Revista cubana de actualidad general fundada en 1908

La Habana 20 de Noviembre de 2019

 
 
Random Article

 
Lo último
 

 
1
Publicado el 27 Mayo, 2019 por EFE en ¿Sabías?
 
 

Tema polémico

¿Por qué algunas parejas acuden a la experiencia swinger?

Para algunos un tema tabú, sin embargo ahora algunos especialistas la recomiendan para evitar la monotonía de pareja. Más de 10 mil personas en Argentina se unieron a este fenómeno social y una de las fantasías sexuales más comunes. ¿Qué hay que tener en cuenta antes de iniciarse?
La actividad swinger es una práctica compartida que tiene como objetivo la simbiosis del placer/ Foto: Infobae

La actividad swinger es una práctica compartida que tiene como objetivo la simbiosis del placer/ Foto: Infobae

Es una práctica que suelen llevar a cabo matrimonios que son “más compañeros de piso” que otra cosa y que se aventuran a este tipo de relaciones porque en el fondo tienen miedo a una relación afectiva profunda, según el psicólogo y sexólogo Esteban Cañamares, quien en entrevista a EFEsalud nos ofrece las claves del perfil de estas personas, conocidas por el nombre de “swingers”, una expresión que puede traducirse por los que se columpian, es decir que están abiertos a todo.

Según Cañamares, es “habitual” que las personas que buscan este tipo de relaciones necesitan tener un pie dentro y otro fuera de la relación, no se atreven a mantener un compromiso afectivo profundo, y “se suele dar en personas que han sido maltratadas por sus padres”.

Y esto es así porque “la persona que me quería, me cuidaba era también un peligro y así que ahora que me relaciono con alguien que me da cariño, ternura, tengo un pie fuera por si tengo que salir corriendo, es decir no pongo todos los huevos en la misma cesta”.

“No puedo creer ni confiar al cien por cien en esa persona, no sea que después me traicione, me agreda , me ataque… invierto la mayor parte del tiempo en ti, pero tengo a alguien de reserva”.

Más abiertos de mente

El psicólogo Enrique García Huete considera que se trata de personas más abiertas de mente que la mayoría, buscadores de novedades y sensaciones.

Hay una teoría en la que se categorizan seis grandes estilos de amar: lúdico, erótico, pragmático, amistoso, altruista y obsesivo.

El estilo de amor lúdico es el de variación y cambio, son los llamados picaflores. Pero un lúdico puede dejar de ser picaflor si tiene los estímulos y novedades que su cuerpo necesita .

Cuando se encuentran dos lúdicos, y sus valores no conservadores son similares, es entonces cuando puede plantearse un intercambio de parejas porque necesitan salir de la rutina. Pero en principio no hay una patología de base.

Sí se han dado casos de alguna persona que accede al intercambio porque su pareja se lo pide, y en ese acceder si puede haber un trastorno por dependencia.

Con acuerdo no hay problema

Cuando en la pareja, tanto el uno como el otro están de acuerdo, “en principio no hay ningún problema, y suele funcionar durante muchos años”, pero funciona siempre que haya algo que no rompa ese equilibrio, o que a uno de lo dos no le suceda algo, como por ejemplo una dolencia, y no quiera seguir con la historia porque lo que busca es una relación afectiva, busca seguridad, no más intercambio, coinciden ambos psicólogos.

Pero es un tipo de relación que puede ser estable si es de común acuerdo. Y es un “tópico que los hombres son casi siempre quienes arrastran a las mujeres a este tipo de relaciones, ellas son tan adictas y partidarias a este tipo de relaciones como ellos”.

Según Cañamares , los daños psicológicos “son enormes” cuando una de las personas no está de acuerdo con el juego y está sufriendo porque se siente forzada, porque no se atreve a romper.., o antes de entrar en ese juego la pareja se rompe. Solamente puede funcionar con cierto éxito si las dos personas tienen esa misma necesidad de que aparezcan terceras personas”.

Si se trata de un tema impuesto por parte de uno de los miembros de la pareja, estas relaciones producirán celos y la pareja terminará rompiéndose.

Mente y genitales

“Tiene que haber un acuerdo, mas mente y genitales y el corazón fuera”, porque las relaciones con terceras personas no suelen ser relaciones afectivas sino puramente sexuales.

Observa Cañamares, que no obstante sexo y afecto siempre están mezclados, porque cuando una persona te desea , te toca, te acaricia, por un segundo se tiene la fantasía de que te quiere aunque sepas que no es así…

En realidad, los swingers buscan ese amor maravilloso que nunca tuvieron y como no lo encuentran pues al día siguiente vuelven a repetir la operación.

