0
Publicado el 20 Diciembre, 2018 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

¿Sabes por qué el cabello humano natural no es azul o verde?

Quien quiera que su cabello trascienda los imperativos de la evolución no tiene otra opcion que comprar pigmentos más divertidos en la farmacia
Mujer con pelo piontado de verde/ bbc.com

(Foto: bbc.com)

En el sitio bbc.com se puede encontrar una sintética respuesta a esa pregunta que interesa a muchos lectores.

El color del cabello humano está determinado por dos variedades de melanina, el pigmento que también dicta el color de la piel.

Las malas noticias para aquellos que quieren pelo azul natural es que las dos variedades sólo vienen en colores aburridos.

La más común es la eumelanina, que es marrón-negra; un poco más interesante es la feomelanina, que es rojiza-amarillenta y está presente en altas cantidades en el cabello de los pelirrojos y rubios.

Nadie está seguro de porqué terminamos con sólo esas dos variedades de pigmento. La mejor conjetura es que evolucionaron para mejorar nuestra habilidad de camuflarnos con lo que nos rodea, lo cual era vital para evadir depredadores en la sabana africana hace millones de años.

Así es que quien quiera que su cabello trascienda los imperativos de la evolución no tiene otra opcion que comprar pigmentos más divertidos en la farmacia.

Mujer con pelo multicolor/ 20minutos.es

(Foto: 20minutos.es)

Por su parte, en el blog 20minutos.es abunda en la misma argumentación:

El responsable de que nuestro cabello tenga un determinado color lo asigna un pigmento llamado melanina (el mismo que dictamina que nuestra piel sea más clara u oscura).

Existen dos variedades de melanina:

  • Eumelanina, que da las tonalidades oscuras y es la responsable de que tengamos el cabello castaño o moreno (marrón o negro)
  • Feomelanina, que nos proporciona  el rubio y el pelirrojo (amarillo y rojo).

La combinación en mayor o menor medida de cada uno de estos pigmentos en nuestro organismo es el que determina que nuestro pelo sea de un color u otro y su tono más claro o más oscuro. Ambas son producto de una célula llamada melanocito que reproduce melanina y es la que transfiere el pigmento al cabello.

Este también es el motivo por el que, de forma natural, no nos pueda crecer cabello de otros colores, como el  azul o el verde, ya que ninguna combinación de los pigmentos de la feomelanina y la eumelanina los dan.

Con la edad los melanocitos dejan de transferir pigmento de color al pelo y es lo que provoca que nuestro cabello empiece a volverse blanco. No hay una edad determinada para que esto empiece a ocurrir y, por norma general, el hecho de que tengamos más o menos canas y nos salgan antes o después viene determinado por herencia genética.

El hecho de que haya personas que nazcan con el pelo totalmente blanco  (conocidos como albinos) es debido a la ausencia congénita de la pigmentación (melanina) y esto les afecta al color de todo el cuerpo (cabello, piel, color de ojos).

Mujer con pelo pintado de azul/ maikelnai.naukas.com

(Foto: maikelnai.naukas.com)

Y por último, el sitio Straight Dope, a la misma pregunta de por qué no hemos desarrollado los humanos la capacidad de tener el pelo de color azul o verde, tal y como si sucede en insectos, aves e incluso babuinos, más próximos genéticamente a nosotros, aporta por consulta a un especialista una respuesta hipersencilla: desarrollar un rasgo similar mediante una mutación aleatoria no debe de inferir una ventaja evolutiva a su portador.

Pero seguidamente añade otras dos respuestas tan instructivas como divertidas, que también transcribimos:

(1) En los animales, los colores vivos son un medio de exhibición sexual. Para este fin los humanos contamos con bikinis con tanga y tatuajes para bíceps, o, más en serio, glándulas mamarias y un cabello (potencialmente) largo de cualquier color. Existe la creencia ampliamente extendida de que, en origen, el color del cabello sirvió para cumplir un propósito puramente práctico: protegernos del sol. Esto explica que los pueblos indígenas de los climas del norte tienden a ser rubios (es decir cuentan con menos melanina, el pigmento protector), mientras que los que viven más al sur tienden a ser morenos.

(2) La variación del color del pelo puede ser más complicada de lo que se piensa y al respecto un experto  de Cambridge, en Inglaterra, Mark Lomas, ofrece el siguiente dato ilustrativo: un número desproporcionado de los gatos encontrados atropellados por los coches en las carreteras británicas son de color blanco. ¿Por qué? Pues porque resulta que los gatos blancos suelen ser sordos y si se han salvado de la extinción es simplemente por los seres humanos que los crían. Lomas agrega que el cambio genético necesario para conseguir cabello humano de color azul o verde podría tener efectos secundarios desastrosos que impedirían que el rasgo se transmitiese a la siguiente generación.

Hay más variaciones acerca del tema, en serio y en broma, pero aquí están los elementos esenciales que dan respuesta al interés sobre el tema, aunque como siempre, queda abierto a tu opinión, que si lo deseas puedes compartirla también aquí mismo.


Redacción Digital

 
Redacción Digital