0
Publicado el 20 marzo, 2017 por ACN en ¿Sabías?
 
 

¿Sabías que el león no es tan fiero como lo pintan?

El rey de la selva lo han pillado en ciertas debilidades, y de ello dan fe estudios que han puesto al descubierto evidencias de leones machos apareados a otros individuos de su mismo sexo
Leon, Rey de la Selva

elliberal.com.ar

Maritza Padilla Valdés

Quien haya tenido la oportunidad de contemplar en plena selva a un león, con su mirada amenazante, la melena desordenada por la brisa y las poderosas patas bien afincadas sobre la tierra, de seguro comprenderá al instante porqué le llaman el rey de la selva.

Con roles protagónicos en cuentos y películas, el peligroso depredador es hermano del tigre y pertenece al gran grupo de los mamíferos carnívoros.

Hábiles e inteligentes, los ejemplares habitan en zonas boscosas, pueden hallarse en  regiones de Asia, África, India y el oriente y suelen trepar a los árboles, aunque no es lo habitual, para aprovechar su altura en aras de tomar brisa fresca, evitar a las hienas y buscar sus presas para alimentarse.

Los machos desarrollan una pelambre que los hace muy particulares, en tanto son animales de gran tamaño, al pesar hasta 300 kilogramos, y resulta el mayor félido vivo después del tigre, según páginas especializadas.

Para afianzar el apelativo de rey de la selva, la naturaleza lo favoreció con una especial virtud, motivo de deleite de las leonas en materia de sexo, pues literalmente hablando , “es un león en la cama”.

Y es que, según textos científicos, este animal resulta el más activo sexualmente, al punto de poder copular con la misma compañera hasta 100 veces en un sólo día, toda vez que durante el transcurso del período de celo de la hembra, la pareja posee facilidades para aparearse cada 10 o 20 minutos en una semana y sin la necesidad de ningún afrodisíaco.

Dicho en buen cubano, este ¨buena hoja¨ después de la intensa vivencia, tiene derecho al descanso, y reposar hasta 20 horas, para después pasar el resto del tiempo socializando, comiendo, acicalándose o paseando, en fin, lo que se llama darse una buena vida.

La gestación dura aproximadamente 110 días, las hembras pueden traer al mundo entre una y cuatro crías y como  no vuelven a ser receptivas hasta que sus polladas crecen o mueren, los leones machos muchas veces los matan, para lograr copular nuevamente.

Además de ello, al rey de la selva lo han pillado en ciertas debilidades, y de ello dan fe estudios que han puesto al descubierto evidencias de leones machos apareados a otros individuos de su mismo sexo, sin conocer con exactitud la razón.

Sin embargo, expertos consideran muy probable que responda a su fuerte impulso sexual, mientras otras investigaciones  indican que no son los únicos, al reportarse más de mil especies de la fauna observadas en las cuales se reconoce la “homosexualidad”.

Visto desde estas aristas, se puede inferir que “el león no es tan fiero como lo pintan”.   (ACN)


ACN

 
ACN