3
Publicado el 26 Junio, 2017 por ACN en ¿Sabías?
 
 

¿Por qué dormir muy ligeros de ropa?

Tras una serie de investigaciones los expertos han concluido que nada más oportuno para caer en brazos de Morfeo, dios de los sueños, que recibirlo como llegamos al mundo

rumbosdigital.com

Maritza Padilla Valdés

Cuba es un eterno verano, eso no es un secreto para alguien,  y las elevadas temperaturas en esta etapa estival, al final del día dejan su huella de cansancio que incita a un descanso cómodo y placentero.

Muchas personas en un afán por mantener la estética hasta en los más comunes sueños, suelen ataviarse con prendas muy refinadas, pero confeccionadas con tejidos vaporosos que dificultan ese empeño.

Y tras una serie de investigaciones los expertos han concluido que nada más oportuno para caer en brazos de Morfeo, dios de los sueños, que recibirlo como llegamos al mundo.

Y no es problema de capricho, pues está demostrado científicamente que las bajas temperaturas proporcionan placidez en el acto del descanso, de lo cual se desprende lo acertado de despojarse de las ropas.

Los estudios han demostrado que una fluctuación de tan sólo 0,4ºC ya tiene consecuencias en el sueño y en especial para los hombres la caída de temperatura hace aumentar los niveles de esperma, ya que  se produce a un clima justo por debajo de la temperatura corporal central.

Para las mujeres, resulta ideal, al propiciar la frescura de sus genitales, algo muy importante si se tiene en cuenta que las bacterias dañinas crecen fácilmente en áreas cálidas y húmedas.

Ya en el ámbito de la pareja posee beneficios bioquímicos –según el análisis- porque el roce de piel con piel  aumenta la liberación de oxitocina, la llamada “hormona del amor”, que puede aumentar el stado de ánimo y ayudar a mantener el sistema inmune con la actividad protectora necesaria. Y suma el surgimiento de sentimientos de intimidad emocional.

Así de tan avanzada está la ciencia, que expertos insisten en conocer el estado de los cónyuges mediante la posición que adopten al dormir.

Por ejemplo, de espaldas pero rozándose, evidencia que cada uno necesita su espacio individual, sin perder el contacto entre ambos. Por lo general se trata de personas dinámicas e independientes y con una relación favorable.

De espalda y separados, denota problemas en la pareja, que conllevan a una separación entre los dos en pos de mayor libertad, en cambio entrelazados responde a la necesidad de sentirse solo uno y si los brazos se mantienen abiertos significa proximidad, mientras las piernas entrelazadas constituyen señal de amor profundo.

La investigación arrojó además que quienes duermen abrazados sienten compromiso, amor y cariño y además expresa una buena relación y transitan por un excelente momento de sus relaciones.

Después de este análisis, seguramente muchos cuidarán de su potura al dormir, en tanto otros experimentarán qué tal si se entregan al sueño como Dios los trajo al mundo. Este sofocante verano invita a buscar una sonrisa de Morfeo. (ACN)


ACN

 
ACN