550 millones de huevos fueron posteriormente retirados del mercado en relación con el brote. (Food Safety News)

Algo más sobre la salmonela

Microscopía electrónica de Salmonella typhimurium (es.wikipedia.org)

Microscopía electrónica de Salmonella typhimurium (es.wikipedia.org)

Salmonella (también «salmonela»1 en español) es un género de bacterias que pertenece a la familia Enterobacteriaceae, formado por bacilos Gram negativos, anaerobios facultativos, con flagelos perítricos y que no desarrollan cápsula (excepto la especie S. typhi[cita requerida]) ni esporas. Son bacterias móviles que producen ácido sulfhídrico (H2S). Emplean glucosa por poseer una enzima especializada, pero no lactosa, y no producen ureasa ni tienen metabolismo fermentativo.

Es un agente productor de zoonosis de distribución universal. Se transmite por contacto directo o contaminación cruzada durante la manipulación, en el hogar.

Algunas salmonelas son comunes en la piel de tortugas y de muchos reptiles, lo cual puede ser de cuidado cuando se manipulan este tipo de mascotas a la vez con alimentos.

El hábitat natural de esta especie normalmente es en los intestinos de cualquier tipo de animal homeotermo, incluidos seres humanos.

Al tener conocimiento de esta información lo más recomendable en bien de la salud es no guardar los huevos en lugares fríos.

 

(Con información de  temacurioso.com  ,  snatura.com  ,  sanidadealimentos.com y es.wikipedia.org/wiki/Salmonella)

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital