0
Publicado el 17 Febrero, 2017 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Las orejas y la salud

El masaje regular en las orejas no solo mejora la audición y el equilibrio, sino que también fortalece la salud

La oreja no es sólo un órgano para escuchar los sonidos del exterior, sino también un órgano del equilibrio. La medicina china considera que “la esencia del riñón está en los oídos“; los riñones debilitados pueden causar sordera y zumbidos en los oídos; por eso la arteriosclerosis a menudo aparece después de la sordera. Las orejas también tienen que ver con la longevidad: si el lóbulo de una persona es liso, sin pliegues, tiene buena salud; si tiene pliegues, la salud es pobre.

El masaje regular en las orejas no solo mejora la audición y el equilibrio, sino que también fortalece la salud. El método es simple y no tiene efectos secundarios. Si uno puede mantener la costumbre de masajearse las orejas, los resultados serán evidentes.

El hoyo al lado del orificio auditivo se llama concha y allí se localizan los puntos de los pulmones, bronquios y respiración. También hay el corazón y la circulación sanguínea.

El lóbulo inferior es la parte correspondiente a la cabeza, en el centro de este se encuentra el ojo correspondiente al lado de la oreja. Por ejemplo, la oreja derecha corresponde al ojo derecho.

El masaje en la oreja emplea técnicas simples de acupresión y ayuda a aumentar la energía y la concentración, alivia dolores, reduce la ansiedad y ayuda en la desintoxicación.

Con él se activan más de 200 puntos reflexológicos  mejorando la circulación energética en todo el cuerpo. Esto favorece la inserción de los dos hemisferios cerebrales por encima de los nervios auditivos  mejorando la capacidad de atención y comprensión.

El masaje para las Orejas

Masajear las dos orejas al mismo tiempo. Sujetando el borde superior de las orejas entre los pulgares y los índices, con los pulgares por detrás y los índices por delante de las orejas.

Empezar el masaje desde la parte superior de las orejas hasta los lóbulos, volviendo hacia arriba de nuevo. Con los índices  realizar círculos de dentro hacia fuera y masajeando lenta y suavemente las dos orejas.

Masajear hasta que se note calor, a la vez que se notará una agradable relajación en todo tu cuerpo.

Permaneciendo en cada punto de 4 a 6 segundos, quedándose más tiempo en aquellos puntos en los que se note más sensibilidad.

Respirar despacio y profundo. Cerrando los ojos y visualizando la energía recorriendo el cuerpo.

Repetir este ejercicio al menos 4 veces, con los ojos cerrados y abiertos alternativamente.

Otros beneficios son: la disminución la rigidez del cuello y mejora su movilidad y la de la musculatura de la mandíbula, la lengua y la cara haciendo la respiración más profunda.

Lo bueno de estos ejercicios es que se pueden hacer en cualquier momento y lugar sin llamar la atención.

Frote las dos manos para calentarlas y luego frote suavemente las orejas con sus palmas de arriba hacia abajo. Luego frótelas con un movimiento circular de adelante hacia atrás hasta que las orejas se enrojezcan y se sientan calientes.

Con el pulgar y el dedo índice tire suavemente de los dos lóbulos hacia abajo 50 veces, después tire hacia adelante y hacia atrás otras 50 veces.

Inserte el dedo meñique en los canales externos, rote el dedo hacia un lado y el otro unas 50 veces.

Apriete y suelte rápidamente, como golpeteos de tambor. Haga 50 juegos.

Cierre los cuatro dedos y colóquelos detrás de las orejas. Empuje suavemente hacia delante y relaje. Repita 50 veces.

Hay masajes de orejas específicos para ayudar a prevenir enfermedades y dolencias:

Con el pulgar y el índice masajee y moldee el trago de la oreja hasta que se sienta dolor y se hinche. Esto previene los dolores de cabeza, mareos, insomnio, enfermedades de vasos sanguíneos del cerebro y desórdenes cerebrales.

Con el dedo índice, masajee la parte posterior del lóbulo. Esto puede prevenir los resfríos, rinitis, faringitis, palpitaciones, dolor de cabeza y mareos.

Con el dedo índice frote la parte posterior de la oreja. Esto genera calor y reduce la presión sanguínea; despeja el cerebro y la vista. (Fuente: lagranepoca.com   y naturopatamasdeu.com)


Redacción Digital

 
Redacción Digital