0
Publicado el 10 Enero, 2018 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Hay perros que ‘estudian’ para ayudar a sus amigos (+ Fotos y videos)

Es que para alguien imposibilitado de ver, las habilidades del perro "evitan todos los peligros" y "compromisos difíciles de la vida cotidiana". Para los autistas, uno de los principales problemas es la comunicación, algo que los particulares 'terapeutas' facilitan

Las personas no videntes o afectadas de trastornos del espectro autista tienen un gran aliado: el mejor amigo del hombre. Los perros guía o de asistencia los ayudan a llevar adelante su vida cotidiana, luego de atravesar un intenso entrenamiento.

Para las personas con discapacidad visual, los perros guía funcionan como los ojos. “Te conducen con absoluta y total rapidez y seguridad al destino que tú le indiques”, explicó  Alberto Calcagno, presidente de la Fundación de Promoción de los Perros de Asistencia (Fundappas), una entidad uruguaya que adiestra a los animales y los entrega a los usuarios de forma gratuita.

Un perro labrador
Calcagno, de 71 años, perdió su visión a los 57 Con el apoyo de su familia logró sobrellevar la situación, pero al momento de cumplir su sueño de tener un perro guía se encontró con que en su país no era algo fácil, pues no había ninguna organización dedicada a la cría de estos ayudantes de cuatro patas.

El uruguayo tuvo la suerte de poder conseguir a Sunny, una labradora entrenada en Michigan (EEUU). Debió acudir a un curso de acoplamiento con el animal, y a su regreso en 2009 su perra se volvió la primera guía en el país suramericano. A partir de entonces, empezó a mover cielo y tierra junto con sus allegados para acercar esta posibilidad al resto de sus compatriotas en su misma situación.

Es que para alguien imposibilitado de ver, las habilidades del perro “evitan todos los peligros” y “compromisos difíciles de la vida cotidiana”. Para los autistas, uno de los principales problemas es la comunicación, algo que los particulares ‘terapeutas’ facilitan.

“Para los niños con trastornos del espectro autista y su familia, el perro actúa como facilitador, amigo, compañero y respaldo absoluto. El perro de asistencia ayuda en la interrelación con otras personas y le permite al chico sentir la confianza plena de que ese amigo que tiene lo va a entender siempre, quizás mejor que cualquier otro humano”, explicó Calcagno.

Niño con autismo
Pero no cualquier perro puede oficiar esta tarea. En Uruguay, Fundappas es la única institución de su tipo autorizada legalmente. A pesar de que entrenar cada perro tiene un costo de 14.000 dólares, se entregan a los beneficiarios de manera totalmente gratuita.

La entidad está afiliada a la Federación Mundial de Perros Guía, que nuclea a las mejores escuelas de su tipo. Los criterios de selección y entrenamiento siguen los más altos estándares de calidad para canes y usuarios. En primer lugar se cercioran que los labradores —la raza con la que trabajan— sigan líneas de sangre que estén libres de enfermedades hereditarias.

“Se busca evitar que se produzcan animales que padezcan, por ejemplo, de displasia de cadera o codo, dolorosas enfermedades óseas que son realmente complicadas y que los perros las sufren. El deterioro progresivo de retina es también otra dolencia hereditaria, o enfermedades cardíacas que si el perro es exigido un poco más en un ejercicio en una caminata puede provocarle hasta su fallecimiento”, indicó el presidente de Fundappas.

Para eso se analiza que los bisabuelos, abuelos y padres de los candidatos a guía estén libres de esas condiciones para evitar todo tipo de complicaciones. Luego, deben certificar que tengan un carácter y temperamento adecuado para la tarea que van a cumplir.

Un perro
Cuando nacen los cachorros, ya en sus primeros días de vida se inicia la estimulación, para que cada uno “no se asuste ni se sobresalte ante cualquier circunstancia”. A los 60 días, se lo entrega a una familia de acogida que durante un año lleva adelante el proceso de socialización.

En estos hogares, el perro convive durante 12 meses y participa en la vida cotidiana: va a hacer las compras, sale a pasear y hacer todo tipo de actividades con las familias que los acogen. Así logran que se aproximen al mundo humano y “nada los asuste o les llame la atención en demasía”.

“Luego de ese tiempo de socialización el cachorro ingresa a la escuela. Allí se hacen los últimos exámenes para confirmar que está bien y empieza su preparación definitiva, tanto como perro de asistencia para niños con autismo como perro guía para personas con discapacidad visual”, explicó Calcagno.

Para el primer grupo, la preparación lleva de cuatro a seis meses. Para los guías, se necesitan entre seis y ocho meses de modo que estén aptos para ayudar a las personas que lo necesitan. Al final de este proceso, ya se convirtieron en “buenos ciudadanos” y están prontos para ser entregados.

Fundappas entrena principalmente labradores. Según el presidente de la entidad, “es una raza a la que le encanta estar con el ser humano: son inteligentes, muy rápidos para aprender y tienen una capacidad de brindarse a su compañero de vida de una forma absolutamente integral”.

“El cariño que ellos te ofrecen es algo extraordinario y maravilloso. Te lo dan permanentemente, las 24 horas del día”, aseguró.

Desde 2009, Fundappas ha bregado por la inclusión de los perros guía en distintos ámbitos de Uruguay. Lograron que fueran contemplados en las leyes de bienestar animal y de asistencia integral a las personas con discapacidad, de modo que el usuario pueda ingresar a cualquier lugar público acompañado de su compañero. Hace dos años, contrataron a una entrenadora de los Países Bajos para obtener mejores resultados.Un 25% de la financiación proviene del Estado, y el resto de donaciones de privados. La seguridad social de Uruguay proveyó financiación para la construcción de la sede. Una empresa de alimentos caninos proporciona la comida para la escuela y un laboratorio brinda los medicamentos. Actualmente, hay 11 perros en socialización y ocho en entrenamiento.

Cuando se asignen a los usuarios, Fundappas habrá entregado unos 40 animales. Todo el presupuesto requiere “varios miles de dólares” cada año y, al ser un servicio gratuito, no hay ningún tipo de lucro o de recurso que se exija a los usuarios.

“Se nos hace muy cuesta arriba, pero por ahora lo vamos logrando. Con mucho esfuerzo, sí, pero lo vamos logrando”, concluyó.

Perros que ‘estudian’ y van a la escuela para ayudar a sus mejores amigos


Redacción Digital

 
Redacción Digital