5
Publicado el 25 Enero, 2019 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

El triste desenlace

Localizado el cuerpo sin vida del niño Julen

Tras una jornada que se retrasó por la necesidad de hacer una cuarta microvoladura, los mineros llegaron al pozo donde localizaron el cuerpo del niño sin vida a las 01.25 horas de este sábado
Familiares de Julen/ Sputnik

La imagen de la tragedia/ Foto: Sputnik

 

El cuerpo del pequeño Julen ha sido hallado sin vida en el interior del pozo.

Esto significa el peor de los desenlaces posibles tras un dispositivo sin precedentes para salvar al niño.

Julen se extravió el pasado 13 de enero. Cayó en un agujero de una excavación ilegal con 107 metros de profundidad y 25 centímetros de diámetro, lo que hizo imposible el acceso de ningún adulto.

La operación de rescate era una carrera a contrarreloj, en la que los rescatistas se han enfrentado a numerosos contratiempos durante todos estos días. El principal desafío fue la dureza del terreno. Los mineros españoles realizaron la excavación manual que se conectaba con el túnel. Tuvieron que realizar hasta cuatro microvoladuras, para abrirse paso a través de la roca.

Las máquinas transformaron por completo la loma en la que está situado el pozo, moviendo más de 40.000 toneladas de piedra y roca.

No había rastro del niño, más allá de unos cabellos y una bolsa de gusanitos, desde que su padre lo viera caer por la cavidad, mientras jugaba después de una comida familiar

Mioneros hallan a Julen sin vida/ El Confidencial

Los mineros. (El Confidencial)

El equipo de rescate ha encontrado a la 01.25 horas de este sábado el cuerpo sin vida de Julen, el niño que cayó a un pozo en Totalán (Málaga) hace ya 13 días. La confirmación de su fallecimiento llegó después de una jornada en la que fue necesaria efectuar una cuarta microvoladura debido a la presencia de roca de extrema dureza, lo que retrasó el trabajo de los mineros. Una vez que el equipo ha localizado el cadáver del menor, se ha activado la Comisión Judicial, según han informado fuentes del operativo de rescate.

Los especialista que han trabajado en la zona llevaban más de 30 horas excavando el túnel horizontal para llegar a la zona donde estaba el menor. Cuando los mineros se encontraban ya a menos de un metro del área en el que empieza el pozo en la que estaba el pequeño de dos años, fue necesario que los Tedax hiciesen una cuarta microvoladura controlada que fue, según ha comunicado la propia Guardia Civil, “extremadamente precisa”, por haberse producido muy cerca de la ubicación del menor.

La explosión fue necesaria después de que los mineros se encontrasen con otra zona de extrema dureza, una circunstancia que retrasó la operación, según indicaron fuentes del equipo. “Cuando el grupo de rescate encuentre a Julen, los rescatadores últimos serán de la Guardia Civil”, adelantó el portavoz del cuerpo para esclarecer cómo serían los siguientes pasos.

La zona donde está el pozo en el que se encontraba el menor. (Foto: El Confidencial)

La zona donde está el pozo en el que se encontraba el menor. (Foto: El Confidencial)

Antes del retraso en la excavación, la Guardia Civil aseguraba que todo iba “como tiene que ir” mientras los mineros trabajaban en la recta final del túnel, donde “la roca es favorable”, hasta el punto de conseguir acercarse a menos de 45 centímetros del pozo. Los avances llegaron después de que durante la primera parte del día la montaña marcase el ritmo de trabajo de los operarios. El equipo se encontró “material extremadamente duro” y se vio obligado a realizar una tercera ‘microvoladura’ para concluir la galería horizontal que une el túnel paralelo con la zona donde estaría el pequeño. Después de esta última operación, la excavación de la galería horizontal avanzó hasta los dos metros y medio de los casi cuatro previstos.

“Con la rapidez que se ha tenido que funcionar se está haciendo maravillosamente bien. Han sido labores muy bien planificadas sin conocer el terreno, sobre la marcha”, afirma María Ramírez Cueca, ingeniero técnico de la empresa malagueña Minera Mara con más de 35 años de experiencia. “Ahora todo el mundo está declarando sus pozos y quiere poner las cosas en orden. Para legalizar los pozos hace falta una doble autorización: de la confederación hidrográfica, que es lenta, y suele tardar un año, y del departamento de Minas de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, que no se suele demorar más de un mes”, subraya.

“El terreno es muy complicado y avanzamos lentamente, pero los ánimos no decaen”, había explicado el presidente del Consorcio Provincial de Bomberos, Francisco Delgado Bonilla.

Con el rescate llegando a su fin, algunos ciudadanos se habían trasladado hasta la zona para mostrar su apoyo a Totalán, tal y como lo hicieron la noche del jueves en la vigilia. La familia García Heredia es un ejemplo.Trasladados desde Málaga, estos vecinos acudieron el jueves a la convocatoria de oración por el pequeño, y en la tarde de este viernes han mostrado su intención de permanecer en Totalán hasta que el equipo de rescate saque al pequeño del pozo. “De aquí no nos vamos a ir hasta que salga”, insistió el padre de la familia. Además, según informó la agencia Efe, hasta treinta personas estarían acompañando a los padres de Julen en la casa de Totalán en la que se hospedan estos días.

El equipo de trabajo

 El equipo que trabaja en el rescate de Julen está formado por ocho mineros asturianos que han accedido al túnel de dos en dos para trabajar durante 40 minutos y después relevarse, diez miembros de la Guardia Civil (ocho especialistas de montaña y dos en actividades subacuáticas), y ocho bomberos del consorcio malagueño. El dispositivo cuenta también con un helicóptero capacitado para realizar vuelos nocturnos y se ha habilitado una zona en la que podría tomar tierra otro helicoptero medicalizado si fuese necesario, tal y como informó el portavoz de la Guardia Civil, Jorge Martín.

Para el descenso, se ha utilizado una jaula creada para esta operación y los mineros van ataviados con un hacha, una pala y un martillo neumático para el refuerzo del túnel con postes de madera.

Al respecto de los bulos, y debido a la magnitud que ha adquirido el rescate, el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) ha anunciado el análisis del tratamiento mediático que se está haciendo del mismo por parte de las pricipales televisiones públicas y privadas tanto de ámbito local como autonómico o nacional, ante la posibilidad de que se hayan vulnerado derechos fundamentales de los familiares del menor, así como ha reiterado la necesidad de que se “mantenga un respeto absoluto” por la familia de Julen.

La tragedia ha superado las fronteras españolas gracias a la atención mediática que ha recibido desde Reino Unido, Francia, Portugal, Alemania o Países Bajos, entre otros países. Así por ejemplo, una periodista de la televisión germana ‘RTL’ relata a Efe que llegó al lugar un día después de producirse el suceso y que los espectadores de su programa siguen muy de cerca los acontecimientos. Igualmente lo hacen quienes sintonizan el canal luso ‘TVI’, que aún tienen en la retina el peligroso hundimiento de una carretera en la zona del Alentejo hace un par de meses.

El corredor vertical se inició “según lo previsto” pasadas las 15:00 horas del sábado y, aunque en un primer momento, una veta de cuarzo dificultó los avances, a primera hora del domingo ya se habían conseguido excavar 33 metros. No sólo la orografía del terreno amenazaba el milagro; también la lluvia, que fue suave durante la madrugada pero que se volvió más intensa a medida que avanzaba la mañana.

Un geolocalizador permitió determinar que el orificio donde cayó Julen tiene una desviación entre la boca y el fondo, lo que sirvió para afinar los cálculos respecto de las actuaciones a acometer. En la zona trabajan 12 máquinas retroexcavadoras, entre las que están las de mayor potencia del mercado, según ha explicado el ingeniero de caminos y canales responsable de la operación, Ángel García.

José Roselló y Victoria García, que según las palabras de Moreno después de su visita “están con un sufrimiento desgarrador”, abandonaron el monte, depués de haber permanecido allí durante los primeros días del rescate, por recomendación técnica dado el peligro que provocan los voluminosos movimientos de tierra acometidos con urgencia y se trasladaron, junto a algunos familiares, a la casa de Ángela Alcaide, una vecina de Totalán que ofreció desinteresadamente su vivienda. Otros habitantes del mismo municipio, así como de la cercana localidad de Olías, no paran de llevarles comida como gesto de solidaridad y las muestras de respeto no son menores en El Palo, cuyo Ayuntamiento decidió suspender la romería de San Antón. El equipo de psicólogos les acompaña durante estos días intenta ayudarles a canalizar las emociones que van surgiendo “de la manera más adecuada”, según ha explicado la vicedecana del Colegio de Psicólogos de Andalucía Oriental, Francisca Ruiz.

Las lluvias de los pasados días no afectaron a las perforaciones, aunque sí al movimiento de maquinaria pesada. Así lo explicó Agustín Pierén, profesor de Sondeos de la Facultad de Geología de la Universidad Complutense de Madrid, quien matizó que el terreno donde se trabaja “está compuesto de filitas, un tipo de pizarra que se altera mucho en superficie y, junto con la lluvia, puede causar desprendimientos y deslizamientos”. “El material es muy débil, incluso el que está a pocos metros de profundidad”, subrayó matizando que las precipitaciones “no deberían afectar a la perforación en sí después de que el pozo haya sido intubado para evitar aportar más tierra al agujero”.

Ante las adversidades del terreno una tuneladora más potente se desplazó hasta el lugar para abrir el conducto, según informaba ‘Diario Sur’. De unas 75 toneladas de peso, la máquina abandonó una obra de Ferrovial en la carretera M-40 de Madrid con el fin de no demorarse. La subida hasta el cerro no fue fácil habida cuenta de la envergadura de la maquinaria que, finalmente, pudo llegar a un ritmo muy lento. “La subiremos aunque sea a hombros”, se llegó a escuchar entre los miembros del operativo de rescate.

En aquel momento, ya estaba entubado el agujero donde se encuentra el pequeño con una funda metálica tras resolver un atasco en la manguera de succión. De esta forma, el dispositivo de localización pretende garantizar la estabilidad de la sima y evitar derrumbes que puedan sepultar a Julen para que el equipo de expertos asturianos —que ya actuaron en el milagroso rescate de los mineros en Chile— pueda efectuar conexiones entre los túneles. Aunque los trabajos avanzaron en gran medida y se consiguió rebajar en 15 metros el nivel del cerro, las dificultades impidieron cumplir con el plazo inicial de 48 horas previsto por las autoridades.

En este sentido, el representante del Colegio de Minas en Málaga, Juan López Escobar, subrayó que el proyecto “es de días, no de horas”, ya que “en condiciones normales se haría un estudio previo con catas y sondeos y las labores durarían más de un mes. Ante una situación así, la urgencia del rescate marca otros plazos”. Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, transmitió el jueves que todas las administraciones trabajan “al cien por cien y al máximo” para que el rescate se salde lo antes posible. Tanto el Gobierno como la Diputación, a través del Consorcio de Bomberos, y la Junta de Andalucía están “trabajando conjuntamente y de la mano” en culminar “una tarea compleja desde el punto de vista técnico”.

La seguridad prima sobre la velocidad, pero José Roselló y Victoria García cumplen 12 días de angustia a la espera de un milagro. Al principio, dormían en una especie de colchoneta habilitada en una tienda de campaña de Protección Civil desde donde recibían cientos de mensajes de apoyo y mucha información oficial. “Tengo mucha tensión. Estamos fatal. Voy a intentar hablar con vosotros si tengo fuerzas. Gracias por estar pendientes”, explicó el padre en conversación telefónica con El Confidencial.

Cuando volvió al lugar, recibió emocionado a un centenar de vecinos de Totalán que, fruto de una iniciativa surgida en redes sociales, emprendió una marcha desde el núcleo urbano hasta las inmediaciones de la finca donde ocurrió la tragedia para mostrar su apoyo a la familia. “Que te rescaten bien”, deseaba Cristina Calderón, la joven de 24 años encargada de leer un manifiesto para expresar públicamente que “todos los vecinos” están en el mismo pozo donde se busca a Julen.

Horas antes, las pruebas de ADN confirmaron el hallazgo de pelos pertenecientes a Julen que se extrajeron del agujero durante las primeras horas del rescate, cuando se ejecutó el primer sondeo para conocer con exactitud la profundidad. “Para algunos será noticia, para mí no”, espetó José, subrayando que “no le cabe ninguna duda” de que su hijo está allí. “Por eso se ha seguido con la extracción suave para intentar dar con el niño. Es posible que esté cerca”, explica el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Gómez de Celis.

Al mismo tiempo, trascendían detalles sobre las irregularidades del pozo, que carecía de permisos por parte de la Junta de Andalucía y no estaba correctamente sellado de acuerdo a la Ley de Aguas, que marca la obligación de enterrar los agujeros con hormigón o detritus. El encargado de la prospección, que declaró haber cubierto la boca del agujero con una piedra, podría haber cometido una infracción grave castigada con sanciones de entre 6.000 y 300.000 euros. La familia estaría dispuesta a denunciar.

En España hay más de un millón de pozos y captaciones para el aprovechamiento del agua similares, aunque la cifra podría ser superior, a juicio de las organizaciones ecologistas. La estimación oficial parte del ‘Libro blanco del agua’ publicado en el año 2000 por el Ministerio de Fomento, que no recoge las perforaciones realizadas “de manera ilegal”. No en vano, el Ministerio de Agricultura reconocía en 2006 la existencia de unas 510.000 actuaciones sin permiso en el territorio nacional, suficientes para el bombeo de “3.600 hectómetros cúbicos anuales y para abastecer a 40 millones de personas”. En 2017, la Administración elevaba el dato hasta los seis ceros, lo cual equivaldría a 7.000 hectómetros cúbicos al año, según explica Greenpeace a través de su página web.

(En El Confidencial   26/01/2019 02:24 – ACTUALIZADO: 26/01/2019 03:01 hora local)


Redacción Digital

 
Redacción Digital