Pero no hay muchas consultas al psicólogo en relación a esta temática, primero, insiste Cañamares, porque es residual; y segundo, porque normalmente lo aceptan los dos miembros de la pareja y los casos que conocemos es porque uno de ellos acude a nosotros pero por otras razones, por ejemplo por una depresión, y lo sabemos porque nos cuentan su vida en conjunto,

No obstante, señala el psicólogo, con la mochila cultural que tenemos lo normal es no aceptar la propuesta de tu pareja para esos intercambios, y por eso se pueden contar con los dedos de las manos quienes practican el intercambio consentido de parejas.

La infidelidad

Para Cañamares la relación con terceras parejas “no es un remedio contra la infidelidad”, porque ademas si se está con otra mujer y no es algo genital sino afectivo, entonces eso si es infidelidad y produce celos, el intercambio de parejas no es afectivo.

En la infidelidad, en cambio, si es frecuente que haya una tercera persona, que otro miembro de la pareja desconoce.

“Y lo primero que hay que decir es que infidelidad las hay de muchas clases no solo de tipo genital..Si tu estás en el hospital enferma y no voy a verte es una infidelidad, si dedico mi tiempo y mi esfuerzo a mi familia pero no a mi pareja, eso es una infidelidad también….

Sobre este asunto , Enrique García Huete también considera que no es un remedio contra la infidelidad y recuerda que lo lúdico está en la base de lo que ha sido la supervivencia de los mamíferos superiores y que normalmente una relación no suele durar más de tres años, entre el cortejo , la fecundación, el embarazo y el cuidado de la cría.

Pero una vez pasada esa época muy basada en los biológico-hormonal, la relación pueda acabarse si aparece un macho más “poderoso” o una hembra mejor. (EFE/ El Espectador)

Swingers: reglas y códigos de una práctica sexual polémica

Swingers: reglas y códigos de una práctica sexual polémica - I Para algunos un tema tabú, ahora los especialistas la recomiendan para evitar la monotonía de pareja. Más de 10 mil personas en Argentina se unieron a este fenómeno social... / Foto: infobae.com

Swingers: reglas y códigos de una práctica sexual polémica – I
Para algunos un tema tabú, ahora los especialistas la recomiendan para evitar la monotonía de pareja. Más de 10 mil personas en Argentina se unieron a este fenómeno social… / Foto: infobae.com

Para algunos un tema tabú, sin embargo ahora algunos especialistas la recomiendan para evitar la monotonía de pareja. Más de 10 mil personas en Argentina se unieron a este fenómeno social y una de las fantasías sexuales más comunes. ¿Qué hay que tener en cuenta antes de iniciarse?

Una de las fantasías más frecuentes es imaginar que la propia pareja está teniendo sexo con otro, lo que se conoce como experiencias swinger, según explicó a Infobae, Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo (MN 74.794). “Animarse a ponerla en palabras durante el encuentro sexual es fuente segura de mucha excitación, siempre y cuando exista acuerdo entre las partes para nutrirse de esos estímulos”, agregó.

Sin embargo, para Ghedin, del dicho al hecho hay un trecho y “llegar a convertir el clásico dueto vincular en un trío, una orgía, o un intercambio equitativo con otras parejas requiere de charlas previas, compromiso mutuo y la seguridad de que la opción de compartir la cama con otro, u otros, puede ser una audaz manera de enriquecer el vínculo o de evitar la infidelidad”.

Se diferencia de las otras prácticas ya que es algo compartido de pareja. donde se logra una simbiosis de placer

Una práctica instalada en Argentina desde hace más de 25 años, que no distingue edad. Se calcula que hay 10 mil parejas que participan. En la actualidad, este fenómeno no sólo se manifiesta entre matrimonios sino también en parejas recientemente conformadas que no superan los 35 años. “Antes de la aparición y difusión de los movimientos swingers, decidir la inclusión de otros en la cama era una alternativa que sólo unos pocos transgresores o buscadores de placer se animaban a probar”, detalló el especialista.

La pauta de no comprometerse emocionalmente es una de las obligaciones que se debía cumplimentar para aventurarse a lo nuevo. “Estos movimientos dieron a luz, permisividad, marco ideológico (romper con el estereotipo de la fidelidad como norma ya que para el pensamiento swinger ésta favorece las conductas de engaño) y además postula la monogamia emocional o amorosa, pero no la sexual”, resaltó Ghedin.

