0
Publicado el 6 Noviembre, 2018 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

¿Qué sabes de la isla que ‘transforma’ a sus pobladores en enanos?

La isla de Fores, en Indonesia ‘transforma’ a sus pobladores en enanos
Una empleada del Museo de la Ciencia de Londres sostiene un modelo de calavera descubierto en la isla de Flores / Foto: grandesmedios.com

Una empleada del Museo de la Ciencia de Londres sostiene un modelo de calavera descubierto en la isla de Flores / Foto: grandesmedios.com

Recientemente los científicos mostraron un interés especial en la isla de Flores, una de las tantas que forman Indonesia. Y es que en al menos en dos ocasiones se ha encontrado evidencia de dos especies humanas enanas que no tenían ningún parentesco entre sí y con una evolución diferenciada. Un artículo publicado en la revista Science explica que la causa de su baja estatura es la isla en sí misma.

En 2003 fueron encontrados, en la cueva de Liang Bua, los huesos de los primeros seres humanos que habitaron la isla de Flores, hace aproximadamente unos 100.000 a 60.000 años: el ‘Homo floresiensis’. Son llamados ‘Hobbits’ (como en la película) por su baja estatura, que era de apenas un metro.

‘Hobbits’, no pigmeos

Durante muchos años los investigadores habían emparentado a los ‘Hobbits’ con los pigmeos, la raza que constituye la población actual de la isla, caracterizados también por su baja estatura.

 Pero científicos de varios países, seis para ser específicos, dicen lo contrario. El grupo, liderado por Richard Green, de la Universidad de California; y Joshua Akey, de la Universidad de Princenton (ambas ubicadas en Estados Unidos); descubrieron que no hay fragmentos cromosómicos que logren vincular a los ‘Homo floresiensis’ con los pigmeos actuales, a pesar de que comparten un área en común.

Enanismo insular

Una de las hipótesis de la investigación es que el enanismo insular que experimentaron estas dos especies tiene que ver directamente con la isla. Básicamente en estas pequeñas masas de tierra flotantes los recursos alimenticios son limitados, por lo que sus habitantes tuvieron que adaptarse y reducir su tamaño y, por consiguiente, su ingesta de calorías.

Pero el enanismo insular no solo afectaba a seres humanos. Durante la época en que vivieron los ‘Hobbits’, la isla también estaba habitada por elefantes pequeños y ratas enormes.

El gigantismo y enanismo insular en animales no causa gran impacto en el mundo científico. Por lo general los animales grandes que viven en islas reducen sus tamaños, mientras que los pequeños lo aumentan. (En Grandes Medios)


Redacción Digital

 
Redacción Digital