0
Publicado el 12 Octubre, 2019 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Enfermedades mentales en artistas talentosos

Edvard Munch

Es uno de los principales artistas del movimiento expresionista y el autor de la famosa pintura El grito.

Los antecedentes familiares de Munch, nacido en Noruega, lo predisponían a posibles problemas de salud mental; su padre sufría de depresión y una de sus hermanas fue diagnosticada con esquizofrenia.

Munch era alcohólico e ingresó a una clínica de salud mental en Dinamarca después de sufrir un colapso mental a causa de sus antecedentes y alcoholismo.

Se le diagnosticó neurastenia, una condición clínica asociada con la histeria y la hipocondría. Su obra se caracteriza por figuras cuyo sentido de desesperación y angustia son evidentes. Los trazos y colores que Munch usa en sus composiciones a menudo demuestran su propio estado mental.

«No puedo deshacerme de mis enfermedades, porque hay mucho en mi arte que existe sólo por ellas». Edvard Munch.

Yannoulis Chalepas

Fue un escultor griego cuya enfermedad mental no tuvo un efecto directo en su estilo. Sin embargo, pasó varias décadas sin producir nada o destruyó sus obras tan pronto como las creó.

Chalepas comenzó su carrera artística tranquilamente, pero en 1878 comenzó a mostrar los primeros síntomas de enfermedad mental. Diez años después, a la edad de 36 años, le diagnosticaron demencia.

La madre de Chalepas creía que el arte era responsable del estado mental de su hijo, por lo que trató de mantenerlo alejado de la escultura.

Después de la muerte de su madre en 1916, Chalepas retomó la escultura. Los investigadores coinciden en que en este período comenzó a crear esculturas con más libertad sin apegarse a los ideales neoclásicos.

Louis Wain

Louis Wain fue diagnosticado con esquizofrenia tras la muerte de su esposa. Era un artista británico muy querido en su comunidad debido a sus simpáticas ilustraciones de gatos qué precisamente hacía para reanimar a su esposa enferma.

Cuando ella murió, Louis se sintió desconsolado y comenzó a cambiar el estilo de sus dibujos y pinturas, así como su carácter, hasta convertirse en un ser agresivo y desconfiado que escribía notas sin sentido; y vagaba solo todos los días.

En 1914 el artista comenzó a trabajar con cerámica, diseñó una serie completa de gatos tridimensionales que causaron furor en Estados Unidos.

Mientras que los dibujos de gatos de Wain avanzaron al mismo ritmo que su enfermedad y se convirtieron en verdaderas obras cubistas en las que resaltaba la mirada agresiva de los felinos, en una composición de colores y formas que parecían miradas por un caleidoscopio. La abstracción de sus dibujos comenzó a avanzar con su enfermedad hasta que los gatos resultaron ilegibles.

Francisco de Goya

A los 46 años, Goya fue confinado a la cama, perdió la audición y estaba muy enfermo, los médicos no pudieron dar con un diagnóstico certero ya que su sordera podía tener varias justificaciones, como sífilis o envenenamiento por plomo. Sin embargo, el artista también presentó trastornos mentales que afectaron su trabajo.

Las especulaciones sugieren que Goya padecía el Síndrome de Susac, una enfermedad que además de causar pérdida auditiva y visión, también causa problemas cerebrales y de equilibrio.

Los ataques de alucinaciones y delirios también fueron frecuentes durante el período más crítico de la enfermedad del pintor. Retrató en sus obras la gravedad de la melancolía humana, con pinturas que representan el sufrimiento humano.

fuente: Cultura Colectiva Newsletter


Redacción Digital

 
Redacción Digital