0
Publicado el 31 Diciembre, 2016 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

El sexo ¿es o no natural?

Después de años con la idea que mantener relaciones sexuales solo era con fines reproductivos quedó en el olvido
(Pintura de Tatyana Ilieva )

(Pintura de Tatyana Ilieva )

Los prejuicios que durante años nos inculcaron que las relaciones sexuales tenían una finalidad reproductiva, quedaron en el olvido. Muchos sexólogos defienden lo natural que es para el ser humano mantener sexo por mero placer.

Muchos especulan que el sexo es sinónimo de libertad, pero en realidad no es tan así. Cuando nos referimos al sexo como algo natural, en realidad nos estamos refiriendo a que no sea visto con extrañeza, sino como una acción totalmente normal, válida y aceptable. Sin embargo, la palabra “natural” hace referencia a la naturaleza, afirmó  Valérie Tasso, escritora y sexóloga.

El sexo es natural en los animales. Ellos no están influenciados por ninguna cultura, no nacen y son educados siguiendo determinadas creencias. En cambio los seres humanos sí. Es importante destacar algunos puntos que Valérie Tasso destacó sobre esta visión sobre el sexo, y que resultan de lo más interesantes: ”El sexo es un valor para nosotros, por lo que no nos hace más animales, sino más humanos: pensemos en lo mucho que uno reflexiona sobre si se encuentra preparado o no para tener “su primera vez”. Tenemos unos valores en nuestra cabeza que nos condicionan.

(Pintura de Tatyana Ilieva)

(Pintura de Tatyana Ilieva)

La moral no es universal, de ser así todos mantendríamos las mismas prácticas sexuales: japoneses, árabes, americanos… Todos son diferentes con respecto al sexo porque las costumbres y las normas no son iguales en un lugar que en el otro.

Los seres humanos son los que consideran que el sexo nos hace más animales. Por tanto, salen los prejuicios, las personas que se reprimen y que se inquietan sobre lo que está bien y lo que está mal, lo que es correcto e incorrecto, lo que es “natural” o no. Todo esto lo determina la propia cultura.

El sexo es un suceso cultural como ir a una exposición o a un museo. Todo lo aprendemos desde muy pequeños. ¿Practicaría  sexo a pleno día en un parque simplemente porque le apetece? seguro lo reserva para su intimidad. Eso es porque nos han enseñado a cómo tener relaciones sexuales.

Cuando viajamos a otro país y nos enfrentamos con los choques culturales, también debemos incluir las relaciones sexuales. La idiosincrasia de cada lugar es diferente y, por tanto, sus gentes también lo son. En algunos sitios, por ejemplo Japón, se dice que los hombres son muy fríos,en cambio, se dice que los latinos son pasionales. Hay diferencias que se basan en la cultura que impregna cada uno de las  regiones que existen en el mundo. Lo que nos enriquece como seres humanos.

Pintura de Tatyana Ilieva )

Pintura de Tatyana Ilieva )

La sexualidad nunca es algo natural que venga dado desde lo biológico y si la calificamos como “natural” lo estamos haciendo desde determinados parámetros históricos y culturales”, afirma Elena Martínez Navarro, licenciada en Filosofía y máster universitario en estudios de  la diferencia sexual.

También se plantea que el sexo está muy vinculado con las creencias religiosas. Aunque te consideres agnóstico o ateo, el lugar donde has nacido tiene una tradición cristiana u otra. Esta se impregna en la cultura que es la que nos condiciona. La que hace que veamos de determinada manera nuestras relaciones y nuestra manera de vivirlas.

La sexualidad no es natural, su forma de verla y vivirla no es libre y alejada de toda influencia. Piense que al final, el sexo es como ir al teatro. Puede que vaya una vez con una persona, otra vez con otra, con dos… Quizás vaya a ver ballet o una obra teatral. Todo lo que se representa en el interior está influenciado por el exterior. (Fuente: lamenteesmaravillosa.com Pinturas de Tatyana Ilieva)


Redacción Digital

 
Redacción Digital