0
Publicado el 24 Junio, 2020 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

En España

Los bebés robados ¿Qué sabes de esa penosa historia?

Bebés robados en España

Foto: rtve.es

Se trata de una penosa página de la historia reciente de España. El hecho más reciente e importante es que  el pleno del Congreso de los Diputados  ha dado este martes 23 de junio el primer paso para aprobar una ley que reconozca e investigue el robo de bebés en el franquismo y los primeros años de la democracia, entre duros reproches de la mayoría de la Cámara a la agrupación derechista Vox por negar la existencia de una trama de bebés robados que tilda de “invento”.

Con 296 a favor, 54 en contra y ninguna abstención, la Cámara Baja ha aprobado la toma en consideración de la proposición de ley de bebés robados, impulsada por la sociedad civil que ya consiguió que el Congreso admitiera a trámite esta propuesta en 2018, pero que decayó por la convocatoria de elecciones. (EFE)

Con esta Ley se dotaría de un marco estatal a las disposiciones legislativas que se establezcan en todas las Comunidades Autónomas, haciendo posible su cumplimiento y dando amparo de forma global a todas las víctimas de este crimen. El marco temporal comienza el 17 de julio de 1936 y no tiene cierre, por tanto, acoge tanto los casos ocurridos durante la dictadura franquista  como en los años siguientes.

La Proposición de Ley

El texto de la Proposición de Ley recoge las principales reivindicaciones históricas de las víctimas de este crimen:

  1. Garantizar el efectivo disfrute de sus derechos a las víctimas del robo de bebés.
  2. Reconocer y asegurar los derechos a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición con diversas medidas entre las que se encuentran: la garantía del derecho al acceso a todo tipo de archivos, tanto públicos como privados (destacando los de clínicas y hospitales, y los de la Iglesia Católica); la realización de exhumaciones sufragadas por el Ministerio de Justicia; la atención médica, jurídica y psicológica gratuita; y las campañas de información y difusión por parte de los poderes públicos para que este crimen contra la humanidad no vuelva a repetirse jamás.
  3. Reconocer la condición de víctimas para los afectados por este crimen, al que se considera un crimen contra la humanidad.
  4. Cumplir las recomendaciones de Naciones Unidas, y especialmente la del Relator de Justicia Transicional, así como los Principios del Derecho Internacional de Derechos Humanos.
  5. Integrar a todas las víctimas por el robo de bebés, las de la dictadura y las que se produjeron después, las familias que buscan y las personas en busca de su identidad.
  6. Crear una Fiscalía Especial, una Unidad de Investigación de la Policía Judicial y una Comisión Estatal por el Derecho a la Identidad.
  7. Crear una Base de datos que elaborará un censo de todos los casos, y una Banco de ADN nacional, cuyas pruebas serán gratuitas, con toda la información de todos los desaparecidos y de sus familias.
  8. Garantizar la participación de las víctimas a través de sus representantes.

La Proposición de Ley se sustenta en los principios de Naciones Unidas del derecho a la Verdad, a la Justicia, a la Reparación y a las Garantías de no repetición e incorpora las recomendaciones de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo en su visita a España del 22-23.05.2017 para investigar sobre el robo de niños en nuestro país.

Promotores de la ley sobre robo de niños en España

(Foto: republica.com)

La Coordinadora Estatal de apoyo a la Querella argentina (CeAqua)  celebra que, por fin, la Proposición de Ley de bebés robados en el Estado español haya entrado a formar parte del trabajo parlamentario y desea que con este primer paso se abra un proceso de trabajo eficaz, rápido y productivo hacia su pronta y definitiva aprobación.

CeAqua agradece además el apoyo de entidades defensoras de  los derechos humanos como la asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE), Amnistía Internacional, La Red Argentino Europea por el Derecho a la Identidad —representantes de las Abuelas de Plaza de Mayo en España—; y, de forma destacada, de 16 asociaciones de víctimas por el robo de bebés de diferentes partes del Estado español:

Adelante Bebés Robados (Madrid y delegación de Castilla-LaMancha), Asociación Bebés Sustraidos Bizkaia “Itxaropena”, Asociación de Bebés Robados de Andalucía (ABEROA), Asociación de Afectados por Bebés Robados de Andalucía (ABRA), Asociación de Víctimas de bebes robados y de adopciones ilegales de Alicante (AVA), Asociación Origens de Baleares, Camino a la Justicia, Sevilla bebés robados, Sos Bebés Robados de Almería, Sos Bebés Robados Cádiz, Sos Bebés Robados de Cantabria, Sos Bebés Robados Galicia, Sos Bebés Robados Huelva, Sos Bebés Robados Jerez de la Frontera, Sos Bebés Robados Madrid (Madrid y delegación de Canarias), Todos los niños robados son también mis niños- CeAqua (como entidad promotora) (República)

300.000 mil bebés robados

Escándalo de los bebés robados en España

(Foto: euronews.com)

Las instituciones de la sociead civil enfrascadas en esta batalla cifran en 300.000 los bebés que fueron robados en España entre los años 1940 y 1990 después de que la Justicia lo haya certificado por primera vez.

El paso del tiempo se ha convertidoen un verdadero problema para las víctimas porque los delitos han prescrito, eso significa que será difícil reparar el daño causado,  sólo podrían castigarse los delitos cometidos en la época de los años 90.

“Ya se están moviendo iniciativas parlamentarias para que este tipo de delitos no prescriban, porque ese argumento afectaría a todos los hijos que estén buscando a sus padres y hayan conocido la situación de irregularidad siendo mayores de edad,” ha explicado Guillermo Peña, abogado del caso de Inés Madrigal, en una entravista concedida al canal 24h de TVE.

Ee octubre de 2018 la Audiencia Provincial de Madrid consideró al doctor Eduardo Vela, de 85 años, culpable de “tráfico de niños”, sin embargo no fue condenado por que todos los delitos prescribieron hace 31 años. Contra la sentencia cabe recurso y como dijo entonces el abogado Peña, “llavaremos el caso al Tribunal Supremo” .

Sin embargo, la inmensa mayoría de los casos que han llegado a un juzgado han sido cerrados casi inmediatamente ante la imposibilidad de encontrar a muchos de los implicados o testigos, entre doctores, enfermeros, sanitarios, religiosos, padres biológicos y aquellos que no lo son, ya fallecidos cuando se comenzó a investigar.

Y no solo por eso, también ante la dificultad de encontrar documentos que avalen el robo de bebés, principalmente los expedientes de nacimiento de los recién nacidos en los que deberían figurar las personas que atendieron los partos y que mayoritariamente las clínicas aseguran no encontrar por tratarse de archivos de hace décadas que se han perdido o eliminado.

Dos procedimientos abiertos 

Aunque muy pocas víctimas han conseguido que su caso salga adelante en los juzgados por no poder atribuirle el delito a ninguna persona concreta, en Madrid al menos dos procedimientos continúan abiertos.  Es el caso de Adelina Ibañez Mezcua, a quien sor María, presunto cerebro de una trama de bebés robados que murió en 2013, supuestamente le robó a su bebé en 1975 en la clínica Santa Cristina por “haber nacido del pecado” y se lo entregó a un matrimonio.

Unos hechos por los que la monja no podrá responder, pero sí lo hará un médico, único procesado en la causa y segunda persona que se sentará en el banquillo en España por el robo de bebés.

Mientras, el caso más mediático que llevó a un juez a imputar a sor María, el del robo de las gemelas de Purificación Betegón en 1981 en la misma clínica madrileña, está completamente estancado en los tribunales, según fuentes jurídicas consultadas por Efe. Con la principal responsable fallecida, el juez trata de buscar indicios de responsabilidad en otras personas que pudieron participar en los hechos.

Cuál fue el ‘modus operandi’

El ‘modus operandi’ se repite en la mayoría de los casos: matrimonios que no podían tener hijos se ponían en contacto con personas que les podían conseguir uno. En un primer encuentro concretaban la cuantía económica y la forma de entrega del bebé.

En algunos casos les decían que fingieran el embarazo colocándose un cojín en el abdomen, también les pedían que simularan náuseas en presencia de conocidos y vecinos. Después, les atendía una matrona o auxiliar de enfermería que falsificaba, también previo pago, el certificado de alumbramiento y con él acudían al registro civil donde inscribían al bebé como propio.

Casi siempre había religiosos implicados.Uno de los nombres más sonados ha sido siempre el de Sor María quién murió a los tres días de ser citada a declarar. Esta monja en alguna ocasión dijo que eran niños “que habían nacido en pecado” por lo que se los entregaba a  los matrimonios que ella consideraba “oportunos”.

La Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares, ANADIR, apunta directamente a varias clínicas donde se llevaba a cabo esta práctica. En Madrid, la maternidad de O´Donnell, la clínica San Ramón o la clínica Santa Cristina; en Cádiz hablan del Hospital Zacamola y del Miguel Servet; y en Valencia de la clínica Santa Isabel, Santa Cristina o el ya desaparecido hispital San Ramón de la capital. (rtve.es)

Dos historias únicas, pero excepcionales (Entrevistas de euronews)

Un asunto sórdido ha unido a estas dos mujeres españolas. Juani y Paloma son víctimas del escándalo de los bebés robados.

Las suyas son historias únicas pero no excepcionales, porque durante décadas se habrían producido miles de falsas adopciones en España, bebés robados a sus madres biológicas para dárselos a otras mujeres.

El hermano pequeño de Juani nació en la madrileña clínica de Santa Cristina en 1963. A su madre le dijeron que el niño había muerto, pero Juani está convencida de que está vivo y que es uno de esos bebés robados.

Para Paloma Pérez Calleja, 57 años, su condición de bebé robado es una realidad confirmada. En 2004, hizo una prueba de ADN con un cepillo de dientes de su madre y el resultado fue, como sospechaba, negativo.

Paloma Pérez Calleja: “Me enteré que era una niña robada mediante una discusión que hubo en casa. Mi madre me dijo que yo no pertenecía a la familia, que mi familia era mi marido y mis hijas y que su familia era su hermana y sus sobrinas. A mi madre cuando me entregaron, le dijeron que mi madre biológica no me quería, que mi madre biológica era una prostituta y que no me quería”.

En 2010 llevó su caso ante la justicia con otras víctimas, pero fue archivado. La Audiencia Nacional acaba de reabrirlo al considerar el caso “gravísimo dada la prolongación en el tiempo de la detención ilegal”.

Paloma Pérez Calleja: “Yo creo que me deben encontrar a mi verdadera familia, puesto que yo salí de aquí con dos horas de vida, ellos tienen la obligación de buscarme a mi madre biológica”.

Juani Fernández busca a su hermano pequeño desde hace tres años. Su madre le habló de un hijo que murió en la clínica Santa Cristina en 1963, un centro conocido por otros casos de bebés robados.

Juani Fernández: “Cuando empieza a salir todo esto de los niños robados, sale muchísimo por todos los medios de comunicación Santa Cristina, santa Cristina… claro, yo sabía que mi hermano había fallecido, pero yo no sabía si a mi madre se lo habían robado o no, y entonces lo primero que yo hago es buscar un bautizo, y busqué el bautizo y es cuando vi que era falso, que nunca se celebró”.

El análisis de la policía científica confirmó que el certificado de bautismo expedido por el Arzobispado de Madrid era falso. Otros documentos estaban cuajados de contradicciones sobre la hora y la fecha del nacimiento y de la muerte del bebé.

Juani Fernández: “La jueza ha estado dos años haciendo la instrucción, ha corroborado que hay delito de detención, que está todo lleno de irregularidades, que está todo falsificado. Lo que yo no entiendo es por qué ha hecho el sobreseimiento provisional. El por qué lo ha archivado, ¿por qué no ha seguido buscando? ¡Eso es lo que yo no entiendo de la justicia en España!”.

Beatriz Beiras. euronews: Para intentar arrojar algo de luz sobre este escándalo de los bebés robados, conectamos con Madrid, donde está Guillermo Peña. Usted es el abogado y portavoz de la asociación SOS Bebés Robados Madrid.  Lo primero que llama la atención en este asunto es que los casos se prolongan desde los años cincuenta hasta bien entrados los ochenta. ¿Cómo es posible que se sustrajeran y entregaran bebés con tanta ligereza, quiénes lo decidían, y por qué motivo?

Guillermo Peña. Abogado y portavoz de la asociación SOS Bebés Robados Madrid: Yo creo que es la inercia de un método que ya venía durante varios años consolidándose, y que los responsables son presuntamente los que dan carta de naturaleza a esos bebés: médicos, enfermeras y quizás algunos funcionarios del registro civil. La inercia hizo que sin importar el tipo de etapa política o jurídica que viviera el país, esa mala costumbre, ese afán de lucro perdurara hasta bien entrada la década de los 80.

euronews: Osea, que ¿el motivo era económico?

Guillermo Peña: Sin duda. Yo pienso que quizás en un principio, en los tempranos años 40 tuviera una finalidad política, una finalidad incluso de caridad mal entendida, muy mal entendida, pero a medida que avanzaba el Régimen, a medida que había avances de tipo económico, alguién vió una posibilidad de hacer un excelente negocio en este tipo de sustracción de menores principalmente porque se podía hacer sin dejar rastro.

euronews: ¿De qué estamos hablando exactamente: de bebés robados a sus madres o de adopciones irregulares o ilegales, de cesiones, ventas?

Guillermo Peña: Tenemos en primer lugar las familias que buscan a los niños que presuntamente murieron en los hospitales y de los cuales nunca vieron el cuerpo y al solicitar la documentación en el registro civil observan que, o bien no se ha certificado ninguna muerte o defunción, o bien no hay ningún cuerpo enterrado en el cementerio.

Luego está por otra parte la adopción irregular, donde habiendo una adopción de un niño que es declarado hijo de padres desconocidos al nacer e inscrito como tal, es dado en adopción a otra familia pero por un procedimiento irregular, por cuanto los padres biológicos veraderos nunca dieron el consentimiento para esa adopción.

Y luego estaría una tercera tipología en la que vemos a niños que han sido inscritos como hijos de padres desconocidos y no han sido adoptados por nadie.

euronews: Los afectados se quejan mucho de la justicia, dicen que no les escucha, que se archivan los casos sin indagar. ¿Por qué es tan complicado que se haga justicia? ¿Hasta dónde pueden llegar los afectados?

Guillermo Peña: Para saber la verdad sobre lo que ocurrió solamente hay dos caminos: el primero rescatar toda la documentación clínica y de registro civil del hecho cuando ocurrió, y la segunda, el cruce de ADN.

La justicia reclama esos documentos por petición nuestra, de los abogados y de las propias víctimas, a los hospitales. Los hospitales repiten una y otra vez que esos archivos, que esos libros de registro, que son los que sirven para rastrear el paradero del niño, no los encuentran. Ese retraso, esa reiteración de peticiones, impide que se puedan tener todos los datos del problema, y sin tener todos los datos del problema no se puede construir un proceso penal.

euronews: Muchas gracias, Guillermo Peña, por conceder a euronews esta entrevista. (euroneews)

  • ¿Estabas al tanto de esta triste historia? Si deseas compartir tu opinión, o alguna información que quisieras aportar sobre sobre el tema, puedes hacerlo aquí mismo.

 

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital