1
Publicado el 29 Junio, 2017 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

¿Cómo combatir el ácido úrico?

El ácido úrico es un compuesto químico producto final del metabolismo de las purinas y los ácidos nucleicos. Circula por la sangre, en parte de forma libre y en parte combinado con las proteínas del plasma. Algunos metabolismos poco eficientes incrementan la formación de este ácido úrico, aumentando por consiguiente su concentración en sangre, con el peligro de que se precipiten hacia los tejidos en forma de cristales de urato, lo que sucede cuando rebasa su límite. Esta situación recibe el nombre de Hiperuricemia.

Se producen entonces diversas manifestaciones patológicas como la gota articular aguda, la calculosis renal, la artritis y el reumatismo. Estadísticamente la gota la sufren, en un 95% de los casos, varones de entre 30 y 50 años de edad, mientras que la artritis y las poliartritis son más comunes entre las mujeres. El síndrome del ácido úrico es un síndrome tóxico gravísimo que si no se corrige puede llevar a la muerte.

Las causas del ácido úrico o hiperuricemia

La aparición de esta afección, aparece en gran parte, por el estilo de vida (comer y beber en exceso) y una inclinación hacia el sedentarismo. Este síndrome se asocia tradicionalmente a personas de morfología sanguínea, cuyas características son la baja estatura y la complexión gruesa y robusta.

Tratamiento natural

El objetivo de este tratamiento natural es ayudar al riñón en su función excretora y reorganizar la dieta alimenticia del individuo enfermo. Se debe además evitar el estreñimiento.

Alimentación o dieta

 

Alimentación vegetariana, rica en verduras, legumbres, frutas, algas, cereales integrales y algo de pescado no graso (una o dos veces por semana) son ideales para el ácido úrico. Se desecharán la carne, las grasas, el alcohol y el tabaco.

No se debe abusar de los productos derivados de la soja. Muy aconsejables los puerros, cocidos y crudos, el zumo de naranja, limón, zanahoria y manzana. Los primeros 5 días no comer ni pan ni semillas. Añadir los cereales integrales al cabo de 20 días. El pescado incorporarlo a los 30 ó 40 días.

La cebolla es genial para reducir los niveles de ácido úrico en nuestra sangre, bajando así poco a poco la hiperuricemia. Y aún más, nos va a permitir bajar los triglicéridos.

Lo que haremos es cocer un par de cebollas no muy grandes. Pelarlas y abrirlas en dos trozos. Una vez estén ya blanditas, separe el agua resultante y ponlo en una botella junto al jugo de medio limón. Esto es lo que beberemos a lo largo de un día. Muy fácil.

La calabaza nos hará eliminar todo aquello que nos sobra y que nos es dañino, de ahí que valga la pena incluirla en nuestra dieta. Vale la pena cocerlas, tal como las anteriores. También al horno resulta deliciosa y muy adecuada. No pases por alto que las semillas de calabaza también son muy saludables.

El apio este un producto siempre sabroso y que combina tan bien en nuestros platos, dispone de un efecto alcalinizante en  la sangre que nos permite ir reduciendo y eliminando el ácido úrico de modo natural. Limpia nuestra sangre, depura tóxicos y es ideal también para ir perdiendo peso. Debemos consumirla hervida.

La zanahoria es otra verdura imprescindible. Además de sabrosas y adecuadas para muchos de nuestros platos, disponen de efectos alcalinizantes muy efectivos para eliminar el exceso de estos purines y cristales que se almacenan en nuestras articulaciones. Se pueden preparar ricos jugos naturales, si combinas por ejemplo dos zanahorias medianas con una remolacha y las pasas por la batidora.Un jugo natural excelente para tus cenas.

Hidroterapia

Baños: de vapor, sauna. Alternar frío/calor.

Frotaciones matinales: con agua fría por todo el cuerpo.

Andar descalzo: sobre la hierba.

Tomar el sol: una medicina casi olvidada.

Baños locales: un puñado grande de Tomillo hervido durante 1 minuto en un litro de agua. La duración del baño será de 15 minutos, más o menos.

Emplastos de arcilla fría: aplicados sobre las zonas del dolor. Dejarlos al menos 2 ó 3 horas. Si es necesario repetir la aplicación.

Recuerde ante todo limitar el consumo de carnes rojas, de vísceras, de embutidos, cerveza, sardinas, mariscos… Haga un poco de ejercicio y concientice cuidar al máximo de su salud.

Recuerde, seguir los consejos de su médico y añadir también a su dieta frutas adecuadas, sobre todo los que contengan vitamina C, elemento indispensable para reducir los niveles de ácido úrico.

(Fuentes consultadas :correresvivir.cubava.cu, mejorconsalud.com e infomed.cu)

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital