0
Publicado el 12 Noviembre, 2019 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Beso cinematográfico

El secreto de los más famosos en el cine

Tres segundos exactos. Los besos de las películas antiguas no podían exceder ese tiempo si querían burlar a los censores. Y la verdad es que a los implicados tampoco les gustaba mucho derrochar romanticismo.

foto: casademigajas.blogspot.com

La maquilladora Natalia Belda, junto a la firma Guerlain, nos revelan los trucos para conseguir y mantener los labios perfectos antes, durante y después de un gran beso cinematográfico.

Para ello, hemos recreado las escenas más sensuales del cine, desde ‘Ghost’ a ‘Casablanca’, con tan solo una barra de labios, la clásica Rouge G de Guerlain. ¿El resultado?

Tres segundos exactos. Los besos de las películas antiguas no podían exceder ese tiempo si querían burlar a los censores. Y la verdad es que a los implicados tampoco les gustaba mucho derrochar romanticismo. “Los actores detestaban hacerlo. Se sentían terriblemente incómodos y sufrían por la manera en que debían cogerse uno al otro. Entonces les dije: “me importa poco cómo os encontréis, lo que importa es el efecto que se obtendrá en la pantalla”, le confesaría Hitchcock a Truffaut, en esa larga entrevista que mantuvieron los dos cineastas, en la que el francés lo bautizaría como rey del suspense y especialista del amor físico.

Tres segundos le bastaron a Ingrid Bergman en Casablanca para que su beso pasara a la historia. Y eso que dicen que la actriz rodó la película desorientada porque nadie le confirmaba de quién debía estar enamorada, si de su ficticio marido o del líder de la resistencia, pero derrochaba tanta química con Humphrey Bogart que incluso su esposa en ese momento, Mayo Methot, se mosqueó al ver la película.

El beso precedería a la confesión, sería el broche final, después de que la protagonista sueca, con unos labios perfilados hasta la perfección, le confesara cuánto lo quería. Porque un beso de cine siempre ha estado acompañado por un maquillaje a la altura.

En el cine en blanco y negro, como explica la make up artist Natalia Belda en esta pequeña producción junto a Guerlain, a las actrices les maquillaban los labios oscuros para que su boca ganara expresividad.

“Esta temporada los labios perfilados vuelven con fuerza y en este caso, es muy importante definir muy, muy bien el contorno”, apunta la experta. Porque ese gesto tan funcional serviría después para caracterizar a un personaje, que tarde o temprano acabaría enredándose en algún momento apasionado. Como la vida misma. De la mano de la firma francesa, Belda nos revela los trucos entre bastidores para que los labios se mantengan intactos y sensuales antes, durante y después de un gran beso cinematográfico.

La elección de la make up artist por Rouge G de Guerlain tampoco es casual. La barra, ya un clásico de la firma francesa, está enriquecida con ácido hialurónico y semilla de niguella, lo que significa, en otras palabras, que rellena y suaviza los labios, manteniéndolos hidratados y jugosos.

Concebida como una joya por el perfumista Lorenz Bäumer, esta temporada está disponible en doce nuevos tonos mate y ocho carcasas efecto piel, capaces de adaptarse a cada trama o vestuario cinematográfico. Además, incorpora dos espejos para maquillarse (o retocarse) los labios cuando la ocasión lo merezca. Porque si algo hemos aprendido del cine, cuando una protagonista se maquilla la boca es que de verdad empieza la acción.

foto: El País

Para la realización del maquillaje, se han usado los siguientes tonos de labiales:

Ghost: 05 de Rouge G de Guerlain. Carcasa Power Chic
Amelie: 25 de Rouge G de Guerlain. Carcasa Wild Jungle
Casablanca: 78 de Rouge G de Guerlain. Carcasa Hype Purple

Al contrario de la creencia de Alfred Hitchcock, ninguno de los protagonistas se sintió incómodo durante el rodaje. Sobre la pasión, que juzgue el espectador.

(a partir de un artículo de EL País)


Redacción Digital

 
Redacción Digital