0
Publicado el 18 Febrero, 2019 por ACN en ¿Sabías?
 
 

¿Lo sabes todo de la lengua?

El órgano más flexible del cuerpo, ayuda a masticar, a hablar y a identificar sabores gracias a sus 17 músculos y tres mil papilas gustativas.

Foto: nuevamujer.com

Maritza Padilla Valdés

Muchas personas suelen velar por el fortalecimiento de sus músculos dado el prominente rol que desempeñan en el organismo humano, sin embargo son pocos quienes aprecian que la lengua también es uno de ellos, con marcada influencia en la salud.

El órgano más flexible del cuerpo, ayuda a masticar, a hablar y a identificar sabores gracias a sus 17 músculos y tres mil papilas gustativas.

Pero además, sitios especializados reconocen su sensibilidad y detalles curiosos, entre los cuales descuella el hecho de ser el componente del cuerpo humano que más rápidamente se cura.

Una vecina quien colocó un arete en su lengua, decidió retirarlo y comprobó con asombro que el orificio dejado desapareció en cuestión de días y su alegría fue tal que mostró a los más cercanos, lo que consideraba un milagro.

Páginas digitales coinciden en afirmar que ese órgano resulta el único músculo del cuerpo que no está apoyado por el esqueleto, lo cual se conoce como Hydrostato Muscular.

Otra de sus llamativas cualidades, es que tal como las huellas digitales, la impresión de la lengua de cada persona es diferente, única, y a lo largo de un día se expande, contrae, aplana y se mueve en cualquier rumbo dentro de la cavidad bucal miles de veces.

Las propias fuentes indican que el importante órgano humano mide alrededor de 10 centímetros de longitud, pero los hombres tienen la lengua más larga que las mujeres, y reflexionando en términos jocosos, el dato aclara la mala fama atribuida a las féminas de lengüilargas.

Expertos recomiendan cepillar, limpiar bien y dedicarle cuidados especiales, toda vez que podría evitar enfermedades, entre las cuales se cuentan ataques al corazón, neumonía, nacimientos prematuros, diabetes, osteoporosis y hasta infertilidad en los hombres.

Y es que alrededor de ella habitan unos 600 tipos de bacterias, la saliva contiene hasta un millón de ellas, mientras cerca de la mitad de esos microbios viven en su superficie.

Por todo lo expuesto, es justo reconocer en toda su magnitud la importancia de este especial músculo, el más fuerte de nuestro cuerpo, y sus muchos aportes a los humanos, como su capacidad para determinar el gusto, su ayuda para poder hablar, escupir, tragar y hasta para expresar lo más puro de nuestros sentimientos a través de un gran beso. (ACN)


ACN

 
ACN