0
Publicado el 5 Abril, 2018 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

¿Cuál es la causa del hígado graso en los niños? ¡La obesidad!

Consideran los especialistas que por motivo del aumento de la prevalencia de obesidad infantil, cada vez son más apreciables en las consultas pediátricas casos de menores con esteatosis hepática no alcohólica, la enfermedad hepática más común
¿Cuál es la causa del hígado graso en los niños? ¡La obesidad!

Datos de la OMS señalan que en el 2016 ya convivían en todo el planeta más de 41 millones de menores de cinco años con sobrepeso u obesidad.

Todo comienza con un dulce ahora, uno después y otro más tarde, y cada vez que el niño lo desee, sin tener en cuenta que el azúcar acumula en la sangre la enzima alanina aminotransferasa (ALT), cuyas concentraciones elevadas se emplean como marcador de daño hepático.

Pues ahora en The Journal of Pediatrics ha publicado en Washington un estudio que dice textualmente: “Los niños obesos presentan un riesgo mucho mayor de padecer esteatosis hepática no alcohólica (EHNA), el nombrado hígado graso”.

Para demostrarlo, el grupo de investigadores analizó en 635 infantes los niveles sanguíneos de la mencionada enzima, y resultó que, cumplida la edad de ocho años, un 23 por ciento de los menores tenían niveles elevados de ALT

Según la autora principal de la investigación, Jennifer Woo, dado el aumento de la prevalencia de obesidad infantil, cada vez vemos en las consultas pediátricas casos de menores con EHNA, la enfermedad hepática más común.

Algunos médicos comienzan a medir los niveles de la enzima alanina aminotransferasa en los pequeños en riesgo cuando cumplen los 10 años, expresó.

Sin embargo, los hallazgos alertan sobre la importancia de actuar a edades más tempranas para prevenir el exceso de ganancia de peso y la subsecuente inflamación del hígado, indicó.

Datos de Organización Mundial de la Salud señalan que en el 2016 ya convivían en todo el planeta más de 41 millones de menores de cinco años con sobrepeso u obesidad.

El equipo de Woo sugiere que la mejor forma que tienen tanto los adultos como los niños para combatir el hígado graso es perder peso mediante el ejercicio físico regular y el consumo de menos alimentos procesados.


Redacción Digital

 
Redacción Digital