Ahora bien, el especialista plantea uno de los temores que surgen ante esta práctica: “¿Podemos afirmar que la presencia de la propia pareja teniendo sexo ante nuestros ojos incrementa la excitación sexual? ¿Y el amor hacia el otro?”, resaltó Ghedin.

De esta manera, explicó que la excitación se basa en el doble papel de ser protagonista y espectador de la escena sexual.”La mirada de voyeur cumple la función que antes tenía la fantasía”, puntualizó el experto.

La pauta de no comprometerse emocionalmente es una de las obligaciones que se debía cumplimentar para aventurarse a lo nuevo (IStock)

La pauta de no comprometerse emocionalmente es una de las obligaciones que se debía cumplimentar para aventurarse a lo nuevo 
También hay aspectos más profundos desde el punto de vista subjetivo que arraigan en construcción misma del vínculo de pareja: porque te poseo te comparto.

Reglas

Las pautas del acuerdo de intercambio son estrictas y claras: no compromiso afectivo con las personas invitadas a participar, el uso obligatorio del condón; “el no es no” cuando la persona o la pareja rechaza el ofrecimiento.

“Las personas que acuerdan este tipo de propuesta tienen una buena capacidad para disociar la imagen del otro, al que se ama, acompaña la vida cotidiana y proyectos comunes, para focalizar la atención (y el goce) en ese aspecto del otro que lo recorta casi exclusivamente como sujeto sexual”, agregó Ghedin.

Incluir a terceros en la cama, compartir o aceptar tener “parejas abiertas” son diferentes formas de concretar deseos y fantasías

En algunos casos subyace la idea de evitar el dolor del engaño que produce la infidelidad, en otros es una “prueba” o “desafío” para probar el amor vincular, y en otros casos, será por simple deseos o ganas de pasar por prácticas sexuales nuevas.

Los problemas surgen cuando no se cumplen las reglas preestablecidas y/o cuando se necesita imperiosamente repetir los encuentros, ya que sin ellos, el placer que podría brindar la relación de dos no es suficiente. Las personas o las parejas que eligen estas prácticas deben saber entrar y salir de ellas sin más repercusión que la obtención de un plus de goce sexual. Para nada deberían generar culpas, autoreproches o conflictos vinculares, de ahí que se cada uno debe estar seguro de las posibles repercusiones emocionales.

 

               

Consejos del especialista

-Pensar bien en los pro y los contra personales y vinculares.

-Acordar con la pareja este tipo de prácticas.

-No al compromiso emocional.

-Evitar situaciones de riesgo como “levantes” callejeros o personas desconocidas.

-Existen clubes o lugares de encuentro de personas que gustan compartir los juegos sexuales.

-Uso obligatorio del preservativo

-Tratar de que sea una práctica más y no la única forma de obtener altos niveles de placer sexual.

(Infobae)

————————

Sin duda un tema polémico acerca del cual tal vez tengas tus propias experiencias o criterios, si deseas compartirlos puedes hacerlo aquí mismo y seguramente serán también agradecidos por la audiencia habitual de este espacio.


EFE

 
EFE


1 comentario


  1.  
    Fede

    Hola a todos, mi experiencia es la siguiente. Un dia hablando de sexo y de parejas anteriores con mi mujer, me cuenta que cuando salia con su novio ella a la vez tenia un amante. Mantenia relaciones con los 2, como es de suponer solo el amante sabia de esto.Su confecion me exito mucho y quede pensando en eso. Me imaginaba la situacion de la cuál tuvo que salir ella cuando la fue a buscar su novio a la casa de su mamá. Habia llegado recien a su casa y habia tenido relaciones con su amante. Llega el novio y le dice que salgan, que la deseaba , ella le dice que no que estaba cansada, a lo que el insiste y la convence. Salen tienen relaciones y ella me dice ami” te imaginas…. tenia dentro mio semen de 2 hombres. No se si es que yo estaba predestinado a pedirle que seamos swingers. O eso que me relata despierta algo dentro mio que hace que le pida verla con otro hombre. Ya hicimos varios encuentros con hombres y es muy exitante verla.
    Al dia de hoy no se si esta mal o bien lo que hacemos.
    Gracias por leer y por el articulo que publicaron.






Reglas de uso: No ofender, difamar, discriminar ni usar frases vulgares o palabras obscenas. Mostrar respeto a los criterios de los demás en sus comentarios. Ser breve en sus opiniones. Bohemia se